Ellie Gonsalves, la ola perfecta

Mexico, 2015-02-07 11:15:14 | María Vega

POR GRACIÁN DE HERRERA

HAY mujeres que tienen la magia, aquellas que no es tan fácil quitarles la mirada u olvidarlas por la impresión que suelen causar. Es el caso de Ellie Gonsalves. Ella es el fuego que aviva la hoguera en los campamentos de los bosques azules, playas con inmensos arrecifes o las dunas del desierto del vasto territorio australiano.

nota-bellas-gonsalves1

Nació en Brisbane hace 20 años, aunque actualmente radica en Los Ángeles, California. Su físico no es común, a pesar de que es un país donde proliferan distintas culturas; su apellido proviene de otras tierras, de Portugal y el Mar Caribe, lo recuerda dentro de su árbol genealógico, en un mundo de colonizadores de nuevos mundos. La pasión que trae en la sangre, desde muy pequeña, cuando subir a la copa de los árboles era algo natural en ella.
Desde niña ha sido un torbellino gracias a su vida saludable. Una mujer hiperactiva que no veía, ni ve obstáculos a su paso, desde andar en bicicleta y montar a caballo. Después vendrían los sueños de ser actriz, bailarina y cantante hasta que un cazatalentos la incursionó en el mundo del modelaje.

nota-bellas-gonsalves3

Dentro de sus múltiples inquietudes y dentro de las áreas de oportunidades que se ha abierto, Ellie creó su primera colección de trajes de baño, los cuales ella misma vistió con el esplendor creativo de su naturaleza, donde la sangre de sus antepasados participaron en ese ritual de danza y música, en el perfecto equilibrio de sus emociones, de colores vivos y trazos geométricos de una naturaleza matemática, exacta, perfecta en sus contornos.
Esa naturalidad y temple, lo confirmó como embajadora mundial de los zoológicos en Australia, junto a personajes de renombre como Justin Timberlake. Ella apoya a la fundación “Guerreros de la Vida Salvaje”, creada por el fallecido Steve Irwin y su esposa Terri.
Ella considera que todo lo que ha logrado tiene como principio la pasión, disciplina y vivir con intensidad el día a día: una ola que arrebata todo a su paso.