México, el verdadero gigante de la Concacaf

No es ego. El Tricolor mira hacia abajo a todos. México es el gigante y nadie, ni con zancos, le llega a su altura.

Hoy, el emperador del área arranca otra aventura en la exótica Concacaf. La Nations League, como una Copa Oro, pero con más países, muchos sin registro de la FIFA y con costo indescifrable, es el nuevo juguete que está al alcance de los aztecas. Estados Unidos, siempre pisándole las suelas a los verdes, también lo quiere.

Alguien más, a pesar de sus individualidades destacadas, no se asoma en el horizonte. Tricolores y estadounidenses caminan erguidos, poderosos. Los signos de pesos, dólares y apuestas están de su lado.

EL SECTOR “PODEROSO”

La Liga A de la Nations League, la que se plantea como la más “fuerte” de las tres, también hay B y C llenas de islas y países desconocidos en el mapa futbolístico. Tiene diferencias muy marcadas entre los 12 países participantes.

México, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, Honduras, Canadá, Curazao, Haití, Trinidad y Tobago, Bermudas, Cuba y Martinica, ordenados por su lugar en el Ranking FIFA, asiduos a enfrentarse en eliminatorias y Copa Oro, son los países que buscan el campeonato, amarrar su participación en la Copa Oro del 2021 y de paso subir escalones en la tabla para las eliminatorias de Qatar 2022.

EL PRIMER ESCALÓN

Bermudas, 155 lugares más abajo que México en el Ranking, es el primer escollo de los verdes.

La balanza, con respeto a los bermudeños, está cargada totalmente del lado azteca. No hay cómo equilibrar a una y otra selección.

México posee un currículum atractivo, figuras de antaño y actuales, títulos. Bermudas, apenas participó meses atrás en su primera Copa Oro de la historia.

El Tricolor, sin llevar a toda su artillería, muchas municiones se quedaron en Europa, es, sin duda, favorito para sumar sus primeros puntos de la competencia.

El valor de los planteles refleja la diferencia entre aztecas y bermudeños.

México, con datos de la página transfermarkt, está valuado en poco más de 200 millones de dólares, mientras que Bermudas alcance con dificultad los 5 millones y medio de dólares.

Hirving Lozano, el jugador más caro que está en la convocatoria del “Tata”, vale, con cifras del mismo sitio, 44 millones de dólares. Un “Chucky” equivale a 8 “Bermudas”.

Nahki Wells, valuado en 4 millones y medio de dólares y Reggie Lambe, en 219 mil dólares, son los jugadores con más ceros en su carta.

CONTRASTANTE EXPERIENCIA

La enorme desigualdad se nota también en su respectiva experiencia como selección nacional. Los Gombey Warriors jamás han participado en una Copa del Mundo, incluso en muchos Mundiales, ni siquiera tuvieron la posibilidad de pelear por un lugar en las eliminatorias.

Qatar 2022 es el nuevo reto para los bermudeños, su futbol crece y esperan dar la sorpresa en los próximos años.

En contraparte, el Tricolor ha estado en 16 justas mundialistas. Desde Estados Unidos 1994 a la fecha, no falta a la competencia más grande a nivel de selecciones nacionales. En todas ha avanzado a octavos de final. Ese es lastimosamente su tope.

Las vitrinas del equipo azteca no se comparan a las de Bermudas. México posee 11 títulos de Copa Oro, 1 Copa Confederaciones, una medalla de oro en Juegos Olímpicos y 2 títulos mundiales a nivel Sub-17, entre otros trofeos de menor relevancia.

Los caribeños sólo presumen una medalla de plata en los Juegos Panamericanos de 1967 y una de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1974 y 1978.

Eugenio Pizzuto, calidad de exportación

El mediocampista mexicano fue galardonado como el tercer mejor jugador del Mundial Sub-17

Gris debut del Tri de playa en el Mundial

El equipo de Ramón Raya se presentó con derrota ante Uruguay

Eduardo García, el portero de las manos milagrosas

El guardameta compartió con ESTO la emoción de jugar el Mundial y representar de buena manera a México

El Tri Sub-17 tuvo convivio en el CAR

Los futbolistas se reencontraron con sus familiares tras 56 días

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<