Bryan Martínez, fondista con nuevos bríos

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.
FOTOS: ALBERTO MONTALVO

EL medio fondista Bryan Martínez anda suelto y con nuevos bríos.
El descanso decembrino le ayudó para analizar lo que falta a su preparación para consagrarse en los 800 metros.
Está listo para ir preparando junto a su entrenador Alejandro Salvador, el camino hacia los Juegos Panamericanos de Toronto.
El originario de Veracruz, y con 1.85 metros de estatura, sabe que el atletismo es un duro deporte, donde ya ha tenido sus altas y sus bajas, como lo fue en los Centroamericanos, donde no cumplió las expectativas de estar en los primeros lugares.
Así que esa espinita le está molestando, y ahora no descansará hasta ver que el trabajo dé sus frutos y sus recompensas.
Siendo un gran apasionado de salir a correr por el campo desde los cinco años, gustoso dice que no lleva prisa, porque está en la edad –19 años- de ir acumulando experiencia y mejores marcas hasta cumplir con el sueño de estar en unos Juegos Olímpicos.
“Todo lo de ayer es borrón y cuenta nueva. Busco comenzar con el pie derecho y buscar ganar todas las competencias, porque sé que tengo las bases necesarias para lograrlo. Vienen los selectivos para el Nacional de relevos en Monterrey, el campeonato Mundial en China, y la Universiada Mundial en Corea del Sur; clasificar a los Juegos Panamericanos. Son los objetivos por lo que estamos trabajando”.
Bryan Martínez tiene en sus venas sangre de corredor, su papá Antonio Martínez, más conocido como “Moroco” y su mamá Beatriz siempre se han dedicado al atletismo y fueron quienes le señalaron el camino que debería escoger.
“Nunca he negado los cimientos que hay en mi familia en el deporte, al contrario, busco ser famoso como mi papá. Ellos fueron los que desde niño me señalaron que los objetivos se alcanzan entrenando. Así que para buscar ser el mejor, hay todavía un gran camino por delante. Pero estoy contento y sé lo que quiero”.
Ahora también conocido como el “Moroquito”, tiene la marca nacional en los 800 metros de 1’47’’, pero buscará la B, de 1’46’’, para estar en los Juegos de Toronto.
“Todo esto es con calma. Hay confianza en mí, y se puede lograr. Sólo son unas cuantas centésimas para alcanzar lo que piden para clasificar. Con mi entrenador hemos analizado las posibilidades de este año para estar al cien y poder participar en todos los eventos. El grupo está bien cimentado y no queda más que entrenar fuerte”.
Bryan acaba de llegar al CNAR, el cual es su segunda casa.
“Estuve un año fuera de casa, y fue motivante ver a mi familia muy feliz. Eso me deja con la confianza de que es cuestión mía si deseo ser de los mejores corredores. Nada más no hay que aflojar, como me lo dijeron mis papá, y todo se logrará”.

Panorama desalentador para la marcha mexicana

La marcha en México actualmente pasa por un mal momento

Cancelan por primera vez el Maratón de Boston

En 2013 la carrera fue el objetivo de un atentado con la explosión de dos bombas

Letras deportivas

De que hablo cuando hablo de correr

Paola Moran estuvo muy cerca de la gran final

Moran estuvo cerca de acceder a la gran final de los 400 mts

NOTICIAS
<