México, el recuento de los daños

Mexico, 2014-06-30 17:56:32 | Luis García Olivo / Enviado

POR LUIS GARCÍA OLIVO

ENVIADOS ESPECIALES

LA historia de cada cuatro años se repitió y ésta dolió más, y por mucho…

Cuando se creía más cerca del quinto partido –por primera vez fuera de casa-, los fantasmas atraparon nuevamente a México en cuestión de segundos y mandaron a la Selección a casa en medio de un eterno clima de frustración, rabia e impotencia, pues el sueño anhelado no se logró y más cuando Holanda no fue infinitamente mejor, el árbitro jugó un preponderante papel y la primera fase dejó un grato sabor para creer en más.

No obstante, la mentalidad ganadora la tuvo Holanda, esa a la que le falta a México, pues fue incapaz de controlar las riendas del duelo a casi dos minutos del final y en el tiempo agregado fue vacunado con la eliminación, pues si bien el juez pitó un penalti rigorista, una desconcentración a nivel defensivo inició la debacle.

Hoy existe una eterna tristeza, un clima oscuro, pero en el momento hizo soñar y creer, pues ante Camerún, Brasil y Croacia se mostró un gran futbol, tenaz y capaz de dar ese estirón en donde calló bocas, pero la eterna realidad de siempre se dio, cada cuatro años y una eliminación en la misma instancia…

PIE DERECHO

La aventura mundialista inicio el 13 de junio en la Arena Das Dunas de Natal. México debutó contra Camerún en medio de una gran exhibición de futbol que a la postre trajo el 1-0 a favor de México. En esa ocasión los de Samuel Eto’o no fueron esos Leones Indomables que se esperaban, al tiempo que  los errores arbitrales comenzaron desde aquí al no validar par de tantos para Giovani dos Santos.

México se fue al frente con gol de Oribe Peralta y con un futbol sumamente explosivo, alegre y capaz de hacerle frente a cualquiera. El Piojo inició de maravilla y se casó con lo que sería su eterna alineación: Ochoa, Aguilar, Rodríguez, Márquez, Moreno, Layún, Herrera, Vázquez, Guardado, Dos Santos y Peralta.

EMPATE CON SABOR A VICTORIA

Siguió el 0-0 con Brasil, posiblemente  el empate con más sabor a victoria de todos los tiempos. La cita fue el 17 de junio en el Estadio Castelao de Fortaleza, México partía como presa del anfitrión, pues así lo dictaminaron los pronósticos. Sin embargo, Guillermo Ochoa tuvo una de esas tardes memorables al atajar todo a lo que fue expuesto, el guardameta no se achicó frente a Neymar, Paulinho, Fred o Luiz Gustavo, les atajó todo, y todo es todo. Los Tricolores sumaron un punto sumamente importante en sus aspiraciones para los octavos de final y Brasil añadió a un enemigo innombrable.

Si bien Ochoa fue sensacional bajo los tres palos, los aztecas también tuvieron como para llevarse los tres puntos, pues en Herrera, Guardado, Jiménez y Oribe tuvieron la chance de perforar, pero Julio Cesar y la falta de contundencia derivó en la paridad. Asimismo, Vázquez  fue por primera ocasión pintado de amarillo y la alineación fue la misma.

CORROBORACIÓN

El tercer duelo fue contra los ajedrecistas de Croacia en la Arena Pernambuco de Recife, aquí firmaron el pase a los octavos de final en medio de también un mal arbitraje de Ravhsan Irmatov. El primer tiempo de México fue una calamidad, pero en el complemento recompusieron el camino y dominaron al rival.  Con goles de Márquez, Guardado y “Chicharito”, los del “Piojo” ganaron de manera contundente y redondearon su papel de la primera fase gracias al 3-1, pues Perisic asestó por los suyos.

