Murió Gerardo Reyes, icono de la música ranchera

Mexico, 2015-02-26 11:04:32 | Redacción ESTO

FOTOS ARCHIVO: FOTOTECA, HEMEROTECA Y BIBLIOTECA “MARIO VÁZQUEZ RAÑA”

CUERNAVACA, Morelos.- Gerardo Reyes, uno de los máximos exponentes de la canción ranchera y del cine nacional, quien hizo hits como “Sin fortuna” y “Maldita pobreza”, falleció en la madrugada de ayer, a la edad de 79 años, víctima de cáncer de hígado. Sus restos serán cremados.
Le sobreviven sus ocho hijos. Su primogénito Gerardo Reyes Jr., quien fungió como su representante los últimos 25 años, expresó que su señor padre, originario de Guerrero, dio el último aliento en esta tierra morelense, donde radicaba desde hace 45 años, y habló de su mal cancerígeno.
“Desde hace tiempo traía los síntomas de cáncer en el hígado y pensamos que no era nada, todo por un mal consejo médico. Pero nos dimos cuenta de que esa bolita de la que se quejaba era cáncer muy severo”, informó Gerardo Reyes Jr.
Al “Hijo del Pueblo”, como se le conocía, lo mantuvieron internado desde el pasado fin de semana, tratando de hacer por él lo humanamente posible, pero ya no se logró salvar su vida. “Lamentablemente ya no soportó y falleció en la madrugada”, confió.
“Se nos va un grande de la música mexicana, del folcklor de este país. Procurando rendirle un homenaje póstumo, pues él deja un legado y una presencia muy fuerte en la cultura popular de México”, afirmó su primogénito.
De los más recientes trabajos musicales de Gerardo Reyes un disco homenaje a Pedro Infante.

SU BIOGRAFÍA
Gerardo Reyes nació el 25 de marzo de 1936, en Balsas, Guerrero, donde radicó hasta la edad de 18 años, siendo ahí donde su inspiración se despertaría haciendo sus primeras composiciones a los 10 años. Uno de sus primeros logros como compositor fue el haber creado la poesía “A mi madre”, misma que le valió un premio en la escuela donde cursó la primaria.
Cuando cumplió los 18 años, Gerardo ya había ganado cinco concursos de aficionados en su Estado natal y en las poblaciones circunvecinas, situación que lo animó a probar fortuna en los Estados Unidos, adonde emprendió el viaje lleno de ilusiones y alentado por su familia.
Con grandes penalidades, se logró colocar como locutor en una estación de radio en Phoenix, Arizona, donde combinaba sus actividades de locución cantando en elegantes centros nocturnos la música folclórica mexicana. Después de su trabajo en la locución se unió al conjunto Texano y luego al conjunto Bernal.
Pasado algún tiempo decidió grabar sus propias composiciones en una compañía disquera que puso su interés en él. Su primer álbum fue grabado en discos Bego. Estas grabaciones fueron escuchadas por dirigentes de la disquera Internacional CBS, contratándolo de inmediato en exclusiva, para de ahí en lo sucesivo guiar sus producciones discográficas por el camino del éxito.
Así nació la vida artística de este hombre, que en su carrera acumuló una infinidad de premios tanto en México como en los Estados Unidos, Centro y Sudamérica.
En su filmografía de poco más de 80 cintas se incluyen historias como “Sin fortuna”, “Cargando con mi cruz”, “Jacinto El Tullido”, “El asesino”, “El rey de los caminos”, “Libro abierto”, “Don Herculano enamorado”, “Pobre bohemio”, “Las ovejas descarriadas”, “Contacto chicano”, “Bohemio de afición”, “El sexo de los pobres”, “Hombres de tierra caliente”, “Se lo dejo a Dios”, “Santo contra el asesino de la TV”, “Dos hermanos murieron”, “El cortado”, “Caminos de Michoacán”, “El preso número 9”.