Mónica Guzmán, artífice del reinado de Cynthia Valdez

Mexico, 2014-12-30 11:48:52 | Redacción ESTO

POR HÉCTOR REYES

LA entrenadora Mónica Guzmán Mellado guía los pasos de la reina de la gimnasia rítmica mexicana Cynthia Valdez durante 20 años. En ese tiempo han recorrido 31 países, habla tres idiomas, ruso, francés e inglés, cientos de competencias y campamentos para encumbrar a la tapatía de 27 años como número uno de América, y en este año que agoniza, convertirla en la máxima ganadora de preseas del deporte mexicano en los Juegos Centroamericanos y del Caribe con un total de 14 metales.
“El trabajo con Cynthia ha sido estable, con sus baches debido a lesiones, pero finalmente con la persistencia y planteamiento de objetivos; mismos objetivos que hemos logrado hasta su término y con muy buenos resultados”, declaró la entrenadora que inició en este deporte en el Centro de Seguridad Social del IMSS, en Guadalajara, donde se daban clases y confrontaciones dentro de la misma institución, en 1978.
En este 2014 es decir 36 años, después, Mónica Guzmán ingresó al Salón de la Fama de Jalisco junto con la golfista Lorena Ochoa y el jugador de basquetbol Óscar Castellanos, un reconocimiento a su labor como entrenadora, desde su primer curso realizado en República Dominicana en 1981 hasta codearse con las entrenadoras y deportistas más importantes de la gimnasia mundial.
“Hemos tenido la suerte de incursionar en la escuela rusa; entrenar muy de cerca con la selección nacional de ese país, específicamente con las campeonas olímpicas y mundiales: Alina Kavaeba, Evgenia Kanaeva. También contamos con el apoyo de entrenadoras y coreógrafas búlgaras como Ludmila Dimitrova, quien fue la persona que elaboró las rutinas de Cynthia desde sus inicios y ayudó a encontrar su estilo”.
Mónica se describe a sí misma como una entrenadora que inició en la búsqueda de talentos; siempre con la idea de innovar, aprender y aplicar esos conocimientos, “ambiciosa en ese ámbito de buscar el camino para lograr un mejor trabajo y para llegar al resultado y a las medallas. Sabía que para ascender con mis gimnastas tenía que luchar y vencer costumbres, convencer, y más que eso, demostrar que podría hacer un mejor trabajo que nadie había hecho”, puntualizó.
Dentro de los objetivos con Cynthia tiene planteado para el 2015: La repetición de la actuación Panamericana en Toronto y buscar una de las 25 plazas olímpicas que la convertiría en la primera gimnasta rítmica mexicana en calificar a unos Juegos Olímpicos.
Cynthia decidió permanecer en su cuarto ciclo olímpico, porque ha creado día a día un una buena construcción físico-técnica; esto le ha ayudado a elevar el perfeccionamiento de la dificultad en sus ejercicios.
Mónica Guzmán aceptó que también ha sacrificado muchas cosas, pero a pesar de todo, de entrenamientos que abarcan de seis a 10 horas diarias: “Ha valido la pena con una gimnasta con más experiencia, decisión y nombre”, en donde se conjugan belleza, arte, competencia y resultados”.