La herida aún arde en el alma de Brasil

 

POR OCTAVIO F. HUITRÓN

Cuando la FIFA decidió otorgarle la sede del Mundial de 1950, el cuarto en la historia y primero tras la Segunda Guerra Mundial, Brasil no dudó en construir el estadio más grande del mundo: el Maracaná, con capacidad para 220 mil. Y después de que Brasil goleó 7-1 a Suecia, con cuatro goles de su temible delantero Ademir, y 6-1 a España, todo el país daba por hecho que la Copa se quedaría en casa.

Sin embargo, inmediatamente después de terminada, la final del Mundial de 1950 dejó de ser un partido de futbol para convertirse en la metáfora perfecta sobre cómo el pequeño puede tumbar al gigante, la versión deportiva de David contra Goliat. El domingo 16 de julio de 1950, en Río de Janeiro, los diarios adelantaban la victoria en sus titulares: a Brasil, que llegó a la cita como favorito, tras haber conseguido dos victorias, una de ellas, precisamente contra Uruguay, en el cuadrangular final; le bastaba el empate para levantar la Copa del Mundo.

Sobre las 15:00 horas, el plantel local salió a la cancha del estadio Maracaná, rebosante con 220 mil espectadores y como nunca volvería a estarlo. En las gradas era fácil leer las playeras que portaban el mensaje de Brasil campeón.

El alcalde carioca, Ángelo Mendes de Morais, vaticinó por altavoces, y en la cara del combinado uruguayo, que en minutos la Selección Brasileña se consagraría campeona del mundo. Afuera del estadio, fuegos artificiales aguardaban el silbatazo final que le daría a Brasil un título mundial de futbol por primera vez en su historia. Todo el país estaba preparado para la fiesta. Nadie, absolutamente nadie, se imaginó que 90 minutos más tarde el futbol brasileño sufriría una de sus penas más grandes.

Lo que parecía ser la cúspide de la celebración llegó cuando Friaça abrió el marcador apenas comenzó el segundo tiempo, con tiro cruzado, luego de que Ademir lo habilitó. Entonces, el publicó enloqueció y comenzó a celebrar el título. Sin embargo, la historia fue muy diferente a partir del minuto 66, cuando Alcides Ghiggia desbordó a Bigode por la banda derecha y mandó el centro que Juan Alberto Schiaffino remató.

Esa anotación fue clave, ya que infundió temor y confusión en la Selección Brasileña, que volvió a lanzarse al ataque en lugar de cuidar el punto que le daba el título, como muchos especialistas consideran que debió haber sido.

A sólo 11 minutos para el final del encuentro, Ghiggia volvió a superar a Bigode, pero esta vez, en lugar de buscar a Schiaffino, tiró con dirección al primer poste de la portería vigilada por Barbosa, quien esperaba otro centro similar al del gol anterior, y no logró reaccionar a tiempo. Ghiggia diría años después: “Sólo tres personas han hecho callar al Maracaná con un sólo gesto: el Papa, Frank Sinatra, y yo”.

Así fue como Uruguay celebró su segundo título mundial sobre el terreno de juego del gigantesco estadio de Río de Janeiro, especialmente construido para ese torneo y que era orgullo nacional por ser el más grande del mundo.

El regocijo dio lugar a la conmoción. Incluso, cuenta Pelé que cuando Uruguay anotó el gol de la victoria, su padre comenzó a llorar y que él le prometió, con sólo 9 años de edad, que ganaría un Mundial para compensarlo.

Inmediatamente después de terminada, la final del Mundial de 1950, disputada en el mítico estadio Maracaná, dejó de ser un partido de futbol para convertirse en la metáfora perfecta sobre cómo el pequeño puede tumbar al gigante, la versión deportiva de David contra Goliat.

Varela, según cuenta la leyenda, recorrió varios bares de Río de Janeiro durante la noche para consolar a los aficionados brasileños, quienes nunca perdonaron a Barbosa, señalado como el gran culpable. Desde entonces, la Canarinha jamás volvió a vestir la playera blanca que lució aquel 16 de julio de 1950.

«Fue la primera vez en mi vida que escuché algo que no era ruido», diría años más tarde el capitán Juan Alberto Schiaffino, sobre el silencio envolvente de las más de 200 mil  personas que colmaban el estadio.

Fue, también, el inicio de un mito que se volvería parte del ADN uruguayo.

