Verdad oculta en mentiras virales

Mexico, 2015-02-20 12:15:15 | Redacción ESTO

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

ME decía una joven aficionada a todo, menos a los toros, que jamás iría a una plaza a ver cómo un “tipo” se aprovecha de un “pobre animal” como lo es el toro. Y que se alegra cuando un toro mata a un torero, que eso es lo que más aplaude. Le pregunté si alguna vez, aunque sea por error, había asistido a un festejo, me contestó que nunca y qué jamás lo haría. Insistí: ¿pero por que nunca irías? Y me dijo: “Para qué, si con lo que veo en internet me basta”.
Es extremadamente preocupante la cantidad de mentiras que se dicen en las redes sociales sobre la fiesta de los toros y para quien desconoce el tema es fácil creer lo que ni siquiera han visto. Pero es increíblemente más alarmante que es menos el número de los que hablan en favor de la fiesta de los toros.
“La fiesta de los toros –le comenté- es un espectáculo público, un negocio grande que llama mucho la atención a sectores sociales de las altas esferas. Observa una cosa: en donde se están aboliendo las corridas, donde se está negando el acceso a los niños o donde se quieren prohibir los festejos, el 99 por ciento de veces siempre es por iniciativa de un partido político. Porque, tú dime: ¿Tus vecinos, amigos de la escuela, padres de familia, abuelitos, o alguien que conozcas se ha ido a manifestar afuera de una plaza pidiendo que no haya festejos?” “No, pues no, pero eso no quiere decir que no esté en contra”, me contestó.
“¿Sabes por qué estás en contra realmente? Mira, cuando algo se politiza se activan mecanismos virales, ¿cómo es esto? Hacer que gente como tú crea en algo que no les consta, para que a su vez tú propagues el mito entre tus conocidos, de que los festejos taurinos son lo peor que existe. Mientras que las manifestaciones que llevan a cabo algunos jóvenes son más bien como acarreos sin sentido, el asunto es ir hacer ruido para que tú pienses que la sociedad realmente se está manifestando. Pero la realidad es que estos movimientos no tienen algún sustento, me atrevo a decir que los chavos éstos se alquilan. “Tú reclamas algo que desconoces, un espectáculo al que jamás has asistido, ni sabes los hechos históricos que se han generado a través de la fiesta de los toros. Y me pregunto y te pregunto: ¿Por qué cuándo caminas por la calle eres indiferente a un perro muerto de hambre en una azotea, a un gato callejero o a los rastros, donde la tortura se respira a cada metro? (yo he estado ahí) ¿Por qué ahí no hay ambientalistas, marchas o partidos políticos no sólo en época de votaciones? Pero claro, la fiesta de los toros, como es pública, como es un reflector tan importante y falso por el que los políticos pueden dirigirse a la sociedad para decirse salvadores, entonces sí recriminamos, condenamos, enjuiciamos y señalamos. Pese a que no conocemos absolutamente nada de este tema o ni tiempo nos damos de conocer un poco ¿Por qué no te das la oportunidad de ir a una plaza y cerciorarte?” –le dije a la joven-. “Así vas a reclamar algo que sea con argumentos, no porque te malinformen e incluso te utilicen para promover un movimiento político que desconoces en realidad. Por que te das cuenta que estás siendo parte de un fenómeno viral, que no ha estado ni sabe del tema, pero que reclama y da fuerza a unos cuantos que sí se ven beneficiados económica y políticamente gracias a tu empeño”.
“Quizás tienes razón, pero no cambia mi idea de que se tortura a un animal”.
“¿Me permites invitarte a una ganadería para que veas cómo vive un toro bravo y que te des cuenta que en realidad es bravo? Ahí podrás platicar con un torero y con un ganadero, verás que ni son asesinos y sí te van ampliar tu panorama”.
“Pero no creo que me convenzas de que me gusten los toros”.
“No trato de convencerte, respeto por sobre todo tu opinión, sólo quiero que tengas los argumentos suficientes para manifestarte a favor o en contra”.
Finalmente, la cita quedó abierta para asistir a una dehesa.
Como esta adorable joven, digo adorable porque antes de despedirnos se disculpó por referirse a los toreros como “asesinos”, existen muchos jóvenes que lamentablemente gracias a la mala información han hecho de su criterio una idea equivocada de la fiesta de los toros. Mi joven amiga tal vez no vaya nunca a una corrida de toros, pero al menos sabrá más del espectáculo y se dará cuenta que esto de los movimientos por acabar con la fiesta es más cuento de unos dizque salvadores del toro bravo.

REUNIÓN A FAVOR DEL TOREO
Supe que ayer hubo una reunión importante de matadores insignia, empresarios y ganaderos, pocos, no muchos, pero comprometidos con echar para adelante un proyecto que va dirigido a los jóvenes a través de las redes sociales. Y hablo de matadores de gran talla como “Zotoluco”, “El Pana”, Joselito Adame, Juan Pablo Sánchez, Diego Silveti, Sergio Flores, Arturo Saldívar, Fabián Barba, por mencionar algunos. Así como Juan Pablo Moreno, Arturo Gilio, Manuel Sescosse, quienes se reunieron en el seno de la Asociación de Matadores junto con Paco Dóddoli, Óscar San Román y Enrique Fraga. No es cosa de colores ni de banderas, sino a favor del toreo, y estos personajes han puesto ya manos a la obra. Es momento de dignificar la fiesta de los toros, a los toreros, al toro. Las redes a favor, tantas que existen que ya era hora de usarlas. Ya sabremos más del tema.