Herrera continuó con su once inicial y “Gallito” Vázquez fue nuevamente amonestado, por lo que se perdería los octavos de final, México sumó siete puntos y corroboró ser la mejor defensiva en la primera fase al apenas recibir un gol, se quedó son siete puntos por debajo de Brasil y Holanda se aproximó como su siguiente rival.

FRUSTRACIÓN

El partido de siempre llegó en el Castelao de Fortaleza. México contó con las máximas aspiraciones de llegar al tan famoso quinto partido. Giovani dos Santos ilusionó con su gol, pero la fractura de Héctor Moreno preocupó el ambiente. A dos minutos del final llegó lo irremediable, pues cuando se pensó que Holanda estaba fundida por el calor y humedad, los tulipanes sacaron el aplomo y mentalidad en cinco minutos, ya que le arrebataron a los Tricolores el pase. Sneijder y Huntelaar fueron los culpables, pero también un poco el accionar del juez central Pedro Proenca. La historia de siempre, más allá de que Salcido –en sustitución de Vázquez- y Ochoa brindaron un sensacional partido.

LAMENTABLE

El camino para Miguel Herrera también no fue el que esperó, pues lesiones de Juan Carlos Medina y Luis Montes complicaron el panorama; sin embargo, tuvo que hacerle frente a estas lamentables lesiones, que vieron una más con la de Héctor Moreno.

CALLARON

En si México ofreció un buen futbol y eso fue con base en varios jugadores que callaron bocas, como en el caso de Andrés Guardado,  Giovani dos Santos, Héctor Moreno, José Juan Vázquez y Rafael Márquez, quienes cubrieron a cabalidad. Aunque los que se cosieron por separado resultaron ser Guillermo Ochoa y Héctor Herrera, quienes se volaron la barda y ofrecieron sensacionales actuaciones. También existieron los casos intermitentes, como Layún, Aguilar, “Maza” y hasta Oribe Peralta y Javier Hernández.

“PIOJO”

Hoy cuando el análisis debe ser muy profundo con su accionar, hay que recordar que el “Piojo” la hizo de bombero y metió a México en el Mundial, no convenció en los duelos de preparación en la gira por Estados Unidos y dejó más dudas que respuestas, pero ya en el Mundial se podría decir que también calló bocas, ofreció ese futbol característico en él de garra, lucha y corazón, que al final le alcanzó para hacerle frente a la fase de grupos, pero no para dar ese pasito de más. Su continuidad debe estar en análisis, pero con base en los resultados conseguidos y esta misma tarea deberá  ser para los directivos, quienes una vez más faltaron a su compromiso, se casaron con el Chepo y no dar los resultados terminaron por correrlo, después le propinaron una grandísima falta de respeto al “Flaco” Tena y Vucetich, y remediaron con Herrera, enmendaron con el bombero que maquilló al hacer cosas importantes, pero al igual que sus antecesores mundialistas, no pudo acceder a los cuartos de final.

CATORCE

Es el número de duelos de Miguel Herrera al frente de México desde su debut contra Finlandia, pasando por la repesca internacional contra Nueva Zelanda y los amistosos de preparación frente a Corea, Nigeria, Estados Unidos, Israel, Ecuador, Bosnia-Herzegovina y Portugal, y los mundialistas, Camerún, Brasil, Croacia y Holanda, duelos que pueden dejar contentos a muchos, pero que en el fondo lleva una gran frustración, pues aunque en la mayoría de ellos consiguieron buenos resultados, la derrota más dolorosa se dio contra los Tulipanes y en ella se dejó de soñar.

Plantear y replantear es lo que vendrá, conclusiones positivas y negativas, unos irán y otros vendrán, pero a la que dejarán con las ganas de más será a los aficionados que hicieron  vibrar al Mundo desde el Zócalo capitalino hasta cada una de las sedes de México como por ejemplo:  Santos, Natal, Fortaleza y Recife, seguidores que no se merecen esto sino resultados, pero hoy fue bonito soñar.