Saldívar hizo sonar la pelea de gallos

Mexico, 2015-02-06 13:51:18 | Redacción ESTO

POR HORACIO SOTO CASTRO
FOTOS: ALEJANDRO VILLA

LA fiesta de la cumpleañera Plaza México, que se inició en la noche del 5 terminó en la madrugada de este día, pero bien valió la pena soportar una maratónica jornada y un frío polar, pues tuvo un final feliz por un lado y un sabor agridulce por el otro pues por fallas con los aceros Sebastián Castella y Octavio García “El Payo” dejaron escapar clamorosos triunfos, a pesar de que el queretano también fue premiado con una oreja.
Pero el aguascalentense Arturo Saldívar hizo sonar las notas bravías de la Pelea de Gallos luego de sacar agua de una piedra con una faena gallarda de entrega y con una determinación que rebasó la frontera de lo permitido, pues redobló esfuerzos tratando de salir por la Puerta del Encierro. Fue una labor dramática, estrujante que el público le ovacionó de pie.
Fue al toro Jugador de La Joya, un melocotón bonito, con cara seria, pero que tuvo sus dificultades y Saldívar se la jugó en verdad a costa de su integridad física, pues estuvo exponiendo y los pitones le quitaban los hilos de oro de la taleguilla.
Inició su labor en el centro del ruedo para hacer el péndulo que lo hizo en dos ocasiones por atrás y por delante en ayudados emotivos. El toro terminaba con la cabeza arriba y tiraba los derrotes en fea forma, pero Saldívar le pudo, lo metió en el engaño y le sacó los muletazos, cuando el toro ya había venido a menos. Le sacó tres dosantinas exponiendo en verdad y después en bernardinas tambien emotivas, Se dejó ir por derecho y cobró soberbio estoconazo y se dejaron escuchar desde arriba las notas de la Pelea de Gallos. Vuelta triunfal.
Previamente se había enfrentado a Gorrión de Barralva, que fue muy complicado y para ser francos, aunque no es lo correcto decirlo, pero no tenía un pase (todos los toros tienen un pase y una lidia). El toro terminó con la cabeza arriba gazapón y de embestida descompuesta, volteando en dos patas. Viendo esas condiciones Arturo abrevió con media tendida y descabello. Pitos al toro y él se retiró entre palmas.
DESFILE
Lo de maratónica fue porque por el ruedo de la Plaza México hubo un desfile de 9 toros. Uno que fue regresado por haberse lesionado la manita derecha. Se jugaron cuatro de Barralva de la lidia ordinaria y uno que sustituyó al que regresaron. Se jugaron dos de La Joya y uno de Fernando de la Mora, que fue un gran toro, igual que el Desafío de La Joya que obsequió “El Payo”.
Los de Barralva del encaste español y uno de mexicanos tuvieron muchas complicaciones. Unos toros serios con edad y peso y sobre todo bien armados con pitones muy astifinos. Fue un encierro que salió de lo que nos tienen acostumbrados esa vacada y no permitieron mayores opciones a los diestros, que en verdad se esforzaron y se jugaron la epidermis.

MÉXICO
La Plaza México tuvo muchos invitados y podemos hablar de unos 25 mil espectadores, que soportaron el frío como buenos aficionados y tuvieron el regusto de un final feliz. Por ese lado, pero resultó herido el subalterno Jorge Guerrero, quien sufrió una cornada con dos trayectorias grandes de 20 centímetros. Cornadas serias, no graves, pero además recibió tremenda paliza.

CASTELLA
El inicio del festejo pareció que iba a ser de gran gala, pero no fue así. Castella estuvo muy lucido con el capote y con la muleta faena variada con pases de calidad y temple, pero se vino a menos el toro quedándose corto y se metió entre los pitones para sacar los pases. Señaló dos pinchazos y se retiró entre palmas y lo hicieron salir al tercio. Su segundo también realizó una faena gallarda a pesar de los problemas que le presentó el de Barralva. Mal a la hora de matar, pero fue aplaudido. Pitos al toro.
Lo bueno llegó con el toro de regalo de Fernando de la Mora, un toro extraordinario, con calidad, recorrido, temple y sobre todo porque Sebastián tiene sitio y está muy puesto y le tejió un faenón de gran categoría con toda clase de pases. Naturales y ayudados de gran templanza, muy variada la dosantina y el pase del desdén como final. Pero todo se le cayó al señalar tres pinchazos antes de la estocada, pero eso no le resta la gran faena que fue y lo hicieron salir al tercio.
“EL PAYO”
Octavio García “El Payo” anduvo con el santo de espaldas en los toros que le correspondieron. Sin embargo él no se descompuso, siempre estuvo en la cara de los toros tratando de sacar el mayor provecho posible. En su primero escuchó un aviso y pitos al toro. El otro se lo regresaron por lesión en una manita y salió el sustituto que también fue un garabato.
En el de regalo de La Joya cuajó un faenón de altos niveles como él acostumbra con valor, determinación, entrega y muletazos templados. También estuvo exponiendo y logró muletazos en redondo con toda clase de pases. “El Payo” se recreó y se gustó. El celo profesional no lo pudo marginar. Mató de estocada caída y al primer golpe de descabello. De no ser por eso le otorgan las dos orejas.