Hasta pronto, Don Mario

Mexico, 2015-02-08 22:05:51 | Fernando Schwartz

POR FERNANDO SCHWARTZ

GOLPEAR las letras del teclado no es tarea fácil cuando se escribe con dolor el adiós de un jefe, de un amigo, de un brillante empresario y un dirigente deportivo mundial de gran calidad.

Ha fallecido Don Mario Vázquez Raña, el hombre que puso el deporte olímpico mexicano en el mapa, el ser humano que en su férrea disciplina siempre tenía un detalle y un empujón para quien lo requiriera, el empresario que creció en varias ramas siendo la principal los medios de comunicación y siendo el único en el planeta con tantas entrevistas y charlas con los grandes líderes del Siglo pasado y presente con quien le tocó convivir.

Hablar de Don Mario es valorar a un guía, al consejo inteligente y al hombre audaz que siempre persiguió sus objetivos y no se fue sin conseguir uno sólo. La obra inconclusa que el destino ya no le permitió realizar fue despedirse de la Organización Deportiva Panamericana, que presidio desde 1975, en la realización de los próximos Juegos Panamericanos de Toronto, que se celebrarán en el mes de julio del presente. Ahí daría el remate a todo lo que logró en pro del deporte de la región.

Nunca quiso ser presidente del Cómite Olímpico Internacional, cuando siempre tuvo la posibilidad de serlo. Fue brazo derecho de Samaranch en la época más difícil del olimpismo mundial, cuando vivió los boicots de Moscú 80 y Los Ángeles 84, siendo fundamental todo lo que hizo al lado del catalán para volver a unificar a la familia olímpica y fue el artífice de la famosa tregua olímpica para parar los conflictos mundiales en la realización de los Juegos. Con aquella carta de declaración de ACNO en Acapulco cerró todos los resquicios que hubieran para que así fuera.

Y no aceptó ir al COI por la sencilla razón de no irse a radicar a Suiza y abandonar México, donde siempre estuvo al pie del cañón de sus negocios, como del deporte olimpico. Los reconocimientos que recibió a nivel internacional son manifiesto del liderazgo que ejerció en el mundo y que éste siempre le reconoció. Querido por los atletas para quien siempre tuvo una palabra de aliento, para los que trabajamos a su lado la enseñanza de una disciplina a prueba de balas y el trabajo continuo sin parar y seguir produciendo, siendo que él predicaba con el ejemplo cuando siempre abandonaba a altas horas de la noche su oficina de Serapio Rendón, su reducto para pensar y ejecutar en la toma de decisiones que siempre le condujeron por el camino del éxito.

Ser humano de gran corazón, que siempre tendió la mano en los momentos necesarios para ayudar a toda su gente. Detrás de ese serio rostro adusto estaba el otro lado de su personalidad, el del bromista, el que con gran manejo de ironía arrancaba una sonrisa y que rompía con cualquier tensión que se pudiera generar en el alrededor. Con Paquita, su inseparable compañera, Don Mario se caracterizó por su espontaneidad y buen anfitrión en cada una de las reuniones que se llevaban a cabo para honrar a los visitantes, fuera en su casa o en algún otro lado del planeta.

Las anécdotas y relatos que tenía alrededor del mundo olímpico era un deleite escucharlos con su prodigiosa memoria que siempre tuvo al frente el nombre, el lugar, el momento, el año, el mes en que esto sucedió. Tengo el enorme gusto de colaborar en Organización Editorial Mexicana desde el 2000, pero mas el gusto de conocer a Don Mario desde los Centroamericanos de Medellín 1978, cuando de repente alguien me tomó con una llave en el cuello; ya me disponía a soltar un codazo y cuando escuché la carcajada me detuve, era Don Mario el que vacilaba y sorprendía.

Fue preparando su camino. Antes de dejar ACNO organizó un último e impresionante Congreso en Acapulco, donde 205 naciones se dieron cita en el 2010 en octubre, en lo que fue la última magna reunión de la familia olímpica que organizó y presidió. Fue infaltable en las citas olímpicas desde México 1968 y sólo a la ultima en Londres 2012 ya no asistió por haber roto la relación con las traiciones que tuvo en ACNO. Siguió en la guía del Deporte de las Américas, falleciendo a sólo meses de llegar a la ultima meta en Toronto 2015.

QEPD el Jefe y Amigo DON MARIO VAZQUEZ RAÑA.