Los Forcados en México son una pasión muy arriesgada

POR MARYSOL FRAGOSO

Enfrentar a cuerpo limpio un toro de lidia de 450 kilos, que corre sobre la arena de un ruedo, no es fácil, el ser impactados como si tuvieran enfrente a una locomotora, mientras la afición les reconoce por la arriesgada labor que representa es una tarea complicada.

Son ocho hombres llamados forcados que simplemente por amor a ese arte portugués se juegan la vida al tomar al toro por los cuernos para detenerlo con fuerza y técnica.

 

ESCUCHA NUESTRO PODCAST | El regreso de la Liga MX, ¿estamos preparados?

La añeja tradición portuguesa se arraigó en México hace 42 años y a sus filas suma más temerarios elementos cada año.

Así como del tronco de un árbol van naciendo los sarmientos, surgieron en nuestro país los grupos de forcados, tiempo después del afianzamiento del primero de ellos: el de los Forcados de México.

De acuerdo al matador Enrique Fraga, las cosas se dieron de este modo y así lo relata.

“Fueron los hermanos Fuentes: Ramón, José María y Juan Carlos quienes tuvieron la iniciativa de formar el primer grupo de Forcados Mexicanos. Nos pidieron el apoyo al rejoneador don Pedro Louceiro y a mí. Por eso me asocié con otras dos personas e hicimos empresa en Tenango del Valle, Estado de México, para que el grupo se pudiera presentar un 15 de enero de hace muchos años, de hecho, de 1978”, manifestó.

El cartel lo integraron los rejoneadores Gastón Santos, Pedro Louceiro, Carlos Escalante y Ramón Serrano. Tiempo más adelante, don Pedro, trajo a su hijo, quien terminaría por ser cabo del grupo. Así se vivió esa época de formación.

Ese primer semillero estuvo constituido, además de los hermanos Fuentes y de Pedro Louceiro II por Carlos González, Francisco Hernández, Rodolfo López, Roberto Ceja, Manuel Lazcano, Germán Lazcano, Antonio Ortega, Fernando Toca, Javier Pérez Teuffer, Iñaki Fernández, Diego Gaxiola, Eduardo Colinas y Antonio Fortes.

A largo de los años se destacó al grado que el 4 de julio de 1994, debutó en la cuna de esta disciplina taurina, es decir, en Portugal, en la plaza de Campo Pequeño, en Lisboa.

LAS RAÍCES

Los forcados nacen en Portugal y los testimonios escritos de la realización de este tipo de actividades aparecen de manera continuada desde el siglo XVII, cuando en las plazas de toros los llamados pegadores o mozos de forca tomaban parte en los festejos.

En 1687 se llevaron a cabo corridas en las que ya participaban. Hasta 1836 se documenta la muerte de dos forcados a consecuencia de su actuación en una plaza de toros, ello, de acuerdo al libro ¡A cuerpo limpio!

Los primeros testimonios de su paso por España, los centran en Sevilla, cuando un grupo nativo portugués pegó toros, el 14 de septiembre de 1852. Realizaron presentaciones en Río de Janeiro, Brasil,en 1888, además en la ciudad española de Santander, en 1920 y en Madrid, para 1925.

 

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

La misma publicación relata que en la Monumental Plaza México un grupo de forcados portugueses se presentó en 1965, durante el homenaje al entonces embajador de Portugal, llamado Mario Duarte. Actuaron al lado del rejoneador Joao Jose Brilha. Para 1970, a invitación del empresario Leodegario Hernández, viene a México un grupo que se presentó en varias plazas de provincia.

En 1976, los Forcados Lusitanos, comandados por Joao Patinhas, debutaron en La México, en una corrida en la que actuaban el rejoneador Pedro Louceiro y Carlos Arruza hijo.

EL MÁS ENTREGADO

Juan Carlos Fuentes Muñiz se inició como forcado a principios de 1978, cuando contaba con 15 años de edad.

Ejecutó su primera pega, al lado de sus hermanos Ramón y JoMaría, en el Lienzo Charro de Constituyentes en la Ciudad de México, el 17 de junio de 1978.

