Diego Silveti, torero de grandes retos

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

CLARO, la vida está hecha de retos, de desafíos importantes. Una y otra vez, siempre deben de existir. De duelos donde se miden los grandes por que finalmente si uno quiere ser uno de ellos, así debe de sentirse y actuarse. Precisamente retos mayúsculos son los que el matador Diego Silveti se impone tarde a tarde, el fracaso no existe en su vocabulario, pero sin duda conoce algo de su sabor. No obstante, el planteamiento de su carrera no da tiempo para saborear lo malo, sino tragarlo, pasarlo y esperar lo mejor puesto el siguiente lance para superarse, para triunfar y entonces sí, disfrutar las mieles.
Tras su paso en la primera parte de la temporada grande de la Plaza México, Diego no obtuvo lo deseado en dos tardes consecutivas que se presentó y para entender eso hay que tener la cabeza muy fría, porque de lo contrario es fácil derrumbarse. Allá en los rincones de las dehesas quizás se llora lo que tiene que llorarse, para después reaparecer, como lo hizo en Moroleón hace unos días, y volver a superarse obteniendo un triunfo grande. Esa es la grandeza de los toreros, superarse no importa cuantas veces caigan. Ese festejo de Moroleón ha sido el comienzo de su campaña 2015, fuerte, con el pie derecho. Porque ahora tiene tres desafíos importantes: hoy torea en Querétaro, mañana en León y el domingo reaparece en la Plaza México, acartelado estas tardes con lo más nutrido de la baraja del toreo español y mexicano.
“Llego muy motivado e ilusionado porque luego de mi última actuación del año pasado tuve muchos meses que me ayudaron a prepararme en el campo e ir puliendo detalles, de igual forma para descansar, pues el 2014 fue de mucho trajín. Iniciar el año triunfando en Moroleón me sirvió bastante para ganar confianza y motivación y afrontar estos tres compromisos con la mejor ilusión del mundo y responsabilidad que conlleva. Pero quiero ir paso a paso, pensar de momento en Querétaro, luego en León y finalmente en México”, indicó el Torero de Dinastía.
-¿Por supuesto esto de que Moroleón te levanta la moral también tiene que ver con las dos últimas tardes en la Plaza México, donde no se te ha querido dar el triunfo?
“Sí, desgraciadamente peché con lotes que me imposibilitaron el triunfo en ambas tardes, fue una pena, pero es así, esta vez no me correspondieron. Pero definitivamente siempre hace falta el triunfo en México para relanzar a cualquier torero. Pienso que en la México la afición me ha visto torear muy a gusto y espero que el próximo domingo se repita la historia”.
-¿Ayuda que en la capital eres un torero el que el público quiere?
“La verdad es que la México siempre se nos ha dado muy bien desde mi primera tarde, hemos entregado el alma y conseguido triunfos resonantes y sobre todo he podido disfrutar de su cariño”.
Silveti indicó que tardes como las que está abriendo 2015 son un premio a las tardes anteriores donde se ha podido triunfar en toda la República Mexicana, “saliendo a hombros y convocando gente a las plazas y por lo visto para estos tres festejos existe mucho ambiente y expectación. Siempre es muy ilusionante competir con las figuras para seguir avanzando y ocupar el puesto que deseamos”, comentó.
-De momento te espera Querétaro, una plaza insignia en tu carrera y vaya cartel.
“Por supuesto, ha sido una plaza donde he disfrutado mucho, llevo cuatro salidas a hombros consecutivas, la última vez corté un rabo; en verdad llego muy motivado para seguir disfrutando de esta plaza”, apuntó Diego, quien terminaba de tentar en la dehesa de Pepe Marrón.
“Será un año de grandes cosas, lo siento, me encuentro en un momento es que estoy disfrutando bastante”, añadió.
-Y hablando de retos, ¿existe un planteamiento diferente a los otros años en los que la afición espera un Diego Silveti contundente?
“Ahora quiero ir más despacio ahondando en mi torero para encontrar el concepto que quiero, sé que ya no soy una novedad y que la gente exige más experiencia y contenidos en mis faenas; mayores argumentos en mis trasteos. Eso es lo que intento buscar”.
Finalmente el diestro de Salamanca subrayó que la exigencia del público es el mejor aliciente para los toreros y toda persona que dependa de este sector.
“Si nos exige la gente es porque saben que podemos dar mucho más, conocen las capacidades y nuestras historias. Eso es importante porque nos exige a prepararnos más y salir de un espacio de confort para seguir buscando nuevos retos”, concluyó.
Claro, la vida está hecha de grandes retos y toreros como Diego gustan de inventárselos cada día.

Silveti, único matador mexicano de la feria

Diego Silveti será el único matador mexicano que tomará parte en la prestigiada Feria del Señor de los Milagros.

José Mari, en capilla

El colofón de una carrera de nueve años como novillero para José Mari Macías

Roca Rey triunfa en Pamplona en una fiesta deslucida

El diestro peruano, con seis orejas en sus dos actuaciones, se convirtió en el nuevo ídolo de la plaza de Pamplona

El medio taurino impactado por la muerte Mario Aguilar

Las muestras de apoyo por parte de toda la familia taurina se han hecho copiosas en las redes sociales.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS