"Vaquero" Navarrete mostró sus armas ante los medios

Marcos Romero.
Tijuana.- El campeón mundial Supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Emanuel “Vaquero” Navarrete (28-124; KO) afina los últimos detalles para buscar la tercera defensa de su cinturón ante el filipino Juan Miguel Elorde (28-1; 15 KO) el sábado 14 de septiembre en Las Vegas.

En el gimnasio de la Zona Norte trabajó el mexicano una ligera sesión de sparring acompañada con manopleo y algo de sombra. Se lució a los ojos del presidente de la promotora que lo ha acompañado, Fernando Beltrán, fundador de Zanfer.

“Desde que me dieron la oportunidad de ir por el título en diciembre del año pasado, decidimos venir aquí a Tijuana a concentrarnos 100%”, dijo el pugilista.
En el calendario boxístico hay dos fechas especiales: 5 de mayo y el 15 de septiembre por las festividades mexicanas que se ven adornadas con peleas de guerreros aztecas en el cuadrilátero. La expectativa es alta para que el “Vaquero” llene el hueco en las fiestas patrias, pero asume el reto y está convencido con complacer al público.

“Sabíamos que era un reto muy grande. El hecho de estar en Las Vegas como mexicano estelar es un reto muy grande. Estamos seguros que vamos a cumplir las expectativas”, aseguró el boxeador.

Los comentarios generales halagan el desempeño que ha mostrado el oriundo del Estado de México, quien tiene un alcance de 183 centímetros. Sin embargo un aspecto del que se le cuestiona porque nadie lo ha exigido a fondo, es su capacidad para defender.

El campeón Supergallo apuntó que con tal de repartir golpes, prefiere sacrificar un poco la solidez defensiva. No le incomoda dar facilidades con la intención de hacer daño a su rival.

“La verdad es que casi no me han lastimado. No sentimos que me falle tanto la defensa. Si de repente me desacomodo bastante, pero es por lo mismo, la inercia de tirar los golpes o de buscar meter golpes, hace que me desacomode. Hasta ahorita no me han lastimado”.

FORMULA DEL EXITO

Su equipo de trabajo está conformado en su mayoría por sus familiares, gente de boxeo que le ha inculcado una idea de trabajo que ha venido siguiendo desde que consiguió el cinturón en 2018 ante el ghanés Isaac “Royal Storm” Dogboe (20-2; 14 KO) y que confirmaron en su pelea de revancha ante el africano y posteriormente ante Francisco de Vaca (20-1; 6 KO), sus más recientes víctimas.

“Tratamos de ir un poquito más sólidos, más cerrados para no recibir en algún momento golpes, pero básicamente es lo mismo. Venimos trabajando lo mismo desde tres peleas atrás. Fortalecemos mucho el cuerpo para tirar golpes sólidos, fuertes y que nos puedan dar la victoria”, declaró Navarrete.

“Yo tengo mi equipo de trabajo, nos quedamos con todo el apoyo de los gimnasios. No es como que ellos se metan tanto en nuestro circulo de trabajo, pero de repente si hay algunos acercamientos para mejorar algunos aspectos y se los agradezco”, agregó.

Sobre la opción de subir de categoría mencionó que quizás en dos o tres peleas más buscará dejar las 122 libras y subir una categoría.

Brandon Moreno, regresa a la CDMX con sed de revancha

Moreno señaló que existe una presión fuerte por redimirse ante el publico mexicano.

"Canelo" y "GGG", en riesgo

Kolarev y Derevyachenko podrían derrumbar un potencial Álvarez-Golovkin III

Goldberg manda desafiante reto a Caín Velázquez

El ex luchador asegura que acabaría con el mexicoamericano en dos segundos.

Uno tiene que ganar como sea: Negro Casas

El veterano luchador no le guarda rencor a Volador Jr.

NOTICIAS
<