Henry, líder de los "invencibles"

Mexico, 2014-12-16 12:01:19 | Redacción ESTO

Foto: Archivo

EFE

Thierry Henry, quien este martes anunció su retirada del fútbol, estuvo cerca de fichar por el Real Madrid en 2007, pero acabó quedándose en el Mónaco, antes de recalar en el Juventus y, posteriormente, en el Arsenal, donde se convirtió en uno de los mejores futbolistas del mundo.

En julio de hace siete años, el club blanco, presidido entonces por Lorenzo Sanz, firmó un contrato con Henry, quien también había acordado su renovación con el equipo del Principado.

El francés negó el acuerdo con el Real Madrid y dijo que su firma fue falsificada, algo que rechazó con rotundidad el club madrileño, que, de la mano de Sanz, estaba dispuesto a acudir a un grafólogo.

Pese a las protestas del presidente madridista, Henry no se movió del club monegasco, donde brilló durante una temporada y media más antes de recalar en el Juventus de Turín, club que pagó alrededor de 13,2 millones de euros por sus servicios en enero de 1999.

Seis meses después, y tras un paso sin brillo por Italia, el francés puso rumbo a Londres, donde se reencontró con su técnico en el Mónaco, el francés Arsene Wenger.

La capital británica fue su casa durante los siguientes ocho años y la “Premier League” la competición en la que alcanzó el estatus de leyenda.

El francés sembró dudas al comienzo de su aventura inglesa, en la que estuvo sus primeros ocho partidos sin marcar, pero se disiparon en su segunda campaña, en la que anotó 26 goles y guió al Arsenal a la final de la Copa de la UEFA y al subcampeonato en la liga inglesa.

Henry acabó disputando 377 partidos con los “gunners”, en los que anotó 228 goles, lo que le sirvió para ser nombrado por la web del club como el “mejor jugador de la historia del Arsenal”, por delante de futbolistas como Dennis Bergkamp, Tony Adams, Ian Wright, Patrick Vieira, David Seaman o Liam Brady.

Pese a guiar al club al doblete (Liga y Copa) dos temporadas antes y a erigirse como máximo goleador histórico del conjunto londinense, Henry es recordado por el curso futbolístico 2003-2004, el de los “invencibles”.

Acompañado de futbolistas de la talla de Bergkamp, Vieira, Pires, Ljunberg, Gilberto, Campbell, Lauren o Lehmann, los pupilos de Wenger igualaron al legendario Preston North End de 1888-1889 al completar la temporada invicto (26 victorias y 12 empates, en sus 38 partidos de liga).

En febrero de 2006 Henry pisó, por fin, el Santiago Bernabéu, el estadio que pudo haber sido su casa, en un partido correspondiente a los octavos de final de la Liga de Campeones.

El francés, con un gol sublime tras una galopada desde el centro del campo, dio el triunfo al Arsenal en el coliseo blanco, convirtiendo a los “gunners” en el primer equipo inglés en ganar en el Bernabéu.

Una temporada y media después, con la historia ya hecha en el Arsenal, el francés recaló en el Barcelona, club en el que ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Liga de Campeones, una Supercopa de España, un Mundial de clubes de la FIFA y una Supercopa de Europa.