Chelsea, Manchester City y United, incapaces en la última jornada del año

Mexico, 2014-12-28 13:50:05 | María Vega

Los tres grandes aspirantes a la corona de la Premier, el Chelsea, el Manchester City y el Manchester United, se mostraron incapaces de acabar de forma triunfal la última jornada de la primera vuelta, la sesión final del año, que dejó al conjunto de Jose Mourinho con su ventaja intacta y premiado de forma honorífica con la consideración de “campeón de invierno”.

La decimonovena fecha de la competición inglesa prometía emociones y movimientos en la tabla. El Chelsea afrontaba una salida complicada, ante el equipo revelación, el Southampton de Ronald Koeman, cuarto en la tabla. También advertía complicada para el Manchester United, de visita a Londres, a White Hart Lane para medirse al Tottenham.

En definitiva, la sesión parecía propicia para el campeón. El Manchester City recibió en el Ethiad al Burnley, recién ascendido, sumido en los puestos de descenso -penúltimo- y que había perdido sus dos partidos recientes.

El equipo de Manuel Pellegrini acusó la presión. Sabedor del tropiezo del Chelsea afrontaba una ocasión única para recortar distancias y situarse a un punto del líder.

El cuadro de Mourinho no había podido en Saint Mary con el Southampton, que se adelantó a los 17 minutos con un gol del senegalés Sadio Mane, que finalizó un centro de Dusan Tadic. Los blues reaccionaron y empataron al borde del descanso, con el tanto del belga Eden Hazard, que recibió un balón del español Cesc Fabregas.

El Manchester City recibió al Burnley con gran intensidad y a la media hora tenía un 2-0 a favor con los goles de David Silva y el brasileño Fernandinho. Le pudo la ansiedad tras el descanso y permitió la resurrección de su rival, animado con el gol de George Boyd, que le metió en el partido, y feliz después con el anotado por Ashley Barnes.

No reaccionó el conjunto de Pellegrini, que puso fin a una racha de nueve victorias seguidas, siete en la Premier, y dejó escapar una buena ocasión de recortar la distancia con el líder y situarse a un punto.

La última jornada del año comenzó con el choque entre el Tottenham y el Manchester United. El equipo de Louis Van Gaal fue incapaz de salir de White Hart Lane con los tres puntos. Con siete victorias en los últimos ocho partidos da la sensación de asumir cada semana que la distancia de siete y diez puntos respecto a City y Chelsea es insalvable. Que el título es cosa de dos y no va con él. Juan Mata, con una falta lanzada al palo, pudo dar el triunfo a los reds, que echaron el cierre a un triste 2014 sin goles y con un punto.

Así las cosas, el Arsenal fue uno de los beneficiados de la sesión. Logró en el campo del West Ham ganar su segundo partido consecutivo para asaltar el quinto puesto y adentrarse en puestos europeos.

Un penalti transformado por Santi Cazorla abrió el camino del triunfo al equipo de Wenger, que amplió su ventaja por medio de Danny Welbeck al borde del descanso. El senegalés Cheikhou Kouyate acortó distancias en el 54 pero los ‘gunners’ mantuvieron el tipo.

Un doblete del delantero senegalés Mame Biram Diouf proporcionó un nuevo éxito al Stoke, que ganó al West Bromwich (2-0) para asentarse en la parte alta de la clasificación.

El empate en el duelo londinense entre el Queens Park Rangers y el Crystal Palace no alivió la situación de ninguno, anclados en la parte baja y advertidos permanentemente por el descenso.

En esa zona vio algo de luz el colista, el Leicester, que más de tres meses después, desde el 21 de septiembre y después de trece partidos, volvió a saborear un triunfo. Ganó a domicilio al Hull City (0-1) con el tanto del argelino Riyad Mahrez.

Finalmente, el Sunderland del uruguayo Gustavo Poyet sacó un punto de su visita a Birmingham, ante el Aston Villa .