Karime Abud tocó fondo y renació

POR IVONNE ALMARAZ

FOTOS LUIS GARDUÑO

Muy joven, todavía sin ser mayor de edad, Karime Abud tocó el cielo en su etapa amateur. En preparatoria, entre tareas de Algebra, Química y Física, la actual delantera del Toluca encontró en el futbol el desahogo ideal. Su calidad la hizo resaltar pronto, fue la mejor, pero eso la nubló por un instante, perdió el piso, como ella lo contó para ESTO: “Uno cuando juega futbol siempre llega a sentirse mejor que los demás, eso me pasó cuando estaba en la prepa”, recordó.

Su relato continuó: “Me acuerdo que era una final y ese día llegué tarde, había ido a un SPA, hasta me di tiempo para irme a comer con mis papás”, narró con un semblante serio. “En ese entonces mi técnico me dijo: ‘ahorita entras’, y ese ahorita jamás llegó”, relató.

Karime, en un viaje en el tiempo, revivió la impotencia que sintió ese día: “El equipo iba perdiendo y la desesperación de no poder hacer nada se adueñó de mí”.

El juego terminó, su equipo cayó y a pesar de que Abud logró un trofeo personal, ese día aprendió una lección: “Cuando terminó el partido me dieron el trofeo de goleo individual, pero se acercó el profe y me dijo: ‘aquí el único indispensable es el balón, no tú; no me importa haber perdido una final, porque creo que aprendiste algo”, añadió, con un nudo en la garganta.
De momento no entendió el por qué, pero con el paso del tiempo vio los frutos de esa mala anécdota: “Cuando pasa te cuestionas todo, pero ahora puedo decir que eso me hizo crecer como persona”.

Actualmente, sus grandes actuaciones la tienen como pieza fundamental en el once de las escarlatas, pero el crédito lo comparte: “Mira, por mi posición puedo decirte que me encanta anotar, pero quiero ser campeona con Toluca. El profe apuesta por mí y yo trato de responder, pero sé que Karime no es el equipo, te juro que me da más alegría ver cómo avanzamos todas a la par, a lo que hago en lo individual”, comentó.

DE CU A METEPEC

Desde que nació el certamen femenil, Karime defendió el escudo de Pumas, sin embargo, al finalizar el Apertura 2018, la regla de mayores la obligó a cambiar el césped natural por la arena de mar. Seis meses después, las puertas del infierno se le abrieron: “En mi equipo anterior aprendí mucho, el que me tomaran en cuenta para arrancar la Liga fue de lo mejor, eso jamás lo olvidaré”, comentó.

Todo iba bien, pero “ya no entré en planes por la regla de mayores, así que estuve seis meses fuera de la Liga Femenil y me dediqué al futbol de playa”, relató.

En ese instante, las Diablas la llamaron, “me dijeron que había una vacante, entonces, sin pensar, acepté y no me arrepiento, porque todas mis compañeras me recibieron con los brazos abiertos”, expresó feliz.

A la par del deporte, Abud siguió con sus estudios. En el bachillerato descubrió su talento con el balón, pero también su compromiso por tener una carrera. Años atrás se graduó en Administración de empresas.

Karime tiene todo para ejercer su profesión, pero el campo le apasiona más: “Por fortuna ya tengo mi licenciatura, pero esto que hago me gusta tanto que no me veo en una oficina”, reveló entre risas.

Rayadas golean a San Luis y mantienen el liderato

Concluyó la jornada 11 del Apertura 2019 de la Liga MX Femenil

América y León reparten puntos

Las Águilas ya se olvidaron de lo que es ganar en el certamen.

Xolos femenil liga cuarto triunfo de local

Ya son cuarto lugar de la tabla general

Chivas Femenil espera motivar al equipo varonil

Félix espera que el equipo de Tomás Boy se motive con el triunfo en el Clásico Nacional

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<