Luis Rivera sigue haciendo historia

Mexico, 2014-12-26 22:10:33 | María Vega

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

EL saltador de longitud, Luis Rivera, tuvo un 2014 de claroscuros, ya que el año pintaba para tener una buena racha de resultados luego de que en mayo logró una medalla de plata en la primera fecha de la Liga Diamante de Atletismo. Sin embargo, a partir de esta cita sufrió una lesión en la rodilla derecha que lo relegó de eventos importantes; ahora, Luis espera que sus resultados mejoren con miras al calendario de 2015 que ya le espera, como Juegos Panamericanos y Campeonato Mundial de Beijing.
Rivera Morales no compite desde el Campeonato Iberoamericano que se disputó en Sao Pablo, Brasil, en agosto pasado, en donde logró la medalla de oro, por lo que espera que su panorama para Año Nuevo mejore tras estos meses de reposo.
“En general ha sido un año bueno, nada excelente, pero tampoco nada para arrepentirnos. Tuvimos dos podios en la Liga Diamante y una final en el Campeonato Mundial Bajo Techo. Además fuimos campeones Iberoamericanos, fue un año bueno. Las lesiones estuvieron también a la orden del día y eso siempre destantea, no es algo que los deportistas tengamos planeado, pero hay que aprender a manejar”, apuntó el saltador de longitud chihuahuense, Luis Rivera.
-Este año la mejor marca de Luis fue 8.24 metros, nada mal y que lo sitúa entre los diez lugares. Siempre dando de qué hablar en el atletismo, Luis.
“Me he demostrado que puedo hacer las cosas de buena manera, a buen nivel. No somos una estrella fugaz, sino ser constantes. Sabemos que la clave de todo es el entrenamiento y lo tratamos de reflejar en cada competencia. Doy lo mejor de mí para buscar el mejor resultado”.
-De los fracasos y de lo bueno se aprende, pero si hay que quitar algo este año, ¿qué sería?
“Sin duda sería mis lesiones, que no me dejaron terminar, o desarrollar lo que teníamos planeado para el nivel competitivo que buscamos. Pero digo que al final del día todo pasa por algo, como dices, son experiencias que te ayudan a aprender y creo que el hecho de haberme lastimado me ayudó un poco para volver a trabajar otra vez el fortalecimiento, en lo básico”.
-Pero no hay mal que por bien no venga y sin duda toda experiencia siempre amplía las perspectivas.
“Claro, uno se da cuenta que hay que ser muy cuidadoso en cada entrenamiento y competencia; podemos estar bien, pero un movimiento en falso puede terminar en una fuerte lesión como me pasó. Lo más importante es aprender de todo y seguir disfrutando lo que uno hace”.
Luis Rivera se enfrenta a un 2015 de muchas competencias, muy intenso, pues él espera el Campeonato Mundial de Atletismo, la Universiada Mundial de Atletismo y los Juegos Panamericanos, lo más importante del año.
“¿Cuándo empezaré? Eso depende de cómo se vaya desenvolviendo mi recuperación, estamos calculando que será en abril o mayo, pero ya veremos cómo nos sentimos”, dijo.
-Por otro lado, qué nos puedes contar de tu hermano, Édgar Rivera, (saltador de altura) que aspira a seguir tus pasos.
“Se está preparando de muy buena manera, comenzará sus entrenamientos en Alemania a partir del próximo año, todo con la intención de seguir mejorando. Sabemos que los Juegos Olímpicos ya están a la vuelta de la esquina y lo que se haga desde 2015 ya comenzará a contar”.
-¿Cuáles son los deseos de Luis Rivera para este Año Nuevo?
“Salud, que es lo más importante, con eso sabemos que podemos ejecutar bien en lo deportivo. De igual forma, que haya salud en abundancia para mi familia, amigos y todas las personas que conozco. Y ser agradecidos con todo lo que nos ha dado este año y la vida en general, sea bueno o malo”.

CON BROCHE DE ORO
Ayer que hablamos con Luis se encontraba celebrando nada más y nada menos que el 30 Aniversario de enlace matrimonial de sus padres, el señor Luis Rivera y la señora Alejandra Morales.
“Han sido muy felices hasta el momento, dicen. La verdad sus hijos y familiares estamos muy contentos de compartir estos momentos con ellos, son un gran ejemplo para mí y mis hermanos. No hay amor más grande que el que se tiene por los padres”, concluyó.