LXIX Aniversario de la Plaza México

Mexico, 2015-02-05 13:29:29 | Redacción ESTO

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

EN 1946 la Plaza México abrió las puertas al publico aficionado a los toros. El gran escenario llamó la atención de propios y extraño, no era para menos, se estrenaba el coso más grande de América. El cartel lo compusieron Luis Castro “El Soldado”, Luis Procuna y por España, Manuel Rodríguez “Manolete”, quienes despacharon un encierro de San Mateo.
A lo largo de sus años el recinto taurino ha tenido sus grandes momentos, cumbres mejor dicho, al igual que sus bajas. Pero en contra de toda adversidad se mantiene en pie, celebrando sus temporadas de corridas de toros y de novilladas, viendo crecer a sus toreros, dando y quitando.
A sus 69 años, la “señora” de Insurgentes sigue siendo una directriz del toreo mexicano, como ejemplo o no, la plaza México tiene lo que todo torero busca, el anhelo de triunfar y hacerse notar más allá de las fronteras.
Pocos, realmente muy poquitos, han sido los coletudos que se han hecho consentidos del público capitalino, una afición que sabe entregarse al sentimiento, un público sensible al buen toreo. Nada, absolutamente nada se compara su rugir a la hora de corear los pases, ese largo olé que retumba más allá de lo inimaginable y que trasporta a los toreros al cielo.
No, no es fácil ser un consentido de la Plaza México, como no es fácil alcanzar con los dedos las estrellas. Pero cuando se llega al paroxismo con su público, se llega a las puertas del Olimpo.
En todos estos años el coso ha cobrado de igual forma su factura, sabe dar emociones, alegrías y llanto de felicidad. Pero también nos recuerda en algunas de sus tardes que la fiesta de los toros derrama sangre y así como levanta pasiones, también levanta terror, dolor y muerte.
No, en serio que no es fácil ser consentido de esta “Señora”, porque así como abraza, también destroza y sepulta a los toreros.
Esta noche, en punto de las 20 horas, la Plaza México festejará sus 69 años y como cada año, será una velada inolvidable. Ahí se darán cita caras nuevas, familiares y de ocasión, que en su conjunto tejerán la gran fiesta, una tradición que continúa en pie, que prevalece y que contagia. Por que, ¿qué mística no es contagiosa?
El honor para festejar a esta hermosa “dama” lo harán el francés Sebastián Castella, el queretano Octavio García “El Payo” y el jalisciense Arturo Saldívar, que lidiarán un encierro de Barralva. Tres toreros triunfadores del actual serial y que darán al público la mejor de sus actuaciones, no por la fecha, sino por que así se caracterizan, entregador, férreos, apasionados, artistas y espartanos. Serenos e inteligentes ante el peligro, ante la fiereza de la bestia llamado toro bravo. Y bravura será la que tengan de sobra, porque los toros de Barralva han patentado verdaderamente una casta superior, que poner nervioso hasta a todo mundo. Son toros para poderles, toros que transmiten y este elemento es básico para complementar un festejo que pueda pasar a la historia.
Esta noche la fiesta de los toros está de celebración.
Festejemos pues la tauromaquia, engrandezcamos el espectáculo con nuestra presencia y disfrutemos lo que seguramente será una hermosa velada.
¡Felicidades, Plaza México!