Adriana Jiménez, la mariposa de los clavados

Mexico, 2015-02-02 21:21:24 | Redacción ESTO

POR HÉCTOR REYES
FOTOS: JUAN RAMOS

LA clavadista Adriana Jiménez no se compara a un pájaro en particular, le gustan los canarios, colibríes y águilas; por su canto, su vuelo y majestuosidad. Pero, ella en el aire se identifica con el vuelo de una mariposa, de hecho es muy parecida a la metamorfosis de su vida: primero como clavadista, entrenadora de la disciplina acuática por espacio de cuatro años, luego porrista de los Linces de la Universidad del Valle de México, y desde el año pasado, forma parte del serial profesional Red Bull de saltos ornamentales de altura.
Nos asociamos mucho con el vuelo, es una sensación inexplicable, la mejor evocación que he tenido en mi vida”, reconoce Adriana, con el movimiento en perfecta armonía, un aleteo silencioso que se deja llevar por las corrientes de viento, en una caída, con giros y vueltas a una altura de 20 metros en cada competencia.
“Sí, me cambió la vida: Me siento renovada, me siento nueva, muy feliz y día a día tienes un sueño en mente y día a día lo quieres lograr. El hecho de practicar un deporte extremo, no es tanto de aventarte de los 20 metros, sino seguir la disciplina, seguir lo que te gusta y sentir lo que haces en el aire y disfrutarlo”.
Es curioso, pero su traje de baño tiene los colores de la mariposa Monarca: negro y amarillo que contrasta con su piel bronceada, durante su estancia de 25 días en la Costa Dorada, en Brisbane, Australia.
“Somos muy afortunadas las que tenemos el valor y las ganas de hacerlo; somos contadas, no llegamos ni a 20 mujeres. Yo las admiro a cada una muchísimo, porque de ellas aprendo en cada ocasión que tengo la oportunidad de compartir la plataforma, porque son grandes personalidades, muchos años de experiencia y eso me ha ayudado mucho”, declaró la revelación del circuito, gracias a su segundo lugar logrado a finales del año pasado en Yucatán.
Durante su etapa estudiantil, Adriana el domingo disfrutó el triunfo de su equipo: los Patriotas de Nueva Inglaterra, en el Súper Tazón XLIX, en la Universidad de Phoenix, en Arizona.
“Me proyecté mucho, aprendí del juego del domingo, cómo de ambas partes lucharon hasta el final, obviamente siempre tiene que haber un ganador, pero me sorprendió mucho de las dos partes que hasta el último momento dan el corazón, porque todos tienen un sueño. Los Patriotas ganaron y bien merecido. En el deporte, todos luchamos por el primer lugar, y ahí se vio que dejan todo en la cancha: de ellos hay que aprender, de los buenos ejemplos”, hizo hincapié, la clavadista que tendrá este año Copa Mundial y el Campeonato del Mundo, este último a celebrarse en Kazán, Rusia, del 24 de julio al nueve de agosto.
En tanto, emerge de las aguas que refresca su vocación deportiva, en un espejo que acaricia el rostro con la suavidad de las alas de mariposa, en el vértigo que oprime el corazón y libera el espíritu de competencia que lleva adentro.