Pablo Hermoso de Mendoza, México y el cielo

POR MARYSOL FRAGOSO

FOTOS: OSWALDO FIGUEROA

ENVIADOS

San Miguel de Allende, Guanajuato.- La figura del rejoneo español, Pablo Hermoso de Mendoza recibió a ESTO, en exclusiva, en su nuevo rancho de San Miguel de Allende, donde está proyectando un centro hípico. El centauro navarro se sinceró: refirió que este 2020 separará su carrera de su hijo Guillermo, pues torean juntos lo menos posible, a excepción de la tarde en que tiene la ilusión de alternar con él, en la Monumental Plaza México, el próximo 16 de febrero; además de sus retos personales a 30 años de haber recibido la alternativa y a unos días de haber toreado la corrida 2 mil 500 en su vida, la cual se llevó a cabo en Arandas, Jalisco.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

La primera reflexión que el maestro hace en esta etapa fue la siguiente: “La vida va pasando con éxito y fracasos. Sobre esas vivencias la carrera de un torero va transcurriendo y madurando. Pasa el tiempo y llegas a un punto en que te planteas la pregunta ‘¿Qué me queda por conseguir?’ La respuesta es: ‘seguir viviendo con la ilusión diaria de conseguir retos, porque si dejas de soñar y de conseguir retos, envejeces de golpe’. Por eso mantengo la ilusión del primer día, aunque claro, ésta se ha enriquecido con los conocimientos, las heridas, los sinsabores, los éxitos, pero sobre todo por los momentos que toreo en México, porque al torear aquí he podido rozar el cielo”.

Pablo Hermoso no se cansa de reconocer el papel primordial que nuestro país ha tenido en su impresionante trayectoria, donde se le ha reconocido como un innovador del toreo a caballo: “Cada temporada llegar a torear a México es volver a vivir. Tengo siempre en el corazón esos momentos en que desde la primera vez que toreé aquí, disfruté de lo que es rozar el cielo y siempre es así. Además, en mi prisma del futuro, con exigencia, mantengo la mentalidad de siempre dar un poquito más”.

En una valoración del momento profesional que atraviesa apuntó: “Estoy más sólido en mi toreo y tengo mucho más conocimiento, por ello, puedo hacer a cada toro una obra mucho más fina, con mayor estética; tal vez, sin ese arrojo de pasión que tenía en mis principios juveniles, pero ahora, lleno esos huecos con madurez y maestría”.

Torear cada año en España y en México le supone un demandante esfuerzo, preparación, fortaleza mental y física, no sólo para él, sino para sus caballos: “Haber toreado dos mil quinientas corridas hasta ahora, ha hecho que toreé muy seguido y me he adaptado a ese ritmo y al mismo tiempo he desarrollado una cuadra con caballos que he preparado. Debo escoger a los que cuentan con mucho espíritu, con gran condición física para aguantar el paso y el ritmo tan intensos”.

Agregó: “Cuando se torea muy seguido, tanto el torero como los caballos llegamos a la plaza mucho más sueltos. pues a pesar de la preparación en el campo, donde puedes perfeccionar mucho al toreo de los caballos; en esa nunca se alcanza el punto que da el toro en la plaza y ante el público”.

La meta de Hermoso de Mendoza para torear este 2020 en México transcurrirá una vez más por las veinte corridas: “He traído 21 caballos. A excepción de Berlín que lo dejé descansar, el resto son figuras en su mayoría como Pirata, que tenía tres años sin venir para acá; traigo a varios hijos de caballos que han levantado pasiones, e incluso estaré presentando a otros que son grandes novedades por su capacidad, potencia y sensibilidad”.

Relató que estará en México hasta finales de abril: “Además de torear estaré planteando el proyecto de un centro ecuestre en el rancho que compré hace tres años. Se llama Valle Hermoso y está a diez minutos de San Miguel de Allende, para poner un granito de arena en cuanto a trascender, pues el dinero que he ganado en México siempre lo he invertido aquí; yo no me lo he llevado para España”.

A pregunta expresa profundizo en la creatividad que le ha llevado a trazar nuevas suertes como la hermosina y la mendocina, entre otras, la cual no ha abandonado, respondió: “Me apasiona la creatividad y la invención. En estos años estoy en un camino donde mi aportación es en puntos muy sutiles, por lo que es difícil que en un ambiente como el nuestro dónde el público es un jurado pasional y festivo, a veces no son muy agradecidas esas innovaciones. Pues cuando se trata de un lance espectacular, enseguida calas en el público, pero cuando son menos evidentes y van por la ruta del clasisísmo, es menos fácil que se aprecien”.

Abundó al respecto: “En estos últimos siete años he evolucionado una barbaridad en el acople con cada caballo, en la sensibilidad al torear, en las posiciones que están más unidas a la doma clásica y al dressage, donde un jurado experto te castiga si hay un poquito de tensión en el torso, que si el quiebre de la nuca está más cerrado de la cuenta; en fin, es un mundo de sutilezas en el que me he adentrado. Ahí están mis grandes cambios y mis aportaciones que a veces son difíciles de por el gran público. Por eso se da el contra sentido al pensar que estoy trabajando tanto para mí y tal vez no lo estoy dando a entender al público como yo quisiera. Pero, concluyo que en la vida primero tienes que hacer las cosas para ti, disfrutarlas y poco a poco se irán entendiendo por los demás”.

Su mayor aspiración actual por ahora, será confirmarle el doctorado a su hijo Guillermo en la Plaza México, “Será un día de sensaciones muy fuertes, cómo las que vivimos el año pasado en Sevilla, cuando le entregué la alternativa”, adelantó, pero ese tema será motivo de otro reportaje especial en esta tribuna periodística.

TRES RECUERDOS HERMOSOS

A lo largo de 20 años toreando en México, Pablo Hermoso eligió como memorables los siguientes pasajes:

“La reaparición de David Silveti en la Plaza México me marcó aquí (y se tocó el corazón con la mano derecha) y me marcó como torero”

“El día en que Vicente Fernández se arrancó a cantar a capela mientras yo estaba toreando; fue maravilloso”

“Mis conversaciones con el ganadero Javier Garfias, que me aportaron una riqueza y un enorme conocimiento del país, acerca de una época anterior a la mía”

PERFIL

Pablo Hermoso de Mendoza

Lugar y fecha de nacimiento:

Estella, Navarra, el 11 de abril de 1966.

Presentación:

Pamplona, España, 6 de octubre de 1985.

Lugar y feche de alternativa:

Tafalla, España, 18 de agosto de 1989. Padrino: Manuel Vidrié. Toro: “Pardillo”. Ganadería: César Moreno.

Confirmación en Madrid:

21 de mayo de 1995.

Debut en La México:

14 de noviembre de 1999.

Diego Silveti y la afición leonesa viven en gran romance

Será este próximo sábado cuando Diego Silveti se presente en la Feria de León

Tarde vibrante de rejoneo en la Plaza México

El tiempo se disparó y a las 16:30 horas con cielo nublado desde el amanecer y frío hasta los huesos.

Excelente encierro de Alatorre y Ribero en la México

Cuando un torero sueña con triunfar, siempre espera que le saga el toro de la ilusión.

Gran celebración de Piedras Negras en la Plaza México

En el marco de los 150 años de fundación de la ganadería tlaxcalteca de Piedras Negras.

NOTICIAS
<