Niki Lauda, la leyenda que burló la muerte

Foto: AFP

Incansable y un auténtico guerrero de las pistas, Niki Lauda burló a la muerte para mantener su espíritu de lucha en la Fórmula Uno.

Nacido el 22 de febrero de 1949 en Viena, Austria, Nicholas Andreas Lauda provino de una poderosa familia dedicada a los negocios y a la banca. A pesar de contar con un futuro económicamente solventado, el sueño de Niki era el de convertirse en piloto de carreras, por lo que abandonó sus estudios en la universidad para inscribirse en la escuela de carreras de golpes duros, la cual, pagó con dinero prestado de los bancos austriacos.

A bordo de un Mini comenzó su carrera en el automovilismo deportivo en 1968, poco después se abrió camino mediante la Fórmula Vee y Fórmula 3, en 1972 labró su camino hacia la Fórmula 2 y arribó así a la Fórmula Uno con otro préstamo bancario garantizado por su póliza de seguro de vida.

Sin nada qué perder y con una enorme deuda financiera encima, Niki Lauda no tuvo más remedio que correr, ya que era su único sustento en el mercado laboral.

CICATRIZ DE ÉXITO

Podría decirse que Niki Lauda compró su trayectoria en la categoría reina, que casi tuvo que pagar con su vida. Para 1973, Niki se abrió camino en un acuerdo complicado de alquiler con BRM. Durante esa temporada, sus resultados fueron mejorando a tal grado que renovó contrato por otros dos años, que le ayudó a solventar sus deudas financieras. En cambio, compró su salida de BRM con dinero de su nuevo empleador, Enzo Ferrari, con quien comenzó a trabajar en 1974.

Al no contar con un campeón desde 1964 con John Surtes, la ‘Scuderia’ quedó impresionada por la confianza en sí mismo de Lauda al volante y por su ética de trabajo.

Aunque al principio hubo fricción entre Lauda y Enzo Ferrari, el piloto prometió que entregaría resultados, pese a los fallos; sin embargo, las primeras victorias llegaron con el Gran Premio de España y después en Holanda.

Un año después, Niki subió al podio en Mónaco, Bélgica, Suecia, Francia y Estados Unidos para coronarse campeón del mundo. El deleite llegó a Italia al contar con un nuevo monarca de la categoría reina.

No obstante, el 1 de agosto de 1976, durante el Gran Premio de Alemania, durante la segunda vuelta al circuito de Nurburgring, el Ferrari de Niki Lauda se estrelló sin explicación alguna y estalló en llamas. Cuatro valientes pilotos y un mariscal expusieron sus vidas para salvar del fuego al austriaco.

Luego de convertir a la isla de Ibiza en su segunda residencia, siendo considerado el regreso más valiente en la historia del deporte para conquistar su segundo título en 1977.

Tras coronarse por última vez, decidió abandonar la actividad solo para volver al paddock con la gorra roja que le sirvió para ocultar las cicatrices.

EL PADDOCK, SU HOGAR

Niki Lauda siempre fue sinónimo de asombro, tras bajar del monoplaza, fundó su propia compañía aérea, Landa Air; sin embargo, al requerir de más capital, decidió volver a su antigua profesión para firmar un jugoso contrato con McLaren. Fue en 1984 cuando ganó su tercer campeonato, pese a la competencia intensa con su coequipero, el francés Alain Prost.

Sería un honor jugar en un equipo como Chivas: Damm

Niki Lauda finalmente se retiró en 1985 de la competencia, pero nunca abandonó el paddock para convertirse en asesor de Ferrari, director del equipo de Jaguar; aunque, en 2014, se convirtió en Presidente no ejecutivo de Mercedes y miembro de la junta de Mercedes AMG Powertrains y asesor especial de la Junta de Daimler AG.

Giannis Antetokoumpo, Jugador Más Valioso de la NBA

El jugador de los Milwaukee Bucks dominó la NBA; Luka Doncic, elegido Novato del Año

Perú está a treinta días de los Juegos Panamericanos

Lima se declara lista para albergar los Panamericanos 2019

F1, cerca de permanecer en México

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México habló sobre las negociaciones.

Gustavo Ayón dejaría al Real Madrid por jugar en la NBA

Lo cual ya tiene algunas opciones, pero nada claras y estará negociando su pase

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<