La Tota Carbajal pone a Nacho en lo más alto

No fue fácil encontrar a Antonio Carbajal, a las 10:00 horas el primer intentó de contactarlo vía telefónica falló, el segundo fue exitoso a medias. Su hija contestó. “¿Llamas por el fallecimiento de Nacho Trelles?, “sí”, fue la respuesta.

“Te pido que busques a mi papá después de la 1 de la tarde, todavía no le damos la noticia, va a ser fuerte para él, compréndeme, es una persona adulta también”, fue la petición.

A las 13:16 se realizó la llamada. La Tota contestó.
Antonio respondió amable y rápido se pronunció sobre su amigo: “Se fue uno de los grandes”, dijo el legendario jugador. Las anécdotas brotaron al instante “Nachito sacaba sistemas de juego de donde Dios le daba a entender, fue una adelantado a su época”

La Tota recordó la ocasión que Trelles se metió al campo en medio de un juego de eliminatoria mundialista: “En ocasiones había que hacer tiempo, me quedó claro en un partido que estábamos jugando contra Costa Rica, el rival estaba encima de mí, podía caer el gol, entonces Nacho se metió conduciendo el balón por toda la media cancha, los jugadores ticos se molestaron con mucha razón, pero nosotros lo protegimos, en ese momento entre reclamos se acabó el partido y calificamos al Mundial”, contó.
Nacho “siempre se las ingeniaba para que nosotros siempre estuviéramos atentos, sacáramos algo de donde fuera para salir adelante”.

Que Trelles fuera su técnico en el Tricolor fue algo que siempre agradeció: “Estuve en tres mundiales con él, siempre fueron los mismos consejos, los mismos regaños, era un padre para nosotros, en ese entonces yo era muy joven, tenía 17 años, necesitaba un jalón de orejas, la mayoría de nosotros éramos de la misma edad”, contó.


Una de tantas lecciones se dio en la concentración del Tricolor en la Ciudad de México, el Tricolor se preparaba para participar en el Mundial de Inglaterra 1966: “En una ocasión casi nos baja los pantalones y nos da una nalgada”, carcajeó Antonio.
Carbajal relató ese episodio: “Estábamos concentrados en el Distrito Federal, recuerdo que había un concurso de baile, todos nos juntamos y le pedimos permiso a Nacho para descansar, le dijimos que queríamos ver a nuestras familias. Todos nos pusimos de acuerdo y que nos vamos a bailar”.
En el mejor momento de la noche la felicidad terminó: “Apenas estábamos calentando motores, bailando y vemos a un ser extraño en medio de nosotros, era Nacho que estaba disfrazado, qué van a querer nos decía, nos regañó delante de todos y nos sacó de ese lugar”, contó entre risas.

“CREÓ” EL CLÁSICO NACIONAL

Las anécdotas son demasiadas, Trelles tuvo mucho que ver en el origen del Clásico Nacional: “En ese entonces había pique entre los seleccionados tapatíos y capitalinos, yo venía de León, estaba en medio, era el capitán, pero Nacho me aconsejaba echarlos a pelear, me decía ve con los muchachos de Guadalajara y diles que los del DF dicen que son malitos y al revés, que demuestren lo contrario, entonces se armaban las discusiones, pero sin llegar a las manos, eran palabras”, contó.
Rojiblancos y azulcremas eran “jugadores de mucha altura y con carácter, por eso calificamos a todos los mundiales en los que tuve la oportunidad de asistir”, dijo.

PSICÓLOGO

El lado humano también lo hizo diferente a otros técnicos: “Nachito era una persona extraordinaria, a cuántos chamacos no regañó, a cuántos les dio la oportunidad de jugar, era un psicólogo, desde que te veía llegar al entrenamiento sabía si tenías algo, te daba palabras de aliento, si había un problema familiar te decía que te desahogaras con él, que le contaras tus problemas, eso es lo que debe hace un entrenador”, contó.


Los consejos siempre estaban, por eso en la Noria, con un centenar de años en la espada, cada que iba, todos se le acercaban: “El futbol se pegó a él, a los muchachos les gustaba acercarse a Nacho por sus palabras, a nosotros nos decía que guardáramos dinero, que no lo regaláramos, en ese entonces no se ganaba mucho y se exigía mucho, nos decía que no lo desperdiciáramos, que podía venir una lesión y te alejaba del futbol, siempre tuvo razón”.
Desde su querido San Juan de Dios en León, donde las nieves son creadas por dioses, la Tota de 90 años de edad, le da el último adiós a su amigo a través de ESTO: “No hay vuelta de hoja, Nachito fue el mejor técnico, genio y figura hasta la sepultura”, cerró.

Pumas envía comida a su plantel

Juan Dinneno confesó que el club le manda la comida todos los días para no romper la rutina

Rayados diferirá salarios

La medida no aplica para el equipo femenil

Chicharito volverá a ser padre

El delantero mexicano anunció la noticia a través de sus redes sociales

Multan a Boateng por salir de Múnich

El jugador salió de la ciudad alemana para visitar a su hijo

NOTICIAS
<