Restos de La Parka recorren por última vez las calles de Hermosillo

Francisco Hernández | El Sol de Hermosillo

Familiares y amigos dieron el último adiós a Jesús Alfonso Huerta Escoboza al pasear su cuerpo por algunas de las calles de su natal Hermosillo en una especie de homenaje y despedida del gran ídolo de la lucha libre mexicana.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

El cuerpo de La Parka fue llevado con solemnidad, mientras motociclistas abrían el camino y hacían guardia a través de las calles.

Llegando a la Cancha 4, casa de la lucha libre en la capital del Estado, aceleraron sus motores, recordando los inicios de quien salió de una ciudad de la cual era muy complicado hacer una carrera como luchador profesional.

Sin embargo, gracias a su carisma y habilidad luchistica, no sólo se ganó la oportunidad en una de las empresas más importantes del ámbito del pancracio, sino convertirse en su cara y emblema junto a otros luchadores de renombre internacional.

El fallecimiento de un luchador por algún accidente en el ring, siempre será una alarma para aquellos que lo practican, aunque también forma parte de algo con lo cual viven día con día.

Cabe recordar que La Parka sufrió un aparatoso accidente en la Arena Monterrey en el mes de octubre, mismo del cual no pudo recuperarse, perdiendo la vida este año a los 54 años de edad.

Sus restos serán cremados y la familia es quien decidirá en donde descansaran, pero es un hecho que siempre será recordado por los hermosillenses como uno de los mayores iconos del deporte.

Jackie Nava busca la excelencia

Explica que siempre aspira a lograr más; también quiere un estilo propio, como comentarista

Andy Ruiz destituye a su entrenador

Destroyer culminó su relación Manny Robles, quien lo llevó a conquistar el título mundial

Zulina 'Loba' Muñoz disputará el cinto internacional gallo del WBC

Será la tercera cartelera de Boxeo Laz en el Deportivo Leandro Valle, en Iztacalco, el próximo 8 de marzo

"Canelo" Álvarez podría pelear en Japón

La arena podría ser el Tokyo Dome, un escenario icónico en el que Buster Douglas consumó la más grande sorpresa de la etapa moderna.

NOTICIAS
<