El  Maracanazo es, por excelencia, cualquier triunfo que se produce en la adversidad y contra todos los pronósticos, como la derrota que Brasil sufrió ante Francia en la final del Mundial de 1998, o la goleada de 7-1 que Alemania le propinó en Belo Horizonte, en las semifinales del Mundial de 2014. No obstante, en los siguientes 70 años, Uruguay no ha vuelto a ganar un Mundial, mientras que Brasil ha conquistado cinco, más que cualquier otro país.

Para algunos, el relato épico del Maracanazo tuvo su incidencia, pues estacionó a Uruguay en la idea de que la victoria es posible simplemente a fuerza de garra.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Fecha patria para Uruguay

POR JAVIER JUÁREZ

Ya no hay sobrevivientes, Alcides Ghiggia, quien silenció al Maracaná, al igual que el Papa y Frank Sinatra, según él mismo contaba, falleció hace cinco años. Era el último testigo sobre el campo de lo que el 16 de julio en 1950 sucedió en Brasil, con el famosos Maracanazo. Han pasado 70 años y sólo quedan recuerdos, anécdotas y un vídeo en blanco y negro.

Casi 200 mil brasileños, cuenta la historia, vieron cómo Uruguay les arrebató el título. Para los uruguayos, relató Héctor Hugo Eugui, ex técnico del futbol mexicano, es un día de fiesta nacional.

“Lo digo con todo respeto para José Gervasio Artigas, quien fue nuestro prócer. Él sacó corriendo a los portugueses que nos venían a invadir años atrás, pero creo que el 16 de julio de 1950, para los uruguayos, es una fecha patria, histórica”, contó Eugui a ESTO.

Héctor Hugo nació en esa época: “Yo tenía tres años, no recuerdo bien ese día, pero cuando cumplí 10 años empezaba a escuchar las anécdotas. Todos los 16 de julio pasaban la repetición de ese partido, entonces, mis primos y  yo, crecimos con eso, lo que mis tíos nos contaban”, relató. Eugui se sabe de memoria hasta las alineaciones: “Tengo 73 años, me siento bien, lúcido, memoricé perfectamente las alineaciones desde pequeño”, aseguró.

Las anécdotas que se conocen, Eugui las escuchó directamente de personas que lo presenciaron: “Se decía que había 199 mil brasileros en el Maracaná y mil uruguayos, la historia cuenta que frente a ese fracaso hubo mucho suicidios, que tenían cohetes listos para festejar, pero los tiraron al mar tras la decepción”, contó.

A los charrúas, antes del partido, les pidieron no ser goleados: “Lo que se cuenta es que el presidente de la Federación Uruguaya de Futbol les dijo a los jugadores que no fueran, que con eso estaba satisfecho. Pero todo el plantel se molestó. La respuesta fue que la victoria iba a salir con ellos”, relató.

Eugui, en un mar de recuerdos, narró que “Jules Rimet no sabía a quién darle el trofeo, todos pensaban que Brasil iba a ganar, la anécdota cuenta que Obdulio Varela, con esa humildad que tenía, salió de la concentración caminando, fue a un bar cerca, estaba tomando una cerveza, los brasileños hablaban de él sin saber que estaba sentado con ellos, hasta que uno lo reconoció, lo pudieron haber matado, pero dijo que no, que lo trataron bien”, conto Héctor Hugo.

El relato de Eugui provocó ver esas imágenes en la mente. Brasil anotó primero, Friaça encaminó a la Verdeamarela al título, sin embargo, Alberto Shiaffino igualó el juego “los brasileños pensaban que con el empate estaba ganado el partido, que en cualquier momento podían anotar el otro, tuvieron exceso de confianza”, dijo Héctor.

Llegó el tanto de Alcides Ghiggia y se dio el Maracanazo. Eso fue hace 70 años, pero en Uruguay es día de fiesta nacional.

 

Policía de Italia registra oficinas de Juventus por facturas falsas

De acuerdo con la oficina del fiscal de Turín, la investigación se centra en los movimientos de jugadores en los tres últimos años

Arsenal regresa a la victoria y hunde hasta el fondo al Newcastle

Los Gunners se colocan en la quinta posición con 23 puntos, mismos que tiene el West Ham

El futbol se juega demasiado y mal: Carlo Ancelotti

El entrenador del Real Madrid comentó que los jugadores se cansan física y mentalmente, por eso suele haber pobre espectáculo

Sergio Ramos confesó vivir momentos difíciles tras su fichaje con PSG

El defensa español no ha podido debutar con el equipo francés; sin embargo, recibió su primera convocatoria a mita de semana en Champions

NOTICIAS