Karolina Kurkova, mujer de fuego

POR GRACIÁN DE HERRERA

MUJER sofisticada, una de las ocho modelos mejor pagadas de la historia, con ingresos de tres millones de dólares anuales, la checa Karolina Kurkova es como un ángel cuya naturaleza proviene de historias contadas en las noches nevadas del invierno europeo donde se conjuga la magia, historia y aventura.

Desde lo más recóndito de su mirada, la modelo de un metro y 80 centímetros de estatura, hipnotiza, no podría descifrar sus pensamientos, ni sus emociones, abarca el universo de las princesas que jamás salieron de sus castillos, temerosas de que un dragón o seres de otro mundo las hicieran prisioneras de su amor.

[new_royalslider id=»237″]

Karolina, en su natal Decín, confluyen importantes vías de comunicación, en el norte de la República Checa, en lo alto de un basamento de piedra erigieron un castillo formado por cinco edificios con techo de dos alas de color rojo ladrillo, paredes blancas y rematado por una torre que tiene como vista al río Elba, lugar donde solía pasear e iluminar sus corredores con su belleza.

Pronto cumplirá 31 años, ha dejado de ser modelo de la más afamada de la firma de lencería en el mundo, pero sus encantos no han dejo de maravillar en las pasarelas y principales revistas donde su imagen es inconfundible, con esa singularidad de las mujeres eslavas que dentro de su aparente frialdad son dueñas de un corazón de fuego.

La brasileña Thalita, lista para el Moto Fashion

Gisela Pineda, modelo de mujer

Theresa Goddard, una niña buena

La venezolana Aimé, "Miss perfección"

NOTICIAS
<