¡Visca Barca! El Barcelona cumple 121 años

El escritor Manuel Vázquez Montalbán solía describir al Barcelona como el ejército desarmado de Cataluña. No hay cañones, pero pocas balas son tan efectivas como las esteladas en el Camp Nou en un día de Clásico. Los colores que emanan de las tribunas constituyen los sueños de Joan Gamper, su fundador, quien impulsado por el fervor de una ciudad que le dio cobijo, imaginó en un viaje lejano algo mucho más que un club.

Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp

Eran los años finales del Siglo XIX. Los de la Barcelona de las murallas recién derribadas. Los de las primeras torres de una Sagrada Familia que sólo existía en su totalidad en la mente indescifrable de Antoni Gaudí. Por las calles del barrio de Sant Gervasi caminaba un deportista suizo de nombre Hans Gamper, que entre tanto comenzó a cavilar la posibilidad de crear un equipo de futbol.

Cuentan los registros de la época, con sus letras ya gastadas, que la mañana del 22 de octubre de 1899, Gamper publicó un anuncio en la revista Los Deportes. La declaración de intenciones no era más que una atenta invitación para crear un equipo de futbol.

Pese a que la convocatoria no generó gran expectativa entre la gente local, los ciudadanos del mundo, cuyo destino había coincidido en la próspera Cataluña, vieron una buena oportunidad de retomar sus costumbres. La mayoría eran ingleses que habían dejado su patria cuando el futbol apenas comenzaba a serlo, pero había también catalanes cuya curiosidad los llevó a responder el llamado.

Hay que ganar sí o sí: Facundo Waller

Después de unos días en los que Hans se convirtió en Joan por el simple hecho de la pertenencia, se acordó bajo un optimismo generalizado una reunión definitiva. La tarde del miércoles 29 de noviembre de 1899, en una tertulia celebrada en el Gimnasio Solé, ubicado apenas a unas cuadras del mercado de La Boquería, un grupo de 12 jóvenes dieron forma a lo que sería el Futbol Club Barcelona. Gamper, que había imaginado durante algunas noches el momento, dio su discurso ante un grupo fervoroso. Las palabras del suizo tenían un marcado tono nacionalista que buscaba, a modo de agradecimiento, potenciar el orgullo catalán por sobre todas las cosas.

Cuando el equipo ya era equipo había que ponerle escudo y había que ponerle un color, o colores, como terminó siendo. Cada club tiene su historia. Así como dicen que Boca Juniors es azul y amarillo por un barco vikingo que llegó a un muelle bonaerense, el Barcelona es azul y grana porque esos eran los colores del equipo de rugby de dos de los primeros socios ingleses.

En realidad, no se sabe, porque esas son cosas que trascienden en el tiempo sin que nadie tenga la certeza de si sucedieron o no. Lo cierto es que el Barcelona salió a jugar sus primeros partidos con la camisa azulgrana y los shorts de color blanco.

Luego pasaron los años y el equipo anduvo como un nómada por los campos de la ciudad, hasta que se estableció en el estadio de la calle de la Industria. El pequeño inmueble de apenas dos pisos, al que le cabían poco más de seis mil espectadores, se llenaba hasta las lámparas cada que el Barça jugaba y de la última fila asomaban las retaguardias de los múltiples aficionados. De una de esas imágenes salió el sobrenombre de culés. Para 1922 el equipo se mudó a su primer estadio propio, el recién construido Les Corts.

Cuando en los años treinta el Barcelona se encaminaba a la consolidación definitiva, la Guerra Civil Española encendió los cañones. El graderío de Les Corts comenzó a quedarse vacío al tiempo que las manifestaciones políticas en los puntos emblemáticos de la ciudad sumaban cada vez más devotos.

Por si fuera poco, una mañana, bien al comienzo de la década, la ciudad amaneció con la noticia del suicidio de Joan Gamper debido a los problemas personales que se acumularon sin encontrar remedio. Sin el respaldo de la mente que ideó el presente, el club afrontó una crisis que cerca estuvo de lo trágico.

Pero no hubo tragedia, sino el recuerdo de los amargos días de la postguerra. Una vez superada la crisis política, el Barcelona salió reforzado en su identidad de club cultural y deportivo. La primera por encima de la segunda. Los años cincuenta llevaron a Kubala. El futbolista húngaro maravilló a los aficionados con sus disparos curveados. Era tanto el fervor que generaba, que el campo de Les Corts se había quedado pequeño.

Entonces fue que se construyó el Camp Nou. Y el 24 de septiembre, día de la Mercé, la patrona de Barcelona, del año de 1957, abrió su puertas. Aquella década también encendió para siempre la rivalidad con el Real Madrid. La disputa en el fichaje del argentino Alfredo Di Stéfano fue el motivo del desencuentro. El encono político una vez más había empañado el juego.

Pero el futbol siempre encuentra las maneras de volver a ser futbol. La década de los setenta, cuando el técnico Rinus Michels reinventaba las formas, llevó a Johan Cruyff al Barcelona. La llegada del holandés se entendió como la primera piedra de una ideología futura. Cruyff no decepcionó en su intento. Su larga e ingeniosa zancada combinada con una mente portentosa pronto puso a soñar al Camp Nou.

