Real Madrid conquistó el título que le faltaba, el Mundial de Clubes

Notimex

Real Madrid, multiganador a nivel internacional, conquistó por primera vez la Copa Mundial de Clubes (CMC) durante la edición que se disputó en diciembre del 2014 en Marruecos, donde Cruz Azul de México acabó en cuarto lugar.

Siete equipos, seis de ellos monarcas de las confederaciones en que se divide el mundo en el ámbito futbolístico, así como el representante de Marruecos, buscaron del 10 al 20 de diciembre el cetro mundial de clubes, que tuvo al cuadro “merengue” como su vencedor en un partido con el que ligó 22 triunfos.

Real Madrid (España), monarca de Europa; San Lorenzo de Almagro (Argentina), campeón de la Copa Libertadores de América; Cruz Azul (México), ganador de la Liga de Campeones de Concacaf; ES Setif (Argelia), monarca de África; Western Sidney Wanderers (Australia), campeón de Asia; Auckland (Nueva Zelanda), ganador de Oceanía; y Moghreb Tetouan, monarca de Marruecos, tomaron parte.

La competencia fue fuerte, pero los madridistas demostraron ser los mejores del mundo en un torneo donde de los ocho partidos disputados en total tres se fueron a tiempo extra y tres más se definieron desde el manchón penal.

Dos triunfos, el 4-0 sobre Cruz Azul en la semifinal, y el 2-0 contra San Lorenzo de la final, permitieron al cuadro de Carlo Ancelotti ganar su primer título en este certamen, único a nivel internacional que faltaba en sus vitrinas; lo conquistaron con seis goles a favor y con la meta invicta.

El capitán del Cruz Azul, Gerardo Torrado, pudo marcarles gol en la semifinal, pero el arquero Iker Casillas le detuvo el tiro desde el manchón penal cerca del final del primer tiempo de su partido. El celeste ejecutó dos penaltis de similar forma en el triunfo 3-1 sobre el Western Sydney Wanderers en cuartos de final, lo cual fue estudiado por el guardavallas “merengue”.

Comenzó el certamen el 10 de diciembre en el Complexe Sportif Prince Moulay Abdellah de Rabat entre el monarca marroquí, que intentaba ingresar al grupo selecto que jugaría los cuartos de final, y el Auckland neozelandés, que estaba en su sexta participación.

Tras 90 minutos en que africanos y oceánicos no concretaron sus ocasiones, el partido se fue a tiempos extras, media hora donde tampoco cayeron goles, por lo que debieron irse a penas máximas.

Los neozelandeses, pupilos del español Ramón Tribulietx, ganaron la serie 4-3 con tiros certeros de Tim Payne, John Irving, Darren White y Sanni Issa, para superar a los anfitriones, por quienes concretaron del segundo al cuarto consecutivos Zaid Krouch, Serigne Fall y Zouheir Naim.

A Mario Bilen, cuarto tirador de los de Oceanía, Mohamed El Yousfi le detuvo su tiro, mientras que por los africanos Ahmed Jahouh empezó con tiro atajado por el arquero Tamati Williams, mientras que Mehdi Khallati estrelló el quinto en el poste. Se ganó así su derecho de enfrentar al ES Setif argelino.

Ante los argelinos se impusieron 1-0 con gol del inglés John Irving a los 52 minutos, en el estadio Le Grande de la ciudad de Marrakech. Con ello avanzaron por primera vez a semifinales, en la sexta participación de los neozelandeses en el Mundial de Clubes.

La otra serie de cuartos de final tuvo como adversarios al Cruz Azul mexicano y al Western Sidney Wanderers australiano. El conjunto representativo de la Concacaf llegó con el deseo de revertir lo sucedido en la liga local, donde había quedado fuera de la liguilla y sus jugadores tenían el sueño de enfrentar a Real Madridd en “semis”.

El partido se realizó en el Complexe Sportif Prince Moulay Abdellah de Rabat, la capital marroquí, la tarde del sábado 13. Ese día cayó un diluvio desde el choque previo entre Auckland y ES Setif, pero ya cuando comenzó el juego la cancha estaba muy dañada y anegada.

De manera increíble, el silbante de Costa de Marfil, Doue Noumandiez ordenó la realización del partido, y aunque avanzado el mismo la cancha estaba peor y el balón no rodaba en algunos sectores, factor que debe tomarse en cuenta para la suspensión del juego, no frenó las acciones, además de que tuvo otros yerros de marcación.

El italiano Iacoppo La Rocca adelantó al cuadro australiano con un tiro de fuera del área hacia la base del poste derecho, a los 65 minutos. Ante la reacción celeste por rescatar el encuentro y no hacer un papelón como otros clubes mexicanos en este certamen, el portero Ante Covic salvó tres acciones que pudieron ser el empate.

A un minuto de la conclusión del partido vino una falta dentro del área sobre Marco Fabián de la Mora que el silbante sí marcó, luego de dos faltas flagrantes previas durante el juego, una para cada lado, además de un gol invalidado de manera injusta al Western Sidney.

El capitán Gerardo Torrado tomó el balón, empató 1-1 y mandó el juego a tiempos extras, que se dieron en una cancha anegada. A los 118 marcó otra pena máxima para empatar la cima de los jugadores de clubes mexicanos con más tantos en la historia del certamen, mientras el argentino Hugo Mariano Pavone hizo el 2-1 (106).

