Karla de los Ángeles reaparecerá el 18 en Cuajumilco

Mexico, 2014-12-30 11:45:24 | Redacción ESTO

Foto: Juan Ramos

EL piso 11 del hospital Mocel se vio saturado de taurinos donde quedaron ingresados los heridos el pasado domingo en la Plaza México.
La flamante matadora Karla de los Ángeles estaba tranquila en su habitación acompañada de su mamá señora Leonor y de su apoderado Lázaro Rosas en el momento que recibió la visita del doctor Rafael Vázquez Bayod, quien la examinó y le recomendó que hiciera ejercicio con la pierna derecha para tener mejor circulación sanguínea, que caminara por la habitación y que ingiriera alimentos para ser dada de alta hospitalaria mañana y podrá recibir el Año Nuevo en compañía de su familia.
Karla se ve contenta y su recuperación es palpable, aunque está dolorida del cuerpo y de las heridas y podrá volver a torear en tres semanas por lo que volverá a vestirse de luces el 18 de enero en Cuajumilco, Tlaxcala en mano a mano con Rafael Ortega y el 1 de febrero en San Julián, Jalisco en mano a mano con su madrina Hilda Tenorio y ganado de Cerro Viejo.
Karla sufre dos cornadas, una en el tercio medio del muslo derecho con orificio de entrada de 6 centímetros; una trayectoria hacia arriba de 15 y otra hacia afuera de 20, pues el pitón del toro le atravesó el muslo con orificio de salida de 5 centímetros. Además la cornada en el glúteo izquierdo de 10 centímetros.
La poblana dijo que el toro de la alternativa se dejó meter mano al principio y lo pudo torear con el capote, después ya se complicó, se quedaba parado y sus embestidas eran cortar. “Fue un toro indefinido”.
A pesar del percance, Karla dijo: “Estoy contenta por la alternativa y mi sueño se hizo realidad. Después de que lo pinché y sufrí la cornada y cuando me llevaban a la enfermería les dije que yo era quien tenía que matar ese toro, Me bajaron, regresé y lo maté para sentirme matadora de toros.
“No todo salió como yo esperaba, pues el toro fue complicado”.
Karla añadió que estaba debidamente preparada para tomar la alternativa y llegó al doctorado con 60 novilladas, toreando además corridas mixtas y nunca salió presionada o nerviosa.
Su apoderado Lázaro Rosas dijo que en la fiesta de toros, todo llega en su momento; llegó la hora de la alternativa y llegó la cornada, pero si no era ahora, podría ser después. Tanto él como Karla finalizaron que hay que continuar y “ni un paso para atrás, aunque lleves ventaja” .
Por ahí estuvo a visitarla Hilda Tenorio, su madrina de alternativa, y al preguntarle cómo la había visto y sin tapujos y sincera dijo que la vio bien, con disposición como para poder triunfar, pero desafortunadamente llegó el percance.
A manera de broma Hilda dijo que iba a verla para que le regresara los trastos de matadora, que no lo hizo en la plaza. E Hilda estaba pensando en una repetición de cartel. (HSC)