Desde esa fecha, los sueños de los culés a menudo suelen tener a Cruyff como protagonista. Una vez en su faceta de técnico, el holandés regresó a Barcelona como una especie de evangelizador. Cuando el siglo amenazaba con agotarse y la gloria europea no era más que una utopía, Johan inventó el Dream Team, un equipo plagado de canteranos, pero potenciado con algunos extranjeros capaces de marcar la diferencia.

Aquel equipo, además de ganar la primera Copa de Europa, con un zapatazo de Ronald Koeman que hizo estallar la catedral de Wembley, conquistó cuatro ligas de forma consecutiva. Los títulos, como una declaración de intenciones que llegaba hasta la capital.

Luego, con las ideas bien aprendidas de su maestro Cruyff, llegó Josep Guardiola. El técnico catalán encontró un equipo con canteranos brillantes como Xavi, Puyol e Iniesta, además de Lionel Messi, el argentino de la zurda prodigiosa. Poco tiempo tardó Pep para edificar la época más gloriosa del club, en la cual fue capaz de alimentar la ideología de un club hecho en casa. Fueron 14 títulos en apenas cuatro años, aunque el recuerdo es su principal legado para un club que llega a 121 años de historia.

Línea del tiempo

Noviembre 1899

Fundación

Joan Gamper y un grupo de 11 personas se reúnen en el Gimnasio Solé para fundar el Futbol Club Barcelona.

Febrero de 1910

Escudo

El club convocó a un concurso y resultó ganador el diseño de Santiago Femenia. La forma ha perdurado hasta nuestros días.

Mayo de 1922

Campo de Les Corts

El equipo culé inaugura su primer estadio propio. Su construcción costó 991.984,05 pesetas y tenía una capacidad para 22,000 espectadores.

Febrero de 1929

Título de liga

Luego de cuatro meses de competencia y tras acumular 25 unidades, el Barcelona se proclamó como el primer campeón de la Liga de España.

Septiembre de 1957

Nace el Camp Nou

Ansiosos de ver al Barcelona de Kubala, el club inaugura su nuevo estadio con capacidad para 99,000 espectadores un 24 de septiembre, día de la Mercé.

Agosto de 1973

Llega Johan Cruyff

El club anuncia el fichaje del holandés Johan Cruyff, uno de los jugadores más influyentes en la historia del Barcelona.

Mayo de 1992

Primera Orejona

Ya con Johan Cruyff como entrenador, el club ganó su primera Champions League tras vencer 1-0 a la Sampdoria, en Wembley.

Octubre del 2004

Debuta Messi

Hace su debut con el primer equipo Lionel Messi, el jugador más determinante en la historia del club y poseedor de prácticamente todos los récords.

Diciembre del 2009

Seis copas históricas

Con Guardiola, el club gana las seis competencias que juega: Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopas de Europa y España y Mundial de Clubes.

El dato

Diego Maradona

El Pelusa jugó apenas dos temporadas en el Barcelona, sin embargo, no logró consolidarse debido a una hepatitis y a una grave lesión.

Palmarés

Competición                                  Títulos

Liga Española                                26

Champions League                       5

Copa del Rey                                 30

Supercopa de Europa                    5

Supercopa de España                    13

Mundial de clubes                         3

Once histórico

PORTERO:

Andoni Zubizarreta

DEFENSAS:

Carles Puyol

Ronald Koeman

Joan Segarra

MEDIOS

Xavi Hernández

Andrés Iniesta

Johan Cruyff

Michael Laudrup

DELANTEROS

Lionel Messi

Ladislao Kubala

Ronaldinho

DIRECTOR TÉCNICO

Josep Guardiola

OTRAS FIGURAS

NOMBRE      POSICIÓN

Rafael Márquez          Defensa

Sergio Busquets         Medio

Guillermo Amor         Medio

Luis Suárez                 Medio

Diego Maradona         Delantero

Rivaldo                       Delantero

Hristo Stoichkov        Delantero

Samuel Eto’o              Delantero

Luis Suárez                 Delantero

Paulino Alcántara       Delantero

Helenio Herrera          Director Técnico

Palmarés

COMPETICIÓN                    TÍTULOS

Liga Española                        26

Champions League                5

Copa del Rey                          30

Supercopa de Europa             5

Supercopa de España             13

Mundial de clubes                  3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

🔊Escucha nuestro podcast🔊

Copa del Rey: definidos los cuartos de final, ¿contra quién juega el Real Madrid?

La copa española dejará dos platillos muy interesantes de cara a su definición

Copa del Rey: Barcelona suma nuevo fracaso; Real Madrid sobrevive

Los más grandes equipos de España siguen viviendo realidades distintas

Dembélé arremete contra Barcelona: "no caeré en chantajes"

El futbolista francés aseguró que no caerá en chantajes de la directiva culé

Barcelona no quiere más a Dembélé, ¿qué sucedió?

El futbolista francés ha rechazado en distintas ocasiones las ofertas de renovación con los culés

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS