“Cincuenta sombras de Grey”, drama erótico

Mexico, 2015-02-12 08:38:57 | Redacción ESTO

Foto: Reuters

POR ALMA ROSA CAMACHO

UNA inocente y virgen graduada en Letras Inglesas, Anastasia Steele, está dispuesta a desbordar amor y llenar de caricias a su hombre, el soltero, galán y millonario Christian Grey, quien lleva una oscura vida sexual. Ella hará hasta lo imposible por transformar los deseos de placer de él por el real y ordinario enamoramiento.
Así es la trama del filme norteamericano de la cineasta Sam Taylor Johnson “Cincuenta sombras de Grey”, protagonizado por Dakota Johnson y Jamie Dornan, que se estrena hoy en México, con 1,200 copias y que tuvo un costo de 40 millones de dólares, que está basado en el best seller de la escritora inglesa E.L. James, surgida de su trilogía literaria.
Esta historia guionizada por Kelly Marcel, del género romántico, dramático y erótico, nos sitúa en el encuentro de un magnate de “Casa Grey” y la alumna a punto de graduarse en Literatura Inglesa, Anastasia Steele, quien le hace un favor a su compañera de clase, quien se encuentra resfriada y ella le hace las preguntas al codiciado magnate soltero.
Él se queda prendado de su inocencia, belleza física y juventud; que lo hace viajar de Seattle a Portland, Estados Unidos; donde ella reside. La amistad lo lleva al siguiente paso, a proponerle que mantuvieran una relación sexual, para la que tenía que firmar un contrato de confidencialidad.
Anastasia, entre curiosa y llena de inocencia, inicia la serie de preguntas a sus dudas, hasta que se entera de las cláusulas con las peticiones, como el hecho primordial de hacer el sexo duro, como Christian lo nombra, sin que se le tocara, y él es el “amo” y ella la “sumisa”.
Asimismo, en uno de sus encuentros en su lujoso departamento, ella le dice no entender eso de juegos eróticos porque no se ha entregado a ningún hombre. Entonces, Christian de manera sutil le hace el amor con gran entrega y hasta llena de pasión.
De ahí, los encuentros se siguen dando como dice el contrato, de viernes a domingo, sin que lo toque, que ella sea la sumisa, que tome anticonceptivos orales, que no tome bebidas embriagantes ni drogas y que sólo haga sexo con él.
La noche que ella le dice que le enseñe “ese que soy yo”, como se nombra Christian Grey, la lleva a su habitación de juegos eróticos con su cabello trenzado y le empieza a dar de “latigazos” en las nalgas.
Anastasia, sintiendo violencia física en su persona y declarándole que de él se ha enamorado, le grita que “no la vuelva a tocar” y que la deje sola en su habitación. Y al siguiente día se va. Él la alcanza en el elevador y le dice “Ana”, y ella, “Christian”, cerrándose el elevador…
Esta película fue exhibida ayer en plaza Universidad, al mismo tiempo que se presentaba en el Festival de Cine de Berlín, adonde asistieron la directora y los protagonistas Dakota Johnson y Jamie Dornan.