La cirugía estética se convirtió en competencia para los gimnasios

Carlos Gabino

Foto: Luis Garduño | ESTO

Meses y hasta años de arduo entrenamiento en el gimnasio para lograr un cuerpo musculoso, ahora se pueden reducir a sólo unas semanas gracias a la cirugía estética.

Con los avances de la ciencia médica y tecnológica, actualmente es posible obtener un escultural físico en unos cuantos días, aunque también tiene un costo, tanto económico como de dolor y riesgo. Pero como dicen que la belleza cuesta, pues vale la pena el sacrificio.

Desde hace más de un año, a causa de la pandemia, cerraron los gimnasios y esto dio pie a que aumentara el número de operaciones para tener unos abdominales definidos y unos pectorales voluminosos.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Así lo explica para el Diario de los Deportistas el doctor Juan Antonio Treviño Macías, director del Centro de Cirugía Plástica, que se localiza en calle Magdalena 334 de la colonia Del Valle:

“Al principio de la pandemia por Covid-19 nos sugirieron a los cirujanos plásticos que cerráramos, por las medidas sanitarias implementadas, pero fueron colegas que tenían sus consultorios en hospitales, donde el riesgo de contagio sí era muy elevado, pero en consultorios especializados como el de nosotros, no tanto porque aquí viene gente sana, sin complicaciones de salud, que sólo quiere someterse a procedimiento estético”.

Agrega el cirujano plástico, estético y reconstructivo: “Aprovechando que muchos trabajaban desde sus casas, decidieron operarse pues tendrían tiempo para su recuperación, y entonces aumentó la demanda de pacientes en los primeros meses, pero ya luego se estabilizó porque empezó a golpearles la economía y la incertidumbre porque nadie se esperaba que esta pandemia fuera a durar tanto, y no tiene para cuándo termine”.

DE LIPOSUCCIÓN A LIPOTRANSFERENCIA

Pionero de la cirugía plástica en México, con una experiencia de 30 años, el Dr. Treviño detalla el procedimiento para quitar la grasa del cuerpo: “Esta cirugía comenzó a desarrollarse en México a mediados de los años 80 y básicamente se trata de una liposucción, pero con el transcurso de los años ha habido muchos cambios rimbombantes en los términos debido a las modificaciones de las técnicas. Liposucción ya no es el término más adecuado porque actualmente la cirugía no se limita a sacar grasa del cuerpo, sino también a transferir a modo de injerto esa grasa que se le saca del abdomen o de las llantitas, a otras áreas; las mujeres piden mucho que se las pongan en los glúteos.

“Luego se le llamó lipoescultura o lipomodelación de alta definición, en la cual comenzaron a implementar el marcaje en algunas áreas del cuerpo a nivel muscular, a definir los hombros, bíceps, el six pack abdominal, los pectorales. Después pasó a ser una lipoinyección o lipotransferencia, que empezó a usarse en glúteos, luego en mamas, tanto en hombres como en mujeres, para aumentar volumen de deltoides, bíceps, tríceps, de la misma cantidad de tejido extraído. Posteriormente la tendencia de esa técnica pasó a ser de alta definición, sin embargo se dieron cuenta de que si se le marcan mucho los músculos y esta persona cambia de hábitos alimenticios, pero se descuida y vuelve a engordar, los músculos se le ponen como bimbollos y en lugar de agradables se ven exagerados y ridículos. Entonces se cae en otra definición: lipoescultura de suave definición, en la que los marcajes se hacen con discreción y mejora si esa persona sigue yendo al gimnasio y come de manera saludable”.

El profesionista de la salud continúa: “Otra de las cirugías son las prótesis, que son implantes especiales, que pueden ser de pectorales para que la persona pareciera que tiene pectorales muy desarrollados, en lugar de lipotransferencia. La diferencia básica es que si se pone prótesis, y en caso de que ya no la quisiera, se le retira y ya. En cambio si la lipoescultura es por transferencia, ya no se puede quitar.

“La lipoinyección en cuanto a resultados es un poco impredecible el volumen exacto en que va a quedar porque se trata de un injerto. Al retirar material graso de un lado y ponerla en otra área, aunque se trata del mismo tejido graso, no son las mismas células y hay incertidumbre de la cantidad de tejido que va a sobrevivir, que puede ser de un 50 o 70%. Cuando se arranca de su lugar de origen, las células no tienen aporte sanguíneo y al trasladarlas de una zona a otra, muchas mueren en lo que consiguen nueva irrigación. Esas células que sobreviven van a adaptarse al sitio adonde quedan, pero se siguen comportando según el programa genético que tenían”.

RIESGOS

“Aunque no hay riesgo de rechazo del tejido, está latente otro tipo de peligro, como en toda cirugía, que es la infección con reacciones que forman seromas. Pero habitualmente cuando la cirugía es bien llevada, no debe haber ningún problema”, señala el Dr. Treviño.

“El tema de los riesgos es mínimo porque se trata de gente sana, que no tiene infección. A los cirujanos que nos tocó ver la evolución de la cirugía del contorno corporal, sabemos que la liposucción es una excelente técnica, con excelentes resultados cuando está bien llevada. Aquí cuentan mucho varios aspectos, como la edad; no es lo mismo una paciente de 20 a 30 años, que una de 50, porque ésta ya no tiene la misma elasticidad su tejido, la piel tiende a tener un excedente. A la hora de encoger se acomoda o encoge en diferentes grados del área liposuccionada y a veces se encoge de manera irregular. A mayor edad tienden a aparecer pequeñas abolladuras. La edad máxima para hacerse una lipoescultura, cuando todavía la piel tiene excelente calidad, es de 45 años”.

De acuerdo con nuestro entrevistado, uno de los riesgos que se corre es por voluntad del propio paciente, que después de hacerse una primera cirugía y ver los resultados positivos, quiere otra operación y luego más, se vuelven muy exigentes y entonces con el tiempo se cae en una exageración en la demanda de cambios físicos que van más allá de la normalidad y caen en la ridiculez.

“Es parecido al caso de los fisicoconstructivistas”, apunta el galeno, “que exageran en aumentarse los músculos y ya no se ven estéticos, a veces ni pueden caminar porque chocan entre sí sus muslos, son como robots, esa es una alteración de la imagen corporal. Se van alejando de una estética natural”.

BENEFICIOS

En este sentido, recalca el Dr. Treviño que “cuando son necesarias las operaciones, cuando hay algo que está fuera de lugar, redundan en cambios en la seguridad personal, se logran beneficios en relaciones interpersonales y trae como consecuencia un mejoramiento de estatus, personas mejoran en su trabajo porque sus jefes y compañeros las ven mejor.

“Juventud y belleza son valores sumamente apreciados. La belleza es armonía física y se asocia con todas las cualidades, las virtudes; en cambio la fealdad refleja todos los defectos. La presencia física de una bonita es agradable. Los mexicanos somos superfluos, lo llevamos por cultura, desde chiquitos nos enseñaron que las brujas son las malas y las princesas son las bonitas”.

PRECIOS

Por último comenta que “los costos de las operaciones varían, no hay un estándar para determinada cirugía que respeten todos los colegas, pero habitualmente son menos costosas de lo que la gente supone. Si se toma en cuenta todo lo que gasta en mejorar su aspecto, va a caer en la cuenta de que cuesta menos someterse a una cirugía que buscar mejoría con materiales como ropa, maquillaje, cremas.

“En promedio una prótesis de mama o de glúteos debe andar, incluyendo honorarios del cirujano y del anestesiólogo, llegan hasta 150 mil pesos en una clínica de lujo; aquí en el Centro de Cirugía Estética es alrededor de 90 mil. Y una liposucción oscila entre 40 mil y 120 mil pesos”.

LA BELLEZA ES UN ARTE

Como complemento a lo expuesto por el Dr. Juan Antonio Treviño, su colega Dr. Enrique Simón Vargas Zamudio señala que para tener un cuerpo atlético y armonioso, lo ideal sería conjuntar la cirugía plástica con el gimnasio.

Director del Consultorio Médico Especializado, que se localiza en Calle 2 No. 189, colonia Arenal, alcaldía Azcapotzalco, el Dr. Vargas afirma que la belleza cuesta y vale la pena cualquier esfuerzo por arreglarse o resaltar algunas partes del cuerpo, pero recomienda que se haga con médicos certificados, que garanticen calidad y profesionalismo. Él en su clínica es lo que brinda, así como una excelente atención por parte de su equipo de trabajo que encabeza Alejandra Vázquez García. Ahí, además de la lipoescultura, el Dr. Vargas ofrece varios procedimientos quirúrgicos, tanto faciales como corporales.

LA ANESTECIA, DE VITAL IMPORTANCIA

El mayor miedo que tienen los pacientes para someterse a una cirugía plástica es por la anestesia. Temen no despertar.

Así lo afirma el Dr. Gustavo Trejo Hernández, anestesiólogo con 28 años de experiencia.

“La cirugía plástica es un boom, ha tomado un papel relevante en las personas buscando una mejor apariencia, un estilismo en el cuerpo. Lamentablemente ha habido casos esporádicos de que el paciente no sale de la anestesia, pero si se toman todos los cuidados, la cirugía debe ser todo un éxito.

“En la anestesia lo que hacemos es dormir al paciente, quitarle la sensibilidad total o una parte de su cuerpo. Consta de varias etapas, que son la amnesia, pérdida de la conciencia, con la que no va a recordar lo que pase durante la operación; la analgesia, desaparición del dolor; la hipnosis, desconectado, estado de inconsciencia por vía farmacológica.

“De bastantes años para acá, la anestesia ha tenido un auge en cuanto a preparación, equipo y medicamento. Antes sólo se pensaba en tener un buen equipo para lograr una exitosa anestesia; ahora los medicamentos son muy específicos, muy finos y de una eliminación menos tóxica, por lo cual es un procedimiento seguro. Cofepris se preocupa por que las clínicas tengan el equipo y fármacos seguros.

“La anestesia es una especialidad médica, por lo cual nos exigen varios años de experiencia, cubrir créditos en una universidad, aprobar examen y una recertificación cada año. Es una especialidad sumamente completa, que comprende conocimientos de anatomía, líquidos y electrolitos, matemáticas, física, bioquímica, farmacología y más”.

El Dr. Trejo, egresado de la UNAM y la UAEM, lamenta que muchos doctores piensan que la anestesiología es el patito feo de la medicina. “Tú con un piquetito duermes al paciente y ya”, le dicen. “Pero eso no es cierto”, aclara. “A cada rato checamos al paciente; un descuido y se nos va. Hay que tener sangre fría para actuar de inmediato cuando surge alguna complicación, mantener la calma para no preocupar al cirujano. Un descuido de 15 minutos puede ser fatal. Las complicaciones pueden ser por alergia, de leves a severas, un tratamiento de una alergia puede desembocar en otra alergia. Contrarrestar efectos del medicamento porque para toda acción hay una reacción.

“Todo paciente se debe individualizar, tener en cuenta su edad, peso, talla, si fuma; las situaciones en que llega al quirófano, no es lo mismo un paciente sano que un balaceado, un quemado, es un manejo distinto. Además influye la predisposición genética”, concluye.

COSMIATRÍA, INVALUABLE APOYO

Antes y después de una cirugía plástica, el paciente debe ponerse en manos de un(a) cosmiatra, para que los resultados de la operación sean óptimos.

¿En qué consiste la función de este especialista? Eso nos lo explica la cosmiatra Carla Treviño Villarreal, jefa de esta área en el Centro de Cirugía Estética:

“Bueno, para empezar hay que definir que la cosmiatría es una disciplina que estudia y trata la piel sana y enferma, a diferencia de la cosmetología, que sólo se encarga de los cuidados de la piel sana.

“Mi función, relacionada con la cirugía plástica, es preparar al paciente previo a la cirugía, como puede ser bajando de peso, mejorando el drenaje linfático, la circulación, la calidad de la piel, esto es en algunos casos preoperatorios. Pero en todos los casos del postoperatorio, es indispensable la intervención de un cosmiatra, para ayudar al paciente a que su recuperación sea más rápida y menos molesta, reparando el daño en los tejidos, mejorando el drenaje linfático, para desinflamar, mejorar la oxigenación de los tejidos. En una lipoescultura se arranca grasa y hay que procurar que la piel llegue a pegar bien; si no hacemos esto, el paciente sí puede quedar bien, pero el proceso es más tardado; con nuestros cuidados el proceso se acelera hasta 70 por ciento, incluyendo la cicatrización”.

Ella recomienda mínimo una terapia de hasta 10 sesiones, dos veces desde la primera semana después de la operación.

“La mayoría de los pacientes cree que se opera, y ya es todo, pero no, por más que seamos muy prácticos, si cortas piel y la reposicionas la calidad de la piel va a ser la misma, pero en otro lugar, entonces hay que mejorar esa calidad. Si alguien se quita piel de la cara se ve más joven, pero si la que queda se ve envejecida, no es congruente. Con una lipo, si no se hacen terapia, la piel queda con abolladuras, no queda firme. El paciente debe estar consciente de que después de la operación tiene que invertir en faja, terapias y en aparatología para reparar su cuerpo. Al final del día, una cirugía es un daño para el cuerpo que tiene que sanar, entonces aquí entran todos los aparatos para reparar los tejidos desde dentro, tenemos aparatos de alta tecnología. Aquí usamos aparatos potentes, no me gusta masaje manual porque esto sólo activa el drenaje linfático.

“La rehabilitación de un paciente depende de la cirugía, la edad, hay personas jóvenes que tienen mala circulación, otros factores como la alimentación, hasta el estado de ánimo tiene que ver. Generalizando, va de tres a seis meses la recuperación”.

En el tema de los costos de las terapias, dice que depende de qué aparatos se usen, nosotros tenemos alemanes, de EU, mexicanos. Los chinos son más bajos, pero no confío mucho en ellos”.

Una sesión de terapia va desde 400, 1,200 hasta 15 mil pesos. Depende lo que haga y de la parte del cuerpo, no es lo mismo una papada que todo el cuerpo; en una abdominoplastia la sesión es de 700 pesos, se trabaja la parte frontal y la espalda.

🔊Escucha nuestro podcast🔊

Juan Diego Martínez tocó el piano en la cima más alta del mundo

El alpinista mexicano llegó hasta la cúspide del Everest y un día después estuvo en lo más alto del Lhotse

Denuncian a Yosgart Gutiérrez por violencia familiar y lo exhiben en redes sociales

El exfutbolista está en graves problemas, la carpeta de acusación señala que agredió a Gloria Urrea de manera física y psicológica

Dos jugadores aceptaron un dopaje antes de aceptar un romance: el escándalo de la CC 2005 que no olvidaremos

El tema de la homosexualidad permanece como un tabú en el futbol, sólo un puñado de jugadores lo han reconocido a lo largo de la historia

Encarreradas MH reúne cerca de tres mil participantes en el marco del Día Internacional de la Mujer

La carrera femenil tuvo categorías de 5 y 10 kilómetros; comenzó desde las 7:30

NOTICIAS