Gama se aventuró con las juveniles del Atlético, ahora sueña con quedarse

Mexico, 2015-04-20 11:21:11 | Redacción ESTO

Foto: Daniel Chanona

POR DANIEL CHANONA
CORRESPONSAL

MADRID, España.- Cuando escuchó por televisión a Hugo Sánchez describir la falta de ambición del futbolista mexicano para jugar en la élite mundial, Diego Gama tomó la decisión más difícil de su novel carrera deportiva: probar suerte en el Viejo Continente con la División de Honor del Atlético de Madrid, incluso habiendo debutado ya en la Primera División del futbol mexicano con el equipo al que su padre representó en los años 80, el Toluca.
Desembarcó en la capital ibérica el pasado mes de agosto, cedido por un año y con opción a compra. En siete meses ha marcado ocho goles en competiciones oficiales, tres de ellos en la Champions League juvenil, en la que los rojiblancos fueron eliminados en los cuartos de final. Sus recientes actuaciones han valido para recibir el llamado de la Selección Mexicana Sub-20, que realizó una gira por Europa, con miras al Mundial de mayo en Nueva Zelanda.

– ¿Recuerdas cuando le dijiste a tu familia que querías ser futbolista?
– “Sí, se alegraron mucho. Ellos sabían que yo quería serlo. Como que lo traía en la sangre. De pequeño me gustaba ver futbol todo el día. Me encantaba estar jugando. Mi papá me dice que no me gustaba entrenar, sólo jugar. Vivía pateando la pelota.

– ¿Y cuánto de tu padre, Jorge Aníbal, hay en tu olfato goleador?
– “Los entrenadores que he tenido y que jugaron con él, me han dicho que tengo casi todo de él. Él era más fuerte que yo, pero la forma de correr es igual y el remate con la cabeza es el mismo, aunque mi papá dice que yo soy mejor jugador”.

– Debutar en Primera División es una odisea para cualquier adolescente que ame el futbol. Tú lo conseguiste pronto en el Toluca, ¿por qué aventurarte en Europa teniendo todo el futuro por delante?
– “El venir a Europa te hace crecer futbolística y personalmente porque ves el futbol de otra manera, además sabes lo difícil que es vivir en otro país. Los entrenadores también buscan diferentes cosas de ti. Eso sí, yo sabía que no vendría a jugar con el primer equipo”.

– ¿Qué has encontrado en España que diste en demasía del trabajo en fuerzas básicas que se realiza en México?
“Aquí el futbol es más rápido, más frontal. Allá se practican más aspectos tácticos y es un poco más lento. Aquí es tocar el balón muy rápido y llegar al otro lado de la cancha”.

– ¿Cómo es jugar para las juveniles de uno de los clubes más importantes de España?
– “Esa fue una de las razones por las que quise venir: ¡Jugar para el Atlético de Madrid! Si hubiese sido otro equipo, quizá lo hubiera pensado. Claro, estar un club grande implica mucha responsabilidad, aparte es el actual campeón de Liga. Es maravilloso”.

– Tú juegas en la División de Honor del Atlético de Madrid, ¿podrías explicarnos en qué se diferencia del Atlético de Madrid B y del Atlético de Madrid C?
– “La División de Honor te da la oportunidad de jugar en la Segunda División B. Los juveniles del equipo B que aún no están listos, juegan en el C, que es la Tercera División.

– ¿En qué te ha cambiado el equipo colchonero?
– “Pues soy muy hogareño, entonces, echas de menos a la familia, mucho. Te das cuenta del apoyo que te daban. Futbolísticamente, he aprendido mucho. El futbol es diferente. Llegar a la Primera División en España es más difícil que en México. Cuesta más porque hay varias categorías por debajo del primer equipo”.

– ¿Cómo es pertenecer a un club que presume de Luis Aragonés, Diego Forlán, Sergio Agüero o Fernando Torres?
– “Al principio no sabía si había tomado la decisión correcta. Acababa de debutar en México, pero luego pensé en disfrutar mi estancia en un equipo histórico, donde también jugaron Luis García y Hugo Sánchez. Luego coincidió que vendría Raúl Jiménez. Era un sueño vuelto realidad”.

[new_royalslider id=”290″]

– ¿El futbol español te ha hecho mejor profesional?
– “Me siento mejor futbolista, aunque es difícil adaptarse al principio. Si entrenas y no mejoras, estás mal. Otra cosa, tengo mucha confianza con mis entrenadores, ellos siempre me tratan de ayudar.

– ¿Qué es la confianza para un futbolista?
– “Es lo principal. En uno mismo. Porque si no confías en ti mismo, nunca vas a lograr tus objetivos. La confianza para un delantero es el gol, anotar te levanta la confianza. La confianza está en la cabeza, en saber que puedes hacer las cosas aunque, de momento, no estén bien. Yo soy muy religioso, y siempre me fío en Dios. Soy de la idea de que las cosas pasan por algo. Para mí, Dios es muy importante, pero cumplir tus metas depende mucho de la voluntad”.

– ¿En qué se diferencia José Saturnino Cardozo de Armando de la Morena, tu actual director técnico?
– “No lo sé. Siempre busco lo mejor de uno u otro. Prefiero no compararlos. Me concentro más en lo que tengo que hacer en un entrenamiento y no en su trabajo”.

– ¿A qué te ha costado adaptarte en España?
– “A estar lejos de mi familia. Todos los días los veía en México, ahora, por obvias razones, no. Pero hablo muy seguido con ellos, somos muy unidos. Sentir su apoyo desde la distancia me motiva. Les hablo de cómo le va al equipo, de mi rendimiento, y cuando transmiten el partido por internet ellos lo ven”.

– ¿A qué sabe un gol trasatlántico?
– “(Suspira) Sabe a gloria. Si de por sí hacer un gol sabe bien, imagínate hacerlos en otro país, ¡y que la afición te reconozca el esfuerzo! Recuerdo que mi primer gol fue en un torneo amistoso que jugamos en Tenerife; debuté con tres goles. Y mi primer gol oficial fue contra el Malmö (Suecia) en la Youth League, donde jugué tres partidos. Llevo ocho goles oficiales, contando los amistosos, como 13 en total”.

– Si anotaras con mayor frecuencia, ¿se hablaría más de ti en México?
– “Si marcara como Cristiano Ronaldo, seguro que se hablaría más”.

– ¿A qué la tribuyes los fichajes de futbolistas mexicanos a clubes de talla mundial?
– “Al trabajo y a la mentalidad de quienes deciden venir. En una ocasión vi una entrevista que le hicieron a Hugo Sánchez, en la que decía que el futbolista mexicano era muy cómodo por vivir y cobrar bien, porque nunca había sufrido en otros lados. Eso me motivó. El futbolista debe tener hambre. También depende mucho de las oportunidades que tengas de debutar, por ejemplo, en la Copa MX o en la Liga de Campeones de la CONCACAF. Esos torneos han dejado que el futbolista mexicano debute y que sea visto”.

– ¿Frecuentas demasiado a Javier Aquino a Raúl Jiménez o a Javier Hernández?
– “A Jiménez lo veo muy seguido porque a veces entreno con el primer equipo del Atlético, que fue otro sueño cumplido. A “Chicharito” lo he visto tres veces, y muy bien. Pero con quien me llevo mejor es con Aquino, porque además, compartimos representante”.

– ¿Cómo es la convivencia de cuatro connacionales en Madrid?
– “¡Muy buena! (Risas) Vamos a comer a restaurantes mexicanos y hablamos de muchas cosas y en el mismo idioma, en idioma mexicano (risas), porque hay veces que ni los españoles entienden lo que decimos”.

– ¿De quién has aprendido más?
– “De todos. Por ejemplo, cuando entreno con el primer equipo, trato de escuchar lo que Simeone les pide a sus delanteros; luego, trato de hacerlo. Raúl Jiménez y Javier Aquino me apoyan mucho, me exhortan a seguir trabajando, a que aprenda del futbol español”.

– ¿Has hablado con Diego Simeone? ¿Qué te ha dicho?
– “No, me he entrenado con su equipo. pero no he hablado con él. Con el “Mono” Burgos sí, su auxiliar. Es muy amiguero. Me apoda “Rayo”. No sé porqué. Me preguntó mi nombre y, al finalizar el entrenamiento, me dijo: “Mientras yo esté aquí, y te siga viendo, para mