Gustavo Munguía pide la barra de comedia

Mexico, 2014-12-18 11:43:14 | Redacción ESTO

Foto: ESTO

POR ALMA ROSA CAMACHO
FOTOS: ARTURO GARCÍA

GUSTAVO Munguía con “Paul Yester”, “El Molusco” y “El Chato Ontiveros”, se posicionará del escenario de El Cuevón, la noche del 27 de este mes, así como la del 31 para recibir el año 2015, “sonriendo, de buen humor, porque si lo recibimos así, el poder y la fuerza nos acompañarán los siguientes 12 meses”.
Al anunciar sus dos fechas en el local de San Jerónimo 263, San Ángel, el actor comediante con poco más de tres décadas, no sólo en la actuación, sino también en la música y el humor; en entrevista con ESTO reiteró que decretará que regrese en el 2015 la nueva barra de comedia en el Canal de las Estrellas.
“Se quiera creer o no, estos programas de televisión son una ventana para accesar a los telehogares mexicanos, de América Latina y hasta de Europa. Tenemos que insistir que se abra esta programación, por la simple idea de que tenemos un país dolido, deprimido y enojado. Una de las maneras de aliviar eso, es con el humor, porque México lo necesita”.
Enfatizó Gustavo: “La televisión es un gran escaparate, que a todos nos ha posicionado”. Y cada uno de los mexicanos debe tener en casa, en su familia, en su trabajo, mucho humor. No dejemos de sonreír porque es una actitud bien invertida también en nuestra salud. Hay que dar al final del día, una carcajada”.
Munguía, aun cuando ha brillado en la comicidad, recordó que “inicié en la música como guionista de humor. Por ambas carreras he tenido grandes satisfacciones, llenas de buenos momentos y también grandes fracasos, porque el que no los tiene, entonces es ‘mal comediante’. Y si lo veo con objetividad, sí he aprendido y haciendo un balance en el porcentaje de enseñanza, salgo ganando porque tengo el cariño del público, desde que me inicié a mis 14 años de edad”, confió.
Y añadió: “Que no se piense que los artistas somos de los mejor pagados; vivimos al día, no todos tenemos casitas de varios millones de pesos… Gracias al público por aguantarme con mis personajes, de los que espero nunca renegar”.