Edson, de viajar en Metro a jugar en Holanda

Como una auténtica historia de película. En poco menos de tres años, la carrera de Edson Álvarez ha ido y venido en una serie de capítulos que finalmente han terminado con final feliz este viernes al concretarse su fichaje con el Ajax.

Todo lo que ha vivido el “Machín” hacen pensar que tiene años jugando en primera, pero no. Son dos años y 9 meses, desde su debut en Octubre del 2016, jugando la Copa contra Mineros. “Nacho” Ambríz le abrió la puerta de primera división, y Edson la aprovechó mejor que nadie.

Llegó Ricardo La Volpe, y ahí, unas semana después de su debut, la vida de Edson vivió su primer reto importante. Titular en un clásico, con el Azteca lleno. Aunque el resultado terminó siendo negativo, América fue eliminado en penales, Álvarez mostró lo que más tarde enamoraría a todo México. Su valentía y un temple de veterano.

Apenas con tres juegos con las Águilas, levantó la mano, pidió cobrar un penal y lo hizo de forma excelsa.

Días después, y apenas con una semana de diferencia, el contención tocaría y el cielo y bajaría al suelo de forma drástica. Primero, viajó con el primer equipo al Mundial de Clubes para terminar jugando contra el Real Madrid. Luego, volvió a México, disputó la final del centenario ante Tigres y por poco se convertía en el héroe de los de Coapa.

Un gol suyo en tiempo extra, le estaba dando a América el campeonato. Sin embargo, a segundos del final, Dueñas empató el marcador y en penales dejaron ir el trofeo.

A partir de entonces, el de Tlalnepantla tomó una relevancia importante, no solo en América, sino en la selección. Jugó el Mundial Sub 20 y a los 19 años, ya era titular con el club más mediático de México.

A finales del 2017, con la clasificación de México al Mundial de Rusia 2018, Juan Carlos Osorio ya lo tenía como un habitual en las convocatorias y así, de la mano del Profe, Edson cumpliría otro sueño: Disputar una Copa del Mundo.

Sin embargo, otra vez, el futbol, caprichoso, le daría un golpe muy duro de superar. En el tercer juego, cuando México necesitaba afianzar su buen Mundial con un triunfo ante Suecia, todo se desmoronó. El Tricolor fue goleado y él, marcó en propia puerta. La imagen de Edson entre lágrimas al salir del campo fue brutal.

A partir de entonces, el último año del mexicano ha sido fenomenal. Casi impecable. Con América, aprovechó la baja de juego de Mateus Uribe para hacerse de la titularidad, y junto a Guido Rodríguez, formó una dupla perfecta. En liguilla cOnfirmó su buen momento y la cereza del pastel llegaría en la gran final ante Cruz Azul.

Dos goles suyos, una vez más, en un juego decisivo por el título, le dieron a las Águilas la estrella 13 en su escudo. Fue la consagración del joven maravilla.

En 2019 ganó la Copa y con la llegada del “Tata” Martino a la selección, se convirtió en el 5 titular, siendo uno de los mejores jugadores en la Copa Oro, la cual ganó México hace un par de semanas.

Una ascenso meteórico, una historia difícil de creer, pero que Álvarez ha llevado con mucho mérito, de la taquilla de una estación de metro, a tomar un vuelo rumbo a Amsterdam.

Azcárraga pide que no vendan a Guido Rodríguez

El dueño de América no quiere que le sigan desmantelando al equipo.

Homenaje de Guido llegó tarde

El mediocampista argentino está tentado por supuestas ofertas de Europa.

América tendrá cuatro bajas para el partido ante Tigres

Los azulcremas llegarán mermados para las semifinales de la Leagues Cup

Conmueve la foto del hijo de "Chucho" Benítez en el Azteca

Cristiano presenció la victoria de las Águilas en el Coloso de Santa Úrsula

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<