El mito falso de La Volpe en Argentina

Ricardo Antonio La Volpe es uno de esos entrenadores que va más allá del resultado, con una idea que contagia y que le dio identidad al fútbol mexicano.
El «lavolpismo» se convirtió en una teoría que por años predominó en parte de los banquillos del balompié nacional, y que trascendió fronteras, inclusive en su natal Argentina.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Aunque es cierto que no le fue del todo bien en su paso por Boca Juniors, Vélez Sarfield y Banfield, donde se combinó para un récord 20 victorias, seis empates y 18 derrotas, un porcentaje por encima del 50%, dejó una huella que hoy en día sigue vigente en la Superliga.

Jorge Almirón, Guillermo Barros Schelotto, Diego Cocca y Pablo Lavallén son parte de la nueva generación de estretagas argentinos que han reconocido el impacto del «Bigotón» en su forma de concebir el fútbol.

Para el reconocido analista táctico Vicente Muglia -escritor en el Diario Olé y autor del libro «la conexión de Guardiola con el fútbol argentino», Ricardo Antonio es un «gran estratega, con un profundo conocimiento táctico, capaz de emparejar el juego ante rivales de mayor jerarquía a través de un correcto plan de juego. Ejemplo: México vs. Argentina en Alemania 2006. Dejó una huella con su ‘salida lavolpiana‘ a tal puntos que hoy, muchos equipos en diferentes países adoptan ese sistema para salir jugando».

Sobre la influencia que dejó en el fútbol de su país, comentó que «está marcada en muchos entrenadores, que tienen cosas en su juego que están estrechamente relacionadas con conceptos de juego de La Volpe. Si su figura no tuvo mayor influencia en el fútbol argentino fue porque dirigió poco tiempo en nuestro país. Él hizo su carrera como futbolista en México y en Argentina no tenía tanta fama. Por eso no iban a buscarlo. Además, su estilo de salir jugando no era muy aceptado por la cultura futbolera argentina cuando él dirigió en nuestro país».

Fueron más de 30 años de carrera y sí, los números parecen fríos. Un título de liga -casi dos-, una Copa Oro y un campeonato Preolímpico, pero es muy simple analizar la importancia de tal entrenador en ese punto más allá de ver el impacto que tuvo en jugadores como Rafael Márquez, Andrés Guardado o transformado a Ricardo Osorio y Carlos Salcido en defensores que como bien dijo Guardiola en pleno Mundial de Alemania, estaban «para jugar en cualquier equipo del mundo».

Los técnicos jóvenes ya vienen

«No estoy de acuerdo que se valore a un entrenador únicamente por los resultados. Los títulos importan, por supuesto. Pero todos los entrenadores pierden y ganan. La capacidad de un entrenador se ve en sus formas, en si es capaz o no de potenciar las virtudes y disimular las carencias de sus futbolistas, y en si logra que su equipo funcione de acuerdo con su idea. Guardiola ganó 14 títulos en cuatro años en el Barcelona. Sin embargo, yo estoy seguro que se lo recuerda más por cómo jugaba su equipo que por los títulos obtenidos«, explicó Muglia en plática con ESTO.

Lo cierto es que Ricardo Antonio LaVolpe es uno de los entrenadores más importantes en la historia del fútbol mexicano, con todo y que luego se le limite a sólo un título.

Familia Martínez y Grupo Pachuca, la clave del éxito de León

Desde que tomaron las riendas del equipo han disputado cinco finales y suman tres títulos

Diego Valdés es nuevo jugador del América

El chileno se integrará en los próximos días a los entrenamientos en Coapa

“Soy del Atlas hasta cuando gana”, ¿Cuál es el origen de la famosa frase?

Para ser aficionado del Atlas se requiere un amor infinito, así era “Canito”, fiel rojinegro hasta el último de sus días

La extraordinaria estadística que pone a Holan en la historia del futbol mexicano

Al argentino le bastaron solo seis meses en nuestro balompié para disputar su primera final

NOTICIAS