Gutiérrez se adecua a las reglas, pero echa de menos a la 20/11

Mexico, 2015-02-24 11:55:55 | Luis García Olivo / Enviado

FOTO: ÉRIK ESTRELLA

A cuatros años de la eliminación de la regla 20/11 que impulsó infinidad de jugadores como: Javier Hernández, Rogelio Chávez, Andrés Guardado y Patricio Araujo entre otros; Raúl Gutiérrez analiza la vetusta norma en días donde los “naturalizados” cobran relevancia en la Liga MX, al significar un apuro para los nuevos valores que pretenden llegar a las Selecciones menores.
“Todas las iniciativas que ayuden y promuevan estos procesos serán bienvenidas, merece un análisis profundo y siempre tiene que ser en función al futbol mexicano. Ojalá que se implementará esa y otras reglas que nos ayuden. Todo es bienvenido y positivo”, inicia con recuerdos el “Potro” Gutiérrez en plática con ESTO.
Ya que hoy cuando la apertura a los naturalizados es total, agregado a los cinco extranjeros en la Liga, pocos son los escaparates para los noveles mexicanos. Sin embargo, el técnico campeón del mundo en el 2011, se adapta a las medidas reglamentarias, le pide el extra a sus chavos y razona un tema “bastante complejo”, sin alejar su pensamiento en la “entrañable” 20/11.
“Se vuelve un contexto de carácter, de políticas, estructuras, nosotros en Selecciones Nacionales hay que adaptarnos a esas reglas que establece la FMF y queda trabajar conforme a ello”, dice con la espera de que sus consejos fructifiquen: “Siempre le digo a los chavos que peleen por un lugar en Primera y que no se den por vencidos”.
Sumido en la reflexión hacia los naturalizados, sabe que la apertura aflige “directa e indirectamente” a sus dirigidos porque “queremos ver a los de nuestra categoría jugando en Primera y no en la filial de la Sub-20, en eso nos afecta”, dice para después encontrar los puntos positivos, los del crecimiento en medio de una alta competitividad.
“Si el muchacho juega en Primera se adapta a otras características importantes de alta competencia y eso nos beneficia a nosotros”, resalta.
Si bien el tema de naturalizados como el “hipotético regreso” de la 20/11 conllevan un amplio análisis en los de pantaloncillo largo, Gutiérrez le deja al tiempo la certeza de afectación y beneficios. “Eso tendríamos que verlo a largo plazo, a esperar al 2020 para ver después de diez años qué pasó con los chavos y las medidas reglamentarias, ese es mi parámetro de comparación”.
No sin antes reconocer que la ola de “extranjeros” quita “posibilidades de juego a los chavos mexicanos con respecto a otros que ya tienen tiempo jugando acá, y se convierten en naturalizados que ocupan un lugar que podría ser para esos muchachos”, precisa en un amplio climax de concentración.