Idulio Islas, en la recta final

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

ENORME talento y sobrada garra. Son los principales argumentos para definir al taekwondoín Idulio Islas, uno de los nombres y hombres que sin lugar a dudas dejarán huella importante en las filas del taekwondo. Si bien el veterano atleta, aunque joven, no ha conseguido brillar en el medallero olímpico, sí ha sido inspiración para las nuevas generaciones y motivo de ejemplo, pues como apuntamos, es poseedor de un gran talento y de una energía que contagia. Idulio acaba de ser dado de alta de una de sus tantas lesiones que ha sufrido, por lo que no había podido disputar su lugar en los selectivos rumbo a Juegos Panamericanos, lo que pone en riesgo no sólo su participación en la justa regional, sino de igual forma en Juegos Olímpicos. Consciente de ello, Idulio mira más adelante teniendo en cuenta que ésta es su etapa final, que ahora más que nunca disfrutará sus torneos porque consciente se encuentra de que éste sería su último ciclo como atleta de alto rendimiento.
“He tenido la oportunidad y un lugar en el quipo nacional, de recuperarme y reincorporarme a los entrenamientos. Sin embargo, no tengo un lugar asegurado y menos por el cambio de categoría, tengo que luchar por mi plaza; mi primer nacional sería el Abierto de México (Querétaro), para lo cual ya me han dado el alta médica para pelear y ahí debo ganar todo”, dijo Idulio al término de sus entrenamientos.
“Es mi tercera cirugía en la misma rodilla (izquierda), aunque esta vez fue la más grave, ya que tuve ruptura de ligamentos cruzados posterior, lo cual ocupó una intervención más compleja y más tiempo de recuperación. Cinco meses después comencé a entrenar taekwondo, y ahora, a ocho meses de la lesión, he podido agarrar ritmo para ponerme a tono e ir por ese lugar en menos a 74 kilos (antes estaba en menos 68 kilos). El cambio de categoría es por cuestión física, para ya no estar metido en las lesiones y más tranquilo en relación con las dietas”, añadió.
-¿Qué implica cambiar a una nueva categoría?
“Digamos que son categorías similares, el cambio pueden ser competidores más fuertes, altos. No obstante, la estrategia y movilidad es la misma; vengo de una categoría más rápida, más ágil. En la nueva es más físico el combate y es en lo que debo de preocuparme, estratégicamente medirlos igual. Debemos pensar que pelearé en la misma categoría para no ejercer una presión extra”.
-¿Este nacional sería tu único boleto para colarte a Panamericanos y Olímpicos?
“Este es mi parteaguas, de no obtener un buen resultado será muy dudosa mi participación para las demás competencias. El desempeño en este nacional debe ser máximo, estoy concentrado y voy a disfrutarlo. Lo hago porque es mi trabajo, si se da bien me abriré muchas puertas”.
-De lo contrario, ¿has visualizado tu futuro? ¿Esto de las lesiones son luces rojas que te avisan un cambio radical como atleta?
“Sí, cada lesión es de cuidado. He tenido tantas cirugías que eso no me tumba, sino me da más fuerza. También he pensado en el retiro, y si debo seguir para 2016, no tengo las expectativas cerradas, simplemente trabajo a diario para conseguir mis objetivos, pero también tengo caminos alternativos”.
-¿Uno de esos caminos sería el apostar por ser entrenador?
“Sí, me gustaría estar en la docencia, brindando todo lo que he aprendido dentro y fuera de las competencias; aportar eso a las futuras generaciones sería bueno. Sin embargo, también es un proceso que debo de llevar a cabo, estoy consciente que en este ciclo es muy complicado, CONADE y Federación ya tiene establecidos a los entrenadores. Pero puedo esperar por esa oportunidad y prepararme para no estar desatinado”.
-¿Estuviste consciente del talento que posees, lo explotaste al cien por ciento?
“Lo traté de ponerlo por delante, de entregarme y dar lo mejor. Me iría muy tranquilo por que sé que di todo el porcentaje. Tal vez en ciertas competencias donde se esperaba más de mí, lo mismo que yo, no logré sobresalir por errores míos. Hay muchos pretextos, pero no existe uno. Si no se logró es por que no hice las cosas bien. Pienso que ese talento que Dios me ha brindado para explotarlo en este deporte lo realicé bien, no me quedo con nada y si en algún momento no pude corresponder con los resultados les pido una disculpa”.
Y remató: “He platicado con mi esposa que esto ya es mi etapa final, vienen muchas generaciones atrás y muy buenos. Si logro conseguir mi pase a Juegos Olímpicos les pido más tiempo, pese a que mi familia, todo mundo, sabe que es mi recta final. Yo estoy consciente y estoy tranquilo, me ocupo en lo que viene después; dejo un legado, quizás no de resultados, pero sí de mucha raza, trabajo y paciencia”, concluyó el medallista mundial de Copenhague 2009.

Alexa Moreno ganó oro en Japón

La gimnasta mexicana volvió a lucir ante los ojos del mundo en la Copa Toyota en Tokio

Lupita González podría evitar sanción de cuatro años

Si la IAAF la llegase a castigar, la marchista mexicana no perdería su medalla olímpica.

Lupita González da positivo en Doping

La medallista olímpica mexicana podría ser sancionada hasta con 4 años de suspensión

Crisanto Grajales se lleva el Triatlón de la CDMX

Cecilia Pérez por las féminas fue la ganadora del circuito en la ciudad deportiva

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS