Bélgica califica con máximo de puntos, Corea deja Brasil

Mexico, 2014-06-26 16:58:47 | María Vega



[symple_tabgroup]
[symple_tab title=”Crónica”]
SAO PAULO.- ¡Una meta más! Sin correr a gran velocidad, el “caballo negro” del Mundial de Brasil logró su tercer laurel de la competencia. Bélgica trotó a medias y doblegó 1-0 a Corea del Sur para cerrar de manera invicta la fase de grupos, tres victorias al hilo, con cuatro goles a favor y uno en contra.

Hasta el momento, el cuadro belga ha hecho válidos los pronósticos que lo colocaban como la gran revelación de la justa.

Los Diablos Rojos prometen más travesuras en los octavos de final. Estados Unidos es su siguiente valla.

Corea del Sur, por su parte, dice adiós al Mundial con más pena que gloria.

EL PARTIDO

Ya con el boleto a la siguiente fase en la bolsa, Marc Wilmots optó por un cuadro alterno para hacerle frente a los coreanos. El técnico belga le dio juego a elementos con poca participación en el Mundial, entre ellos la novel estrella del Manchester United, Adnan Januzaj; a él se sumaron elementos como Kevin Mirallas, Steven Defour y Moussa Dembele, además de los cambios obligados en la defensa central por los dolores musculares del capitán Vincent Kompany y Thomas Vermaelen.

Tantas modificaciones en la alineación titular perjudicaron a los Diablos Rojos, los once elementos en el campo no embonaron tan fácil. Fellaini y Mertens, de los que se mantuvieron en la titularidad, intentaron liderear los embates belgas.

Corea no dejó maniatarse, al contrario, obligado a lograr el triunfo para mantener alguna posibilidad de avanzar a la siguiente fase, atacó a los europeos esporádicamente en el partido.

El juego lució nivelado. Mertens dejó ir la primera gran oportunidad del cotejo, Drens tomó un rebote en el área, tuvo todo para fusilar a Kim Seung-gyu, pero voló su disparo. ¡Se salvó Corea!

El equipo asiático respondió de inmediato. Ki Sung-yueng llevó el balón hasta los linderos del área, vio un hueco y sacó un fogonazo. El esférico iba a la red pero apareció el manotazo de Courtois. El portero del Atlético salvó a Bélgica.

Corea aumentó su intensidad y en un balón que metió al área casi provocó un autogol belga.

Para agravar la situación de los Diablos Rojos, Steven Defour salió expulsado segundos antes de finalizar el primer lapso por una plancha sobre Ki Sung-yueng.

EL COMPLEMENTO

Al volver del vestidor, Hong Myung-bo buscó aprovechar la superioridad numérica en el campo con el ingreso de Lee Keun-ho, un delantero más a la batalla.

El atacante del Ulsan Hyundai de inmediato causó peligro en el área belga al impactar con la cabeza un servicio, pero el esférico salió apenas desviado.

Bélgica resintió a medias la expulsión, dejó de atacar pero siguió sólido atrás.
Myung-bo volvió a cambiar su formación al meter dos hombres más para tratar de encontrar el gol. Kim Bo-kyung y Ji Dong-won ingresaron a la batalla.

Corea acorraló a los belgas, sin embargo, en plena revolución asiática, Jan Verthongen aprovechó un rebote en el área para abrir el marcador.

El gol desmoronó a los coreanos. En los últimos minutos Wilmots metió a Hazard para consumir el tiempo restante.

No hubo más en la Arena Corinthians. Bélgica, con paso avasallador pero sin mostrar su máximo nivel, está en octavos de final.

[new_royalslider id=”95″]
[/symple_tab]
[symple_tab title=”Minuto a Minuto”]


[/symple_tab]
[symple_tab title=”Stats”]






[/symple_tab]
[/symple_tabgroup]