Layún, una carrera de tropiezos y aciertos

Mexico, 2014-12-30 21:07:59 | Redacción ESTO

QUIÉN diría que aquel jugador que llegó al América para el torneo Bicentenario 2010 en medio de un mar de críticas, sería hoy unos de los referentes azulcremas que probará suerte en Europa; Miguel Layún se despide de Coapa.

Esta no es la primera vez que el nacido en Córdoba, Veracruz intenta catapultarse en el Viejo Continente, pero sí tiene una ventaja, algo diferente; tener un nivel más que óptimo que no sólo le bastó para ser jugador dos veces campeón con el Ave, sino ser seleccionado nacional en Brasil 2014.

Miguel Arturo Layún Prado debutó en el 2007 con la casaca del Veracruz con 19 años de edad. En 2009, Layún dejó las filas jarochas para tomar el barco rumbo a Italia, tomando una parada que sería histórica en el futbol mexicano; pues Miguel se convirtió el 27 de septiembre del 2009 en el primer mexicano en jugar la Serie A de Italia, esto lo hizo con la casaca de Atalanta Bergamasca Calcio.

El 2010 comenzó para el lateral con un reto que parecía no darle ni la más mínima oportunidad de superarlo. América anunció su incorporación y los aficionados azulcremas se volcaron sobre el jugador y directiva en un mar de críticas. La titularidad en Coapa llegó para Miguel con Manuel Lapuente, quien confió en el jarocho y lo hizo partícipe de 20 duelos en el cuadro inicial acumulando mil 781 minutos. Fue en esta campaña cuando el número 19 se tatuó en su espalda, literal.

El Apertura 2011 fue nulo, y con la llegada en el 2012 de Miguel Herrera al timón azulcrema, un viejo conocido en el conjunto de Veracruz, en el 2008 cuando el “Piojo” comandó el Puerto; Layún daría el paso de su vida, no sólo como elemento de las Águilas, sino el sueño de todo jugador mexicano; la Selección Nacional fue alcanzada por el jugador.

José Manuel de la Torre, entrenador del tricolor en el 2013 hizo el llamado de Layún para disputar la Copa Oro 2013. A partir de ese año, Miguel se convirtió en un completo referente para el América. “Todo es culpa de Layún”, frase que se le había acuñado al lateral por su pobre desempeño anteriormente, pero que en la final del Clausura 2013 le hizo honor a todo lo que el veracruzano había forjado en Coapa. 2015, un año que comienza con nuevas oportunidades para Miguel Layún.