Gerardo del Villar, de ser un forcado a fotografiar tiburones

 

En etapas complicadas como la que el mundo atraviesa actualmente es invaluable la capacidad que tienen algunas personas para sobreponerse a los hechos, adaptarse a las circunstancias y modificar sus actividades ante el presente, por muy rudo que este sea.

Dichas cualidades, en años recientes se han englobado bajo el término de resiliencia.

No obstante, existen aquellos a quienes no les hace falta que el destino los empuje a efectuar cambios, si se quiere hasta al grado de considerarles radicales, y tras los cuales logran sobresalir en una nueva profesión.

Es el caso de Gerardo Del Villar, quien a lo largo de su vida ha marcado diferencia en los diversos ámbitos donde se ha abierto paso y actualmente, una vez más, se está reinventando, debido a los daños colaterales que en el mundo ha dejado la pandemia del Covid-19.

Este hombre se desempeñó durante una década en la tauromaquia como forcado, más adelante, se convirtió en buzo, luego en fotógrafo submarino, en creador de documentales con tiburones, además es conferencista motivacional e imparte talleres para ayudar a las personas a enfrentar sus miedos.

Gerardo creció en contacto con los animales en un rancho ubicado en Hidalgo, donde se identificó con estos, en especial con los caballos, luego vendrían los toros de lidia, los tiburones, los cocodrilos, etcétera. De este modo lo analiza: “Mi mamá murió cuando yo tenía un año y entonces nos fuimos a vivir a un rancho en Tulancingo y conforme empecé a crecer me fue dando tristeza e inconscientemente me iba a convivir con los animales y me sentí muy bien al hacerlo. Ahora comprendo que en ese lugar me encontraba a mí mismo. De ahí viene mi amor por los animales poderosos”.

Ese afecto y respeto por los animales imponentes y por la naturaleza lo llevan a convertirse en forcado, hasta que se retiró con todos los honores en la Monumental Plaza México en 1995, cuando apenas contaba con 23 años.

“Entonces me dediqué más tiempo al buceo, también al paracaidismo y me di cuenta que el haber sido forcado no fue por experimentar la sensación de adrenalina, sino debido a la interacción con el animal… con el toro; en el buceo, fue la interacción con el tiburón y entonces, por decirlo de alguna manera, me volvió el link, de cuando era forcado”.

Concretó sueño lleno de pasión 

Entre las actividades que practicó de lleno Gerardo Del Villar se encuentra el paddel, incluso se convirtió en presidente de la Federación Nacional de Paddel y organizó dos mundiales en México, donde se consiguió la única presea que nuestro país ha obtenido en una justa de este tipo.

 

Para 2004, Gerardo inició el rumbo para concretar su sueño de ser fotógrafo subacuático y dos años más tarde se encontró por primera vez, cara a cara con los tiburones.

A través de esa experiencia siguieron sus primeras colaboraciones fotográficas y el Proyecto Tiburón (2008): “Este trabajo nace cuando veo un programa de televisión donde muestran a los tiburones como auténticos come hombres. Por eso, lo primero que quise fue demostrar que esa idea estaba equivocada, luego, hacer que se conozca en el mundo, por medio de mis fotografías, lo maravilloso que son los tiburones y crear conciencia de la situación tan delicada que viven hoy en día, así como de la importancia que tienen para la permanencia del hombre en el planeta. Ese trabajo me llevó tres años y medio, lo hice en Bahamas, Estados Unidos, México y Fiji”.

Es realizador del Documental Tiburones de México (2013), el cual logró destacadas distinciones en festivales de talla internacional. Ahí, captó el por qué nuestro país es un santuario de tiburones a nivel mundial, toda vez que de las 400 especies que existen, más de cien habitan en aguas mexicanas.

“En los años recientes he estado organizando expediciones de buceo para fotografiar e interactuar con otros animales como orcas, ballenas o cocodrilos y además cuento con una escuela de buceo”, nos relató.

Ha montado diversas exposiciones con material fotográfico en gran formato, como el que expuso sobre las rejas del Bosque de Chapultepec (Reforma) en 2018, cuando la UNESCO otorgó el certificado que acredita el Archipiélago de Revillagigedo forma parte del Patrimonio Mundial.

Imparte conferencias motivacionales

Con base a estas actividades, Gerardo Del Villar realiza conferencias motivacionales para diversas empresas y colegios.

Eso nació de manera natural pues una empresa me buscó para dar una conferencia de seguridad en el buceo y lo mismo ocurrió para que diera pláticas a los niños acerca de la sustentabilidad de los océanos.  Así fue que detecté que había cierta hambre por conocer lo que yo hacía y me empecé a capacitar en ese sentido, pues sentí que… si como cabo de los Forcados Mexicanos tuve la capacidad de convencer a ocho hombres para meterse a un ruedo a enfrentar a un toro de 500 kilos, pues claro que podía tener la capacidad para motivar a la gente para que haga algo menor con su vida”.

FICHA

Nombre completo: Gerardo Del Villar Cervantes

Fecha y lugar de nacimiento: 26 de enero de 1972, en la Ciudad de México.

Forcado: de 1986 a 1995

Primera vez en la Plaza México: 1989

Se convierte en cabo de los Forcados Mexicanos en 1991

Buzo profesional: desde 1994

Presidente Federación de Paddel: de 1999 a 2003

Fotógrafo subacuático: desde 2004

Primera expedición: en 2006, con tiburones blancos

Primer trabajo con tiburones: en 2008, llamado Proyecto Tiburón

Primer documental con tiburones: en 2013, llamado Tiburones de México

Produce el único libro de forcados en México: en 2014

 

Gerardo Del Villar, en su publicación que aparece en el link, https://gerardodelvillar.com, comparte unos pasos para salir de la crisis que originó el Covid-19.

-Soltar lo que ya no tenía remedio y aceptar la situación actual como es.

-Hacer una evaluación de los daños materiales y tratar de minimizarlos al máximo.

-Darme cuenta de que el activo más importante que tengo, es mi corazón y la fuerza interna que hay en mí. No son los bienes materiales.

-Enfocarme en las soluciones, no en los problemas.

-Saber lo que quiero y por qué lo quiero.

-Dar gracias de lo que tengo y no lamentar lo que perdí.

-Estar concentrado al 100% en lo que tengo que hacer para salir adelante.

-Subir mis estándares más que nunca para lograr buenos resultados.

-Tener una actitud ganadora.

– Por último, tener Fe en que Dios sabe cuál es el mejor camino para mí.

Los comerciantes de la Plaza México se reactivan

El regreso de la fiesta brava a la CDMX ha beneficiado a cientos de familias

Congreso y Campeonato Nacional Charro tuvo final electrizante

El Rancho El Quevedeño y la escaramuza Soles del Desierto se coronaron campeones en la Arena San Marcos

Anuncian una tercia para La México, con Gamero, Hernández Andrés y Fauro Aloi

La Plaza México dio a conocer el nuevo cartel para la corrida de este domingo 28 de noviembre

Héctor Gutiérrez tiene "hambre de triunfo" previo a su despedida novilleril

El novillero de 21 años se convertirá en matador de toros la siguiente semana en el coso Nuevo Progreso de Guadalajara

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS