Andy Reid se quitó los fantasmas

Miami Gardens.- Tuvieron que pasar 20 años y varios fracasos para que Andy Reid al fin lograra el objetivo que se planteó desde que tomó la responsabilidad como head coach en la NFL.

La «Morsa», de 61 años de edad, llegó hasta las lágrimas una vez que los oficiales marcaron el final del Super Bowl LIV.

Fue su primer título, el mismo que se le había negado a lo largo de su extraordinaria carrera y que ya lo había visto caer en el SB del 2005. Ahora se repuso, al igual que todos los playoffs en la AFC, a una desventaja que su ofensiva terminó pulverizando.

Mientras el pase de Patrick Mahomes iba en el aire, el gatorade color naranja bañó al head coach de los Chiefs. El festejo del campeón lo tuvo como protagonista. Reid sonrió y abrazó a sus integrantes del staff. Su familia bajó al campo e inmediatamente analizó el triunfo de su equipo: «Estoy feliz, es increíble. Todo este camino al triunfo comenzó en México».

Esas fueron las primeras palabras del coach campeón de la NFL en su temporada 2019. El de los 365 partidos dirigidos en la liga, sus primeros siete años con Filadelfia y los últimos siete al frente de Kansas City.

Los procesos casi siempre tienen su recompensa y la «Morsa» ya puede presumir su primer anillo de campeón.

OFICIAL: Arizona jugará partido en México este año

El conjunto comandado por el quarterback Kyler Murray fungirá como el anfitrión

Philip Rivers y Cargadores terminan relación laboral

El mariscal de campo será agente libre por primera vez en 16 temporadas

Futuro de Tom Brady es un misterio

En las casas de apuesta ven al veterano aún como Patriota, pero si cambia de jersey, Raiders es la primera opción 

Quiero estar en Kansas City por mucho tiempo: Pat Mahomes

El QB de los Jefes es la nueva cara de la NFL

NOTICIAS
<