La final del 2004, un bonito recuerdo para Marioni

Foto: Claroscuro

Rafael Medina tomó el balón en el área y se perfiló, en el estadio Olímpico Universitario, todos los aficionados guardaron un momento de silencio, pasaron saliva, cerraron los ojos. En las bancas, la expectativa crecía. Del rubio futbolista dependía de que la tanda de penaltis siguiera o que Pumas fuera campeón del futbol mexicano. El futbolista de Chivas jaló aire, corrió, disparó y….

¡El balón se fue por encima!

En ese momento, Ciudad Universitaria estalló en júbilo y los jugadores auriazules corrieron para abrazarse con Sergio Bernal, quien entonces era su arquero. Aquel momento fue sumamente especial, para muchos de los integrantes de Universidad Nacional, esa tarde significó su primer campeonato profesional, relató Bruno Marioni en entrevista con ESTO.

“Recuerdo, básicamente, cuando Rafa Medina tira la pelota arriba y nos da la oportunidad de coronarnos campeones. Es el recuerdo más fresco que nosotros, los que nos tocó vivir ese momento, podemos tener porque, para la mayoría, no estoy seguro si todos, fue su primer campeonato. Fue un momento único, histórico y que nos permitió quedarnos grabados en la historia de Pumas”, declaró con la voz llena de emoción.

“Salimos todos corriendo, estábamos abrazados al costado de la banca, cuando Rafa Medina falla el penal salimos todos corriendo a abrazar a Sergio Bernal, hicimos una montaña humana, nos abrazamos entre todos, fue un momento especial y muy emotivo”.

El partido no fue nada sencillo, Chivas llegaba con un equipo que lucía sumamente poderoso y los felinos no habían tenido su mejor duelo de la campaña, para rematar, el hombre gol no estaba en la mejor forma física, pero mostró su valentía y corazón al jugar con un desgarre en la pierna.

“Lo que menos quieres es salir de un momento así, me ganó la emoción, me ganó la personalidad porque yo quería seguir jugando ese partido, era un juego durísimo. Nos íbamos a ir a penales y yo era el pateador oficial del equipo, entonces sentía que tenía que quedarme adentro de la cancha, sobre todo por el esfuerzo que yo había hecho para jugar esa final, yo jugué desgarrado, no estaba en óptimas condiciones para jugar y me infiltré, corrí el riesgo de agravar una lesión por mi deseo de apoyar al equipo, cuando Hugo decide sacarme me enfadé y después con el resultado, gracias a dios, las cosas salieron bien, le pedí disculpas a Hugo por esa molestia que había tenido, son cosas que quedan en la memoria para siempre”, reflexionó.

“Lógicamente no estaba bien, mi rendimiento no había sido el mejor, no solamente yo, el equipo no había jugado un gran partido, pero sí, tenía molestias en la pierna y hoy siendo entrenador entiendo que Hugo estaba haciendo lo mejor para el equipo”, agregó.

Para el “Barullo” esta clase de partidos son Clásicos por la jerarquía de los equipos que se enfrentan, aseguró que todas las veces que enfrentó al Rebaño Sagrado los vivió llenos de pasión y de una manera distinta al resto de los cotejos.

“Los clásicos o los partidos de estas características como es Chivas, América, Cruz Azul, los partidos entre equipos grandes son clásicos y cada uno de esos partidos que me ha tocado enfrentar a Chivas los he vivido como clásicos, con una intensidad diferente, con un nerviosismo diferente, con muchas ganas de ganar cada partido que te toca enfrentar contra esa clase de rivales”, dijo.

En 2004, la rivalidad entre Universidad Nacional y Guadalajara estaba a flor de piel por los desplegados que Jorge Vergara lanzó contra los felinos a lo largo de la campaña, pero sobre todo por las respuestas de Ailton da Silva. Todo este entorno, siempre motivó más a Bruno Marioni.

Tena aún ve a sus Chivas en la Liguilla

“Yo creo que, como te decía recién, cada clásico es diferente, pero tienen una carga de emoción muy alta, obviamente cuando hay picas o apuestas, desplegados, situaciones que se generan entre un club y otro sin faltar el respeto, creo que sirven y suman para el espectáculo, obviamente a nosotros nos motivaba muchísimo cuando había estas situaciones, te hacen sacar más fuerza interior, perder no eran solamente tres puntos, había muchas otras cosas en juego que influyen en el ánimo de la gente y del futbolista”, recordó.

Míchel González pide orden a la Liga MX

El entrenador ibérico expresó que deben terminar con la agonía del Veracruz

Pumas afila las garras para enfrentar al León

En los entrenamientos del español Míchel González, no hay nombres fijos.

Pumas y Potros UAEM duermen en amistoso

Míchel Vázquez aprovechó para utilizar varios jóvenes

Pumas se une a la campaña de prevención del cáncer de mama

Con el lanzamiento de una camiseta especial que será utilizada por el equipo femenil

NOTICIAS
<