Para marzo de 1979 fue el forcado de cara en la Feria del Caballo en Texcoco, Estado de México, ante un toro de la ganadería de Peñuelas y su pega fue tan espectacular que se le concedió un apéndice, lo cual generó una polémica que duró varias semanas.

Fue cabo de este grupo de 1988 a 1990. Durante su vida activa pegó 106 ejemplares en plazas de México y de Estados Unidos (California y Texas). Se retiró en la plaza Silverio Pérez, de Texcoco en 1990. Apoyó el nacimiento de otros grupos de forcados en el país

FORCADOS DE MAZATLÁN

En la actualidad los Forcados de Mazatlán cuentan con gran arraigo entre el público. Se han ganado a ley ese respeto, especialmente bajo la batuta de Rene Tirado, su destaco cabo.

El grupo se fundó el 19 octubre de 1987, gracias a la iniciativa de Arturo Castro, Manuel Laveaga y Jorge César Berumen. Su primera actuación fue en La Cofradía, Sinaloa. Este grupo ha toreado en prácticamente todas las monumentales de México con grandes triunfos.

Ostentan con orgullo el haber sido los primeros en encerrarse con seis toros en la Monumental de Mérida, Yucatán. Han conseguido triunfos destacados en la feria de San Marcos, en Aguascalientes y en la Plaza Nuevo Progreso de Guadalajara, Jalisco, donde han ido con las máximas figuras del rejoneo mexicano y del mundo como Joao Moura, Antonio Telles, Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura, Andy Cartagena, etc.

Otros de sus grandes blasones fue el Premio a la Mejor Pega en la plaza Campo Pequeño de la capital lusitana.

Dieron cinco vueltas al ruedo en la catedral del forcado: Évora y cosecharon éxitos en Alcochete y en Vila Franca de Xira. Participaron triunfalmente en las corridas incruentas de Stevenson, Gustin y Thorton, en California. Su filosofía es dignificar al forcado mexicano

LA FIGURA
El cabo de esta agrupación mazatleca, Rene Tirado ha firmado cinco actuaciones históricas durante las corridas de rejones que ha tenido como sede la Monumental Plaza México. Se trata de las efectuadas a los toros con los siguientes nombres: No que no, de Los Encinos; Gran Capeto, de Javier Garfias; Galante, de Rancho Seco; Don Quico, de San Marcos; y Canta Claro, de Enrique Fraga.

El grupo total estuvo a la altura de grupos portugueses como Montemor Alcochete y Lisboa.

Hasta un gobernador

En 1982, Juan Carlos Fuentes fundó en Querétaro el grupo de forcados de aquél estado, junto con José Calzada Rovirosa, quien con el paso de los años llegó a ser gobernador de la entidad (2009-2015). Ha realizado giras por Guatemala, Colombia, Venezuela.

Los Forcados Celayenses debutaron el 24 de noviembre de 1985, en la plaza Fermín Rivera de San Luis Potosí. Los Forcados de Guadalajara nacieron gracias a Eduardo Paredes, el 28 de enero de 1990.

Los Forcados de Teziutlán, salieron a la luz en mayo de 199, en una corrida donde se despidió Emilio Baca, de los Forcados Mexicanos. Los Forcados de Cadereyta, se crearon en el 2000. Los Forcados Potosinos aparecieron en 2005 a iniciativa de Israel Velarde y Jorge Duque.

Los Forcados Hidalguenses en 2008, gracias al apoyo de Mario Brilha y Gerardo del Villar. Los Forcados de Juriquilla surgieron en marzo de 2008 a instancias de Roberto Frausto.

¿Se prohibirán las corridas de toros en CDMX? Así avanza la discusión en el Congreso

La Comisión de Bienestar Animal del Congreso de la Ciudad de México aprobó un dictamen que pretende prohibir la tauromaquia

Los comerciantes de la Plaza México se reactivan

El regreso de la fiesta brava a la CDMX ha beneficiado a cientos de familias

Congreso y Campeonato Nacional Charro tuvo final electrizante

El Rancho El Quevedeño y la escaramuza Soles del Desierto se coronaron campeones en la Arena San Marcos

Anuncian una tercia para La México, con Gamero, Hernández Andrés y Fauro Aloi

La Plaza México dio a conocer el nuevo cartel para la corrida de este domingo 28 de noviembre

NOTICIAS