Paty Guerra, la nadadora de aguas abiertas que a través del deporte hace labor social

FOTOS OSWALDO FIGUEROA

“Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, frase atribuida al célebre escritor indio Rabindranath Tagore, que aplica a la perfección con la labor que desde hace muchos años practica la nadadora de aguas abiertas, Patricia Guerra Menéndez, quien ha dedicado gran parte de su vida al deporte, mismo que ha sido el pretexto para hacer labor social a fin de ayudar a mujeres y niños vulnerables y tratar de darles una mejor calidad de vida.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Paty tiene claro que debe regresar al deporte lo que le ha dado y “la mejor forma es seguir haciendo deporte y a través de éste ayudar a diferentes causas en mi país. Es un tema de conciencia, creo que es tener la capacidad de ver a través de los ojos de los seres humanos, saber que al final del día no todos tenemos las mismas oportunidades, y que a través de lo que más te gusta hacer tú puedes ayudar a mucha gente, ése es el principio de esto, generar conciencia es ver lo que muchos han decidido no ver”, dice.

La finalidad de Paty es sumar para que la gente de este país tenga mejores oportunidades de vida, así que tiene muy claras sus causas: ayudar a las mujeres, los niños y el medio ambiente.

“Cuando tú tomas este tipo de decisiones en la vida, la misma vida te suma y te va poniendo enfrente los motivos por las cuales vale la pena hacerlo, y se acomodan las cosas; empezamos a nadar por tratamientos a las mujeres con cáncer de mama, primero fueron mastografías, después fue comprar un mastógrafo, luego tratamientos completos que nos han permitido llegar a más de cuatro mil mujeres con este tipo de enfermedades”, cuenta.

SIGUIERON LOS NIÑOS

Para Guerra Menéndez faltaba por ayudar alguien muy importante para la sociedad y ellos son los niños, los más indefensos ante cualquier circunstancia, ya que en muchas ocasiones viven situaciones muy extremas.

“La vida nos puso enfrente a los niños y empezamos a nadar por trasplantes de médula; luego los mismos niños nos dijeron, ‘oye, en México existe pobreza alimentaria extrema’. Hay niños que sólo comen una tortilla cada 48 horas; y no estás en África, estás en México, esto pasa a cinco horas de mi lugar de entrenamiento, que está en el Nevado de Toluca”, aseveró.

Ver tal situación en los niños orilló a Paty a buscar la manera de apoyarlos de forma consistente y efectiva.

“Empezamos a hacer las campañas de ‘Una brazada, una sonrisa’, y fue gracias a esa campaña que beneficiamos a más de cuatro mil niños que padecen esta situación. Creo que parte de esa magia es evidenciar al gobierno de tu país que eso existe, que tenemos que poner ahí los ojos y que la única forma de bajar la estadística es sumando, porque en muchos aspectos, más en los aspectos de salud, las cifras ya nos rebasaron, y parte de hacer conciencia es tener en cuenta que a lo mejor nos tenemos que mover de lugar, salirnos de nuestra zona de confort”, comenta.

“A lo mejor yo sí tengo que crecer como ser humano para empezar a ver cosas que antes no había decidido ver, porque si no volteamos a esas causas tarde que temprano posiblemente lleguemos a tener que modificar el estilo de vida que tenemos porque no podemos pretender vivir en un país con igualdad si tú no eres parte de esa igualdad”, agrega Patricia Guerra.

En la última travesía que hizo Paty Guerra benefició a niños ciegos o débiles visuales que necesitaban computadoras para poder integrarse a los tiempos de la actual tecnología, algo que fue todo un reto para la nadadora.

“Siempre he dicho que cuando estás preparado la vida te pone las cosas enfrente, y cuando quieres ir hacia adelante y tienes muy claro el objetivo se dan las cosas”.

SUPERAR EL MIEDO

Como atleta que es, Paty tiene un físico fuerte, pero no es muy alta (1.67), sin embargo, en cada travesía se enfrenta al mar con la finalidad de conseguir ese objetivo, eso es algo que le impone, incluso, le da miedo.

El miedo es parte de los seres humanos y negarlo es negar parte de tu historia y negar parte de lo que tienes y de lo que quieres hacer, cuando tú decides entra a nadar una travesía tienes que entrar con todos los riesgos, y ahí también está el miedo.

“Siempre he creído que en el momento que tú aceptas que eres vulnerable en algún sentido tratas de minimizar todos los riesgos y cuidar todos los detalles, así es como el miedo lo transformo en una fuerza poderosísima para ir hacia adelante, lo tomo como mi aliado, siempre lo he tenido presente del lado derecho de mi cerebro y hace que al final del día minimice los riesgos y que sepa que del otro lado está mi familia, mi pareja, mi hijo Daniel y que por eso vale la pena minimizar esos riesgos, pero el miedo siempre está ahí”, confirmó.

Para la nadadora, “servir es lo más importante. Y cuando decimos servir apelamos al sentido más profundo de la palabra”.

Por eso, Paty consigue las aportaciones para las personas que ayuda, literalmente, brazada a brazada. En cada cruce que realiza, convoca a través de redes sociales, medios de comunicación, las organizaciones beneficiadas y la misma Fundación KIO, que ella preside.

En sus campañas, “vende” cada brazada en 50 pesos a través de depósitos bancarios. La respuesta siempre es rápida y generosa. Hay personas que compran hasta 500 brazadas, sobre todo cuando se trata de ayudar a los niños con problemas de alimentación.

Rachael Blackmore, primera mujer en ganar el Grand National en Inglaterra

La avala el reconocimiento a su labor

Paty es reconocida por sus más de 20 cruces en los mares de México y el mundo.

“En cada travesía logras que muchas personas puedan beneficiarse con lo que estás haciendo, y parte del miedo es no lograrlo, porque no le cumples a todos esos chiquitos que están esperando un trasplante de médula, o una computadora para seguir estudiando y fallar porque también representas a este gran país, es parte de esa magia”.

Luego de los retos que se ha impuesto, un lugar le ha llamado poderosamente la atención.

“El Mar de Cortés, es un lugar mágico, el acuario más grande del mundo, y donde creo que mejor me ha tratado el mar, es muy parecido al Canal de la Mancha, donde hicimos entrenamientos intensos para poder llegar allá. Llevo más travesías con causa que sin causa, y la razón de las cosas es que encontré un motivo más el porqué vale la pena tratar de llegar al otro lado”.

Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp

🔊Escucha nuestro podcast🔊

 

 

 

Mavericks aplasta a Suns y enfrentará a Warriors en la final de la Conferencia Oeste

Luka Doncic salió en una espléndida forma y atropelló a Phoenix

De tenista a rapero: Daniil Medvedev grabó una canción con Shapovalov

El ruso que reaparecerá en el Torneo de Ginebra, reveló que en su ausencia se refugió en la música y pronto podremos escucharlo

Celtics borran a los Bucks y habrá nuevo campeón de la NBA

Con la eliminación del cuadro de Bostón a manos de los Bucks de Milwaukee se vislumbra a un nuevo monarca

Checo Pérez se convierte en padre por tercera ocasión mientras vive su mejor campaña en F1

El piloto mexicano ha dado muestra de sus grandes habilidades al volante en esta temporada del Gran Circo

NOTICIAS