A 15 años de la primera pelea de la trilogía Morales-Barrera

Mexico, 2015-02-18 09:16:05 | Redacción ESTO

Foto: Cortesía

TIJUANA, BC.- Este jueves 19 de febrero se cumple el 15 aniversario de la histórica primera pelea de la trilogía entre Érik “Terrible” Morales y Marco Antonio Barrera, que tuvo lugar en el Events Center del hotel y casino Mandalay Bay de Las Vegas, Nevada. Ahí, el tijuanense se impuso por decisión dividida en 12 rounds para unificar los cinturones de peso supergallo del Consejo Mundial de Boxeo y de la Organización Mundial de Boxeo.

“No debí haber aceptado esa pelea en peso supergallo, me mataba para dar el límite de las 122 libras y no subí al ring al cien por ciento”, mencionó el peleador fronterizo a 15 años de la emocionante y fragorosa batalla.

Ese primer encuentro de Morales vs. Barrera se realizó el 19 de febrero de 2000 y fue premiado como “Pelea del Año” por la Asociación de Escritores de Boxeo de América (BWAA).

El “Terrible” se llevó calificaciones de 115-112, 114-113. Otra, 113-114, fue para el capitalino.

Morales manifestó que aceptó la pelea “por la enemistad que tenía con Barrera, era una realidad que no podíamos vernos. Arriba del cuadrilátero demostramos nuestro coraje, y el error fue que firmé en peso supergallo, cuando sufría mucho para dar el peso”.

Acerca de esta misma contienda, recordó que no podía más después del quinto round, ya que estaba completamente agotado por el esfuerzo para marcar el límite. “Pensé en quedarme en el banquillo, pero no quise decepcionar a la gente y a los promotores Bob Arum y Fernando Beltrán, que depositaron toda su confianza en mí”.

El hombre que posteriormente se convertiría en el primer mexicano vencedor de Manny Pacquiao aseguró que tuvo el dominio de la pelea durante los asaltos, “pero Barrera cerraba fuerte los últimos 10 segundos de cada episodio para impresionar a los jueces y por eso mi triunfo fue por decisión dividida, pero me convertí en el mejor peleador de peso supergallo en el mundo”.

Érik Morales expresó que después de esa pelea, Bob Arum, presidente de Top Rank, le otorgó toda su confianza y él fue la punta de lanza para que más peleadores mexicanos fueran promovidos por esta promotora en Estados Unidos.

“Conmigo empezó Bob Arum a promover a mexicanos. Fui el que abrió las puertas para los compatriotas y fui el pilar de Promociones Zanfer con Fernando Beltrán en México”, afirmó.

Morales y Barrera sostuvieron dos choques más, con triunfos por puntos para el capitalino -uno de ellos polémico- en una de las rivalidades más clásicas entre mexicanos.