Los australianos lucharon y fueron un férreo rival mientras estuvieron en igualdad de condiciones, pero a los 74 se quedaron con diez elementos tras la expulsión del defensa central Matthew Spiranovic, mientras que el capitán Nikolai Topor-Stanley, también zaguero central, se fue a las regaderas en el 102, ambos por doble preventiva.

La Máquina, que desde que en el sorteo de partidos se supo que se toparía con Real Madrid en la semifinal si ganaba su primer juego, cumplía su ilusión de enfrentar a los “merengues”.

El martes 16 se dio el soñado partido para los celestes, que fueron superados con facilidad desde el 1-0, pues los mexicanos no ofrecieron gran resistencia tras esta primera anotación.

Programado en un inicio para jugarse en el estadio de Rabat, el daño por la lluvia obligó a su cambio al Le Gran Stade de Marrakech. Sergio Ramos, al 14, aprovechó una mala salida del portero José de Jesús Corona para el 1-0, mientras el francés Karim Benzema marcó el 2-0 en el 34 tras pase de Carvajal.

El galés Gareth Bale, en remate a servicio del lateral brasileño Marcelo desde la izquierda, clavó el 3-0 (50). Y el volante Isco se encargó del 4-0 (72) tas eludir fácil dentro del área a los dos medios de contención, Torrado y el argentino Hernán Bernardello.

En la otra semifinal, Auckland planteó un partido inteligente, de gran orden y mucha entrega de sus pupilos contra el San Lorenzo de Almagro, de Argentina, el día 17, que al igual que Real Madrid ya esperaba en las semifinales, según se dispuso en el sorteo del torneo.

Los campeones de la Copa Libertadores de América tomaron ventaja en el tiempo agregado del lapso inicial con un gol de Pablo Barrientos, pero el español Ángel Berlanga emparejó en el 67 para mandar el juego a tiempos extras. Mauro Matos, elemento de relevo, puso el 2-1 definitivo apenas iniciado el período suplementario (93).

También el día 17 empezaron las definiciones. Se jugó el partido por el quinto lugar, donde ES Setif y el Western Sidney Wanderers empataron 2-2 en el lapso reglamentario, pero ya en la tanda de penas máximas se llevó el triunfo 5-4 (7-6 global) el equipo argelino.

Un autogol de Daniel Mullen (50) y tanto de Abdelmalik Ziaya (57) pusieron al frente con voltereta a los africanos, mientras que los tantos australianos fueron de Romeo Castelen (5) y Vitor Saba (89).

El triunfo se definió en “muerte súbita” para el ES Setif tras el lanzamiento de 16 tiros y un empate 3-3 (5-5 global) en la primera ronda. Acertaron Gasmi, Belameiri y Mellouli, mientras que Saba, Trifiro y Juric lo hicieron por los de Sidney, que pudieron ganar en la primera serie, pero el portero Khedairia detuvo el tiro a Bouzanis en el décimo.

Ya en el desempate, los intentos de Arroussi y Mullen fueron detenidos por los porteros, mientras que Megatli y Fofanah anotaron el séptimo respectivo. Zerara anotó el octavo por los argelinos, mientras que Adeleke falló por el cuadro australiano.

El sábado 20 llegó a su fin la Copa Mundial de Clubes Marruecos 2014. Cruz Azul salió en busca del tercer lugar, para igualar lo hecho por Necaxa (2000) y Monterrey (2012), pero batalló para empatar 1-1 en los 90 minutos ante Auckland City.

Ryan De Vries, volante holandés, adelantó al cuadro de Oceanía en el minuto agregado del primer tiempo, pero el ecuatoriano Joao Robin Rojas emparejó al 57, en gran parte por el empuje ofensivo que dio el ingreso del mediocampista Christian “Chaco” Giménez para el complemento.

No hubo más, el tercer lugar se definió desde el manchón penal, donde los neozelandeses fueron certeros.

Tim Payne, Darren White, James Pritchett y Sanni Issa marcaron para ganar el duelo, mientras que Giménez y Francisco Javier “Maza” Rodríguez acertaron por los celestes, a la vez que el argentino Mauro Formica voló su tiro y el arquero Jacob Spoonley detuvo el cuarto tiro a Ismael Valadez para el fracaso celeste.

Llegó entonces la definición del título de la Copa Mundial de Clubes de Marruecos 2014 con el partido entre el Real Madrid y San Lorenzo de Almagro.

Sergio Ramos hizo su segundo gol de la competencia a los 37 minutos para adelantar a los “merengues” en un servicio del alemán Toni Kroos. El galés Gareth Bale también lo emparejó con el 2-0, registrado en el 51, en un partido donde dominaron al “Ciclón”.

Los madridistas conquistaron así, con par de triunfos y sin gol en contra, el único trofeo que no habían ganado, además que ligaron 22 victorias consecutivos para mostrar su superioridad hoy en día.

Barcelona arrancó su temporada con un título

Barcelona conquistó su tradicional torneo amistoso de pretemporada, el Trofeo Joan Gamper.

Messi promete dejar todo por ganar la Champions

El capitán del Barcelona sabe la importancia del torneo.

Real Madrid va con todo por Hazard

El conjunto merengue tendría preparada una fuerte suma para llevarse al jugador.

En la ilusión nunca nos sentimos menos que nadie: Simeone

El técnico sólo ha contado con todos sus efectivos por primera vez para un entrenamiento el pasado jueves

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS