Jackie, “Gallo”, “Siri”, Chihuas” y “Cobra”; campeones de Zánfer, junto a Márquez

Mexico, 2014-12-24 09:40:22 | María Vega

CINCO campeones del mundo coronó Zánfer durante 2014 para consolidarse como la empresa boxística líder en Latinoamérica y una de las mejores a nivel mundial. La empresa que dirige Fernando Beltrán Rendón se encargó presentar atractivas funciones a lo largo del año, con apoyo de TV Azteca y sus patrocinadores, lo que redundó en muy buenos números en rating.
Uno de sus monarcas es David “Tornado” Sánchez. En enero, “calentó motores” al obtener el fajín supermosca internacional de la WBA con un nocaut en cuatro asaltos sobre el filipino Marco Demecillo en la capital de Sonora. En mayo, en Tijuana, se coronó campeón mundial supermosca interino de la WBA al derrotar por puntos al venezolano Breilor Terán, y alcanzó a hacer una defensa el 30 de agosto, cuando noqueó al colombiano Anuar Salas.
Esa sería la primera de una larga lista de peleas titulares promovidas por la empresa tijuanense. El 1 de marzo presentó la contienda entre Orlando “Siri” Salido y el ruso Vasyl Lomachenko. Aunque el sonorense se impuso por decisión, había perdido la faja pluma de la WBO en la báscula. En septiembre, en una de las peleas más dramáticas de 2014, Orlando se recuperó de tres derribes para noquear en 11 rounds al tailandés Terdsak Kokietgym y ceñirse la corona superpluma de la WBO.

“CHIHUAS”
El 22 de marzo, Francisco “Chihuas” Rodríguez derrotó en una sensacional batalla al filipino Merlito Sabillo por nocaut en el décimo asalto, para capturar la correa minimosca de la Organización Mundial de Boxeo, con lo que se convertía en el primer campeón mundial en este calendario, firmado por Zánfer.
En agosto en Monterrey, el “Chihuas” protagonizó una guerra sin tregua contra el legendario nipón Katsunari Takayama, qujien defendía la porción de la IBF, al que doblegó en 12 volcánicos episodios.
Rodríguez se atrevió a ir a Cebú, Filipinas, en noviembre, para sacar una decisión dividida contra el local Jomar Fajardo, en riña no titular.

“GALLO” ESTRADA
El 26 de abril, Zánfer presentó una función de campeonato mundial en Puerto Peñasco, Sonora, donde el ídolo local y doble campeón mundial mosca, Juan Francisco “Gallo” Estrada, se lució ante su gente con un nocaut en 10 episodios sobre el filipino Richie Mepranum.
El “Gallo” Estrada se consolidó como uno de los mejores boxeadores de la actualidad en las categorías pequeñas, cuando el 6 de septiembre apabulló al peligroso Giovani Segura, a quien noqueó en 11 asaltos en la Arena Ciudad de México. Fue una cartelera que causó mucha expectación entre el público capitalino y Jackie Nava consiguió su anhelo de reconquistar el cinto supergallo del Consejo Mundial de Boxeo con un veredicto mayoritario sobre la ágil zurda Alicia Ashley.
Zánfer cerró su año boxístico el 6 de diciembre en Hermosillo, Sonora, donde el “Gallo” Estrada se llevó una decisión unánime sobre el peligroso y hasta entonces invicto filipino Joebert Álvarez. En esta contienda no estuvieron en juegos sus fajines.
En esa misma función, la “Princesa Azteca” Jackie Nava defendió con éxito sus títulos ante la peligrosa panameña Sayda Mosquera.

PACQUIAO, MÁRQUEZ…
Los aficionados mexicanos pudieron ver además a grandes campeones como Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez, gracias al binomio Zánfer-Azteca 7, que transmitieron en vivo las peleas de estos dos grandes del cuadrilátero para marcar altos ratings en televisión.
En mayo, Márquez se impuso a Mike Alvarado por decisión en 12 rounds, por el vacante cetro internacional welter de la WBO.
En abril, Pacquiao se impuso por puntos a Timothy Bradley, y en noviembre “sometió al papel de sparring” a Chris Algieri.
El trabajo de Zánfer en la promoción de nuevos valores dio frutos con Javier “Cobra” Mendoza, quien venció a Ramón García Hirales en septiembre en Tijuana, para coronarse campeón mundial minimosca de la IBF en un muy disputado combate.
Este año representó también el notable avance de prospectos, como el welter californiano José “Chon” Zepeda, que salió airoso en cuatro compromisos para mantenerse invicto en 21 peleas, con 18 nocauts. Todo indica que 2015 será el año de su consolidación.
Miguel “Alacrán” Berchelt fue otro de los talentos que brillaron, pues a pesar de perder lo invicto en su primera pelea del año, regresó para hilvanar tres triunfos por nocaut que lo proyectan como un serio aspirante en la división superpluma para 2015.
En síntesis, un año redondo para Zánfer, Azteca 7 y sus socios patrocinadores, que se han caracterizado por presentar las peleas que el público quiere ver.