Diego Silveti se consagró

POR HORACIO SOTO CASTRO
FOTOS: ALBERTO MONTALVO

DIEGO Silveti se consagró en la Plaza México tras las faenas que realizó a los toros de Fernando de la Mora: una de arte y temple al toro bueno y de enjundia y dramatismo al toro malo y surgieron los gritos estentóreos de ¡torero…!, ¡torero…! y pudo llevarse hasta las criadillas de sus victimarios, pero por las fallas con la espada se le escaparon sendos triunfos, no así el reconocimiento de los aficionados que se desgañitaron para ensalzar la luminosa actuación del diestro de dinastía, quien sólo logró una oreja, por el buen criterio del juez Jesús Morales y su asesor Juan Vásquez que la otorgaron a insistente solicitud de los aficionados.
Silveti no vino a la México por la revancha, sino a ratificar lo gran torero que es y ese carácter inquebrantable que posee, pues no se doblegó ante la adversidad. Al contrario le sirvió de acicate haber dejado escapar el triunfo grande en su primero.
Y el maestro Eulalio López “Zotoluco” también cortó una oreja que le protestaron injustamente, pero que se la había ganado luego de exhibir una vez más su enorme capacidad taurina ante un toro al que domeñó y le sacó la faena de maestro.
Mientras que el sevillano José Antonio Morante, Morante de la Puebla, dio la nota discordante al ser abucheado feamente en su primero y darse la vuelta descaradamente en su segundo luego de una estocada defectuosa y escuchar un aviso, después de que no se le concedió acertadamente la oreja que solicitó levemente sus pocos seguidores que le corearon hasta los enganchones.

GANADO
El encierro de Fernando de la Mora dejó mucho qué desear y salvo la divisa amarillo y blanco el toro 129, Anda solo con 484 kilos que mereció los honores de arrastre lento por su bravura y su calidad al embestir. Los demás toros, aunque fueron a los caballos y recargaron en los petos y hasta tumbaron en dos ocasiones al picador César Morales, presentaron dificultades en el tercio mortal. Toros descastados y con escasa fuerza que perdían las manitas o que rodaban por la arena. Aceptable presentación, pero algunos escucharon protestas por las cornamentas a las que no les daban vuelta los pitones.

LA TARDE
A pesar de que fue una tarde nubosa, fue templada y sin viento. Tarde apacible para que se lucieran los diestros y mucho ambiente en los tendidos dispuesto a disfrutar de lo que hicieron los matadores en el ruedo. Sin embargo público y aficionados no lograron superar la entrada del pasado domingo que registró algo así como 18 mil espectadores.

“ZOTOLUCO”
Eulalio López “Zotoluco” cortó la primera oreja de esta tarde y sumó su tercera en la temporada, pero no faltaron algunas protestas haciendo eco al toro que tenía poca cabeza. Eulalio le hizo a ese toro lo que tenía y lo toreó muy bien a la verónica y rematar con media y se llevó las palmas al llevar al toro al caballo con chicuelinas andantes. Con la muleta, el astado dejó ver sus defectos como la poca fuerza y que se revolvía en dos patas. El chintololo hizo gala de sus conocimientos y se dio a torear por ambos lados, dándole su tiempo y consintiéndolo. Le dio las ventajas al toro al llevárselo a toriles y ahí le sacó buenos muletazos. Un etoconazo hasta mojarse los dedos y doblar sin puntilla por lo que fue una oreja merecida. En su segundo estuvo valiente y lo recibió con largas afaroladas y luego toreó por chicuelinas ajustadas. El toro rodaba por la arena y no se prestó para el lucimiento. Estocada baja y se retiró en silencio. Pitos al toro.
MORANTE
El primero toro de Morante de la Puebla sacó genio y tuvo una embestida descompuesta, rebrincando y tirando el derrote al final de los muletazos. Y el de Puebla del Río no se descompuso y siempre estuvo en la cara de la res. En su toreo de capa hilvanó una corta tanda de verónicas recreándose, cargando la suerte y con mucha despaciosidad y rematar con media superior. Con la franela estuvo muy variado además de los ayudados y naturales. Mató de estocada y al tercer golpe de descabello; fue abucheado.
Con su segundo sacó su arte en chicuelinas y rematar con media. Y con la franela ante un toro que embistió sin cansarse lo toreó por ambos lados, pero un tanto eléctrico y destemplado, dejándolo pasar y el público le aplaudía hasta los enganchones. Dejó una estocada defectuosa y el toro se amorcilló y escuchó un aviso. Y en lugar de utilizar la espada corta tomó una puntilla y lo mató al segundo golpe. Tuvo petición de oreja que no se concede y salió al tercio, pero por su cuenta se dio la vuelta con muestras de desagrado de la mayoría. Y fue despedido entre abucheos.

SILVETI
A su primero Diego Silveti le cuajó una faena de mucha calidad que de constante le ovacionaron. Muletazos, largos, templados, bajando mucho la muleta y muy vertical, mostrando su personalidad. Intercaló pases de trinchera, de la firma, el desdén, los de pecho de aquí hasta allá y adornos de buen gusto. Una faena que pudo ser firmada por las figuras del toreo. Desafortunadamente se le fue el triunfo al señalar dos pinchazos, uno hondo por lo que dobló. Lento al toro y a él lo sacaron al tercio. Una faena que amargó a sus fieles seguidores.
Su segundo Piropo realizó una faena de enjundia y dramática que lo puso en los cuernos de la luna. Pues el toro que tuvo un buen principio cambió de lidia y presentó muchas dificultades que Diego supo resolver con disposición y valor. Con la capa estuvo bien a la verónica y en chicuelinas con mucha firmeza y muy ceñidas. Inició la faena con estatuarios de gran belleza en el centro del ruedo. Muletazos con temple y verticalidad, intercalando pases por la espalda riñonudos.
Metido entre los pitones aguantó las embestidas descompuestas de Piropo. Diego no estaba conforme y lo exprimió. Y le contamos hasta cuatro dosantinas y un cambio de mano para el de pecho. Siguió por bernardinas escalofriantes y estallaron los gritos de ¡torero…!, ¡torero… ! con el público de pie. Señaló un pinchazo antes de la estocada y luego de la fuerte petición se le concedió una oreja.

Roca Rey triunfa en Pamplona en una fiesta deslucida

El diestro peruano, con seis orejas en sus dos actuaciones, se convirtió en el nuevo ídolo de la plaza de Pamplona

El medio taurino impactado por la muerte Mario Aguilar

Las muestras de apoyo por parte de toda la familia taurina se han hecho copiosas en las redes sociales.

Se suicidó Mario Aguilar, torero mexicano

El ex matador fue encontrado colgado del marco de la puerta de su apartamento, para lo cual habría usado un cinturón.

Ventura, primer rejoneador en cortar un rabo en San Isidro

Este sábado, Diego Ventura se convirtió en el primer rejoneador de la historia del toreo en cortar un rabo en el coso Las Ventas.

Newslwtter
NOTICIAS