Aída y su arco, el equipo perfecto

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA
FOTOS: ALBERTO MONTALVO

LA experiencia en competencias de gran nivel internacional que dan los años convierte lo más mínimo en un importante aliado. Claro está que el tiempo agudiza los sentidos, sensibiliza el entorno y aún más tratándose de un arquero, que finalmente convierte su arco como una extensión de su propio cuerpo. Este elemento termina perfectamente conjugado con la armonía mental del atleta, trasformando un binomio perfecto con los años.
No se trata de capricho ni de estética, sino de buscar la conformidad total, porque cuando se es atleta de alto rendimiento y además de excelencia, ningún detalle debe pasar desapercibido. Como por ejemplo, el color del arco que se usa.
Recientemente la reconocida arquera Aída Román, miembro de la selección nacional de tiro con arco e insignia de este deporte, cambió por un arco color rosa, tono que de igual forma combina con sus flechas, que además de ostentar en su elaboración lo último de la tecnología, le transmite tranquilidad, armonía, factores claves para el buen desempeño de la ejemplar fémina.
“Me gusta el color, me da mucha tranquilidad y además eran colores nuevos que sacó la marca Hoyt, así que este es el primer arco decente rosa que sacan a la venta, me encanta”, indicó Román.
“Me da más confianza, es algo como entrar en un estado de confort muy agradable”, añadió.
-¿Cómo te sentías con los anteriores?
“Los colores me gustaban mucho, con el que gané en Juegos Olímpicos era red fishion, un rojo con tonalidades oscuras. Y el azul del año pasado me daba igual mucha tranquilidad”
-Cuál sería la analogía entre arco y arquero
“Somos un equipo, a veces cuando tu arco está bien afinado y uno quizás no está haciendo bien el trabajo técnicamente, el arco te perdona mucho el disparo. Buscamos siempre tener ese equilibrio, la buena afinación y una buena técnica del arquero”.
Aída expone que cambiar de un arco a otro conlleva muchos ajustes técnicos.
“Tenemos balanzas para identificar el peso de un arco con otro, hacemos algunos disparos en corto para identificar la altura de la flecha con la cuerda. Ese tipo de medidas se hacen en 30 metros, para luego hacer la afinación final”, subrayó.
-¿Para el uso de este arco se modifica tu entrenamiento?
“Cuando ya queda afinado el arco ponemos más atención sobre cuestión técnica, pero nada se modifica. El objetivo es tener lo más adecuado el arco”.
-¿Hasta dónde tienes la idea llegar con este arco?
“A donde se tenga que llegar”.
Por otro lado, en el segundo día de control que llevan a cabo los mejores arqueros para definir al equipo que represente a México en las justas internacionales que se avecinan, Aída expuso que la competencia ha sido muy buena.
“Sin duda el nivel se ha incrementado y siempre con esa exigencia porque las generaciones nuevas están pisando fuerte, no te queda otra que apretar”, dijo.
-No es que te obligue, pero sin duda se requiere que Aída lidere el equipo que salga de estos controles por lo que significas.
“Cada quien lleva la carga que tenga que llevar, pero en lo personal busco mejorar mi rendimiento y hacer mi mayor esfuerzo”, concluyó.

Día 5: Demostración del Poder Negro

Al llegar al quinto día de los Juegos Olímpicos de México 68 en el atletismo se habían batido siete marcas del mundo

Día 4: Oerter y Tyus, en el foco de los reflectores

La fiesta olímpica continúo en 13 frentes durante el cuarto día de los Juegos Olímpicos de México 68.

El morelense Luis Avilés Ferreiro se baña en oro en los JOJ

El morelense Luis Avilés Ferreiro de 16 años, logró el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en los 400 metros planos.

Día 3: La hazaña del Sargento Pedraza

El tercer día, segundo de competencias, el 14 de octubre de 1968, el atletismo tuvo como principal platillo la final de los 100 metros varonil.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS