Richard Clayderman, con su piano mágico en México

Mexico, 2015-02-24 10:28:05 | Redacción ESTO

Foto: Alberto Montalvo

CORTESÍA DE JESÚS TEPEPA
FOTOS: ALBERTO MONTALVO

A TRAVÉS de los sonidos del piano ha viajado por senderos atemporales… han sido suaves mareas de alguna mar en quietud… quizá remembranzas de una época jamás ida porque el espíritu siempre vive el día con día…
Richard Clayderman ha retornado a México después de un lustro, para ofrecer a las almas su encanto sónico mañana (miércoles 25) en el teatro Metropólitan.
“Desde luego, me encuentro feliz de volver a México. Ayer tuve un concierto en Atizapán, donde el público estuvo muy cálido; tengo la fortuna de viajar por todo el mundo y la gente de aquí es la de mayor calidez; en otros sitios la cultura es diferente, lo difícil son los cambios de horario”.
El señor ha trascendido toda frontera con la multiconocida “Balada para Adelina”.
“Tengo más carrera de conciertos que en discos, además es muy difícil vender en estos tiempos, y la verdad no me importa mucho tener algún éxito discográfico”.
Detrás de los teclados hay nombres gigantescos de rockeros quienes han logrado hechizar: Rick Wakeman, Patrick Moraz, o su coterráneo Jean Michelle Jarre.
“Son mis ídolos, todos muy completos, gran talento en cada uno, pues han logrado mezclar los sintetizadores con sonidos modernos y clásicos, yo personalmente me quedo solo con el piano; reconozco todo lo que ha hecho la tecnología, aunque prefiero el sonido acústico porque escucharlo es tranquilizante”.
También expresa su opinión acerca de los teutones Kraftwerk con su siempre innovadora -a pesar de las décadas- “Autophan”.
“Ellos tocaron muchos corazones en el mundo siendo muy populares, fue muy interesante lo que hicieron; en lo nuevo de otro género me gusta Robin Williams, me complace y es muy divertido ese tipo de música”.
De alguna u otra manera hay gente joven que se ha acercado a la magia del piano o los sonidos ejecutados por Clayderman.
“Es muy agradable ver a jóvenes que se han interesado por lo que hago, siempre serán bienvenidos”.
Respecto al mexicanísimo mariachi: “Tal vez en alguna ocasión haga algo, sería muy simpático”.
Han pasado las épocas, y su piano continúa hablando el idioma de los enamorados, su camino es siempre un nuevo horizonte…