Cuauhtémoc-Chelis, cara a cara

Mexico, 2015-04-17 22:10:19 | Fernando Schwartz

POR FERNANDO SCHWARTZ

“CHELÍS” con Cuauhtémoc, combinación explosiva de buen y mal hablar. De sinceridad y franqueza. Esto le dijo el Cuau a “Chelís”. La charla íntegra.

EL ADIÓS: “Disfruto al máximo. Seis días. Extrañaré a mis compañeros. Soy bromista. Me gusta bromearlos y retarlos”.

EL GIMNASIO: “Me faltó meterme más al gimnasio para hacer pierna. De cuerpo no. Las pesas no me gustan. Después de los 34 años le metí al gimnasio para fortalecer el músculo. Error que cometí”.

ADIÓS VS. CHIVAS: “Es un rival que te enseñan desde Fuerzas Básicas a no perder con Chivas, Cruz Azul y Pumas. Así es el destino y me romperé el alma para irme bien. Campeón y salvarme con Puebla. Me queda un partido de liga para que no se vaya, si se va, estoy en el barco”.

CÓMO SE VA: “Feliz, contento. No le debo nada a nadie. Es un reto. El mismo martes me voy a Cuernavaca y a darle”.

HASTA LA “M” DEL FUTBOL: “No me interesa mucho ver el futbol. Cuando se puede. Si estás en tu casa lo tienes que ver. No me salgo de una reunión para verlo. Estoy hasta la madre”.

ADMIRA A BIELSA: “Seré técnico. De todos se aprende un poco. Me encantó Bielsa. Mi idea era irme a Europa, ver al Barcelona, partidos, entrenamientos del Real Madrid. Ir a ver a Guardiola, al ‘Loco’ Bielsa, con quien llevo buena relación. Que me vaya bien como entrenador el día que tome la decisión. Es un nuevo reto. Está carbón”.

FORMAR BUENOS GRUPOS: “A final de cuentas con un buen grupo el equipo funciona bien. Hay que trabajar. Es la idea que yo tengo. Hay 22 cabrones y elegir 11 titulares, ocho en la banca. Nadie está seguro. Todos tienen que romperse el alma en el campo. Botar al entrenador que se equivocó. Las decisiones las toma el entrenador”.

NO PUDO COLABORAR VS. UDEG: “Me iban a meter. Hubo una lesión más. Ya no puede entrar. Quería motivar a mis compañeros. El partido que más nervioso me puso. Que le pusieran fuerza. Si el equipo baja pierdes prestigio. Iba a entrar a retener el balón y poner el pase para gol”.

TENSIÓN PLENA: “A remar contracorriente. Que pierda UdeG y ganar nosotros. La clave era ganarles. Por eso la intensidad”.

POR QUÉ JUGÓ EN ASCENSO: “Ya está viejito, a lo mejor no hay que tocarlo. Te lo digo ‘Chelís’, como lo dije anteriormente. Es más difícil jugar en Ascenso que en Primera. En ésta te dan muchos espacios y facilidades. En la otra no. A final de cuentas me fui a Primera A, pensaba que estaba ya caduco. Me ofrecieron jugar ahí y la oportunidad que tuve fue aquí en Puebla. Con Rubén que me llevo bien. Él me dio la oportunidad, y Chargoy. Yo le dije a Rubén: voy”.

LE ROBABAN EN TEPITO: “En Tepito viví como ocho años, aunque soy de Tlatilco. De 13 a 19 viví en Tepito. De ahí me iba a entrenar a Coapa. Caminaba de Tepito al Zócalo. Son fácil 10 kilómetros. De ahí el metro a San Antonio Abad. De ahí la pecera que me llevaba a la Kodak.

“Yo vendí casettes piratas en Tepito. Yo arreglaba mi puesto. Casi por la calle Azteca. Vendía los cassettes a 10 pesos”, y agregó: “Ganaba y me chingué, cuando me agachaba, ¡Ay! Las cajas las tenía abajo del puesto y me agachaba y me chingaban. Cuando iba con la señora me faltaban tres y salía perdiendo. Me contaba todos los casettes. Siempre me faltaban. Me agachaba por uno y decía: No me chingan más”.

LA GENTE: “Agradecido con la gente. Me ha apoyado en cada momento. Me apoyó cuando estuve lesionado. Cuando más disfrutaba del futbol era la Selección mexicana. Salía del país y todos me apoyaban. Cuando cantaba el himno nacional tenía ganas de llorar. Se sentía padre”.

ESPAÑA: “Quería triunfar”, y agregó: “No te conformas con lo que hiciste. Quería triunfar en España. No se pudo. Por algo pasan las cosas. Me quedé con esa espinita clavada. No tuve oportunidad. No me arrepentí. Diosito a lo mejor no quiso. Me pagaban menos en España. Mucho menos de lo que ganaba en América”.

SUS MEJORES GOLES: “Yo creo que en la Copa Confederaciones, cuando le ganamos a Brasil, y el que le metí al Atlas, que le festejé a La Volpe. Para mí los dos mejores”, y recordó: “En el del Mundial contra Bélgica me aventé y cayó el gol. No diré que así lo pensé”.

MAL SABOR ÁGUILA: “Me voy triste. Al final de cuentas yo también les di mucho. Me quería retirar ahí. Me querían hacer un homenaje en el Azteca cuando vistamos y no quise. Al final de cuentas no se me hizo justo. No hagan nada. Esas pinches placas las consigo en el Zócalo. Lo más bonito que me pasó: el aplauso de la gente. Contento. Tenía ganas de llorar. La gente me tiene cariño, con eso me voy, como la despedida de la Selección”.

QUE SIEMPRE SE LA PARTIÓ: “Me voy feliz. Que ni me recuerden. Simplemente. A final de cuentas la gente de mi edad, chavitos, cuando empecé a jugar en Primera se acordaron. La gente grande tendrá bonito recuerdo mío. Dirán se la partió con la Selección y cualquier equipo”.