Pese a estar lejos de liguilla, en Cruz Azul hay buen ánimo

Muchos pensarían que tras empatar frente a Tigres y quedar numéricamente con mínimas posibilidades de clasificación, los jugadores de Cruz Azul estarían cabizbajos; sin embargo, el ambiente que se respira en la Noria causa tranquilidad absoluta.

Como ya es costumbre los cementeros se dieron cita desde muy temprano en las instalaciones del club para desayunar y luego pasar al gimnasio, donde estuvieron al rededor de una hora; posteriormente se dirigieron a una de las salas donde tuvieron una breve charla con su entrenador, la cual no fue larga pero si tocaron varios varios puntos sobre el desempeño a lo largo del torneo y lo que esperan para su cotejo del jueves contra León.

Luego de casi media hora, todos saltaron a la cancha dos para el entrenamiento: “Buenos días, bienvenidos”, dijeron a los medios de comunicación Milton Caraglio y Adrián Aldrete.

El timonel azul puso a sus pupilos a calentar. En un principio solamente se escuchaban risas, pero luego de unos minutos Madueña hizo más amena la serie de estiramientos: “Uno, dos, tres y repito. Jajajajaja”, dijo el defensa en voz alta para que sus compañeros le siguieran.

Los guardametas: Jesús Corona, Guillermo Allison y Andres Gudiño se mostraron concentrados y comenzaron a trabajar en sus atajadas en la cabaña del lado izquierdo.

Luego de unos minutos, todos se juntaron en el centro para la pausa de hidratación, mientras Yoshimar Yotún trabajó por separado puesto que continúa con su rehabilitación luego de la lesión que sufrió en el bíceps femoral.

“A lo que sigue”, señaló Pablo Escobar al tiempo que chocó el puño con el Cata Domínguez.

El preparador físico Pablo Sanguinetti separó a Aldrete y Caraglio para ponerlos a trabajar con el balón. Ambos se colocaron en el centro del rectángulo verde:

“Tocan, pasan y vuelven a tocar. Primero por debajo y luego elevamos el esférico. ¿Entendido?”, les dijo el uruguayo a los de azul.

Todos los demás pasaron al lado izquierdo de la cancha donde hicieron una fila para comenzar con la activación física, ahí Orbelín bromeó y saltó los conos en un estilo mariposa. “Jajajaja. Ya párale que te vamos a creer”, se escuchó al fondo.
Elías Hernández e Igor Lichnovsky se integraron mucho después ya que regresaron al gimnasio para cerrar su rutina.

El equipo se dividió en dos, Orbelín Pineda, Milton Caraglio, Santiago Giménez, Juan Escobar, Pol Fernández, Alexis Gutiérrez y el Cata Domínguez formaron una línea horizontal y comenzaron a trotar en ida y vuelta al tiempo que los demás hacían el famoso torito.

Finalmente Siboldi repartió las casacas para cerrar con interescuadras.

Cruz Azul, de frustración en frustración

El calvario de los cementeros no encuentra el fin, consumaron un nuevo semestre sin Liguilla

Marcelo Díaz es buscado por Cruz Azul

Se espera que en los próximos días se pueda tener algo concreto con el chileno.

Siboldi reconoce el fracaso celeste

Robert Dante Siboldi no tiene problema alguno en aceptar que su plantilla volvió a fallar.

Cruz Azul, a mantener vivo el milagro

Cruz Azul hizo el viaje a Torreón con la ilusión de disputar allá uno de los últimos trenes.

NOTICIAS
<