Escotes y sensualidad tras los Oscar

Mexico, 2015-02-24 11:18:20 | Redacción ESTO

LOS ÁNGELES (EFE).- Hollywood amaneció ayer con resaca tras bailar, beber y disfrutar en las fiestas de postín tras la 87 edición de los Oscar, una tradición que atrae a decenas de curiosos en los alrededores, pero a la que sólo unos pocos elegidos están invitados.

El evento más prestigioso, el de Vanity Fair, celebrado este año en el Wallis Annenberg Center for the Performing Arts, de Beverly Hills, reunió a artistas como Lady Gaga, Jennifer López, Beyoncé, Jennifer Aniston, Sofía Vergara, Benedict Cumberbatch, Julianne Moore, Naomi Watts, Emma Stone, Eddie Redmayne, Jared Leto o Lupita Nyong’o.

Así como a Keira Knightley, Miley Cyrus, Jessica Chastain, Christina Aguilera, Irina Shayk, Rita Ora, entre otras bellas celebridades.

[new_royalslider id=”265″]

El chef británico Gordon Ramsay se encargó del menú de la velada, que incluyó sushi, sopa de coliflor al curry, lubina salteada y helado de fresa y merengue.

No obstante, para muchos de los invitados la primera parada nada más abandonar el Teatro Dolby fue la cena oficinal de la Academia de Hollywood, el llamado Governors Ball, que reunió a 1,500 invitados y contó con la música en directo del brasileño Sergio Mendes y will.i.am, del grupo The Black Eyed Peas.

Esa reunión, que tuvo aires de club nocturno de la década de 1950 y en la que no faltaron vinos únicos, caviar, hamburguesas y macarrones con queso, tuvo lugar en el Ray Dolby Ballroom, una sala que se encuentra en la planta superior del edificio donde se erige el Teatro Dolby.
En la mayoría de las fiestas, los focos se apagaron en torno a las 2 de la mañana y los asistentes desafiaron la lluvia imperante en Los Ángeles haciendo cola mientras aparecían sus respectivas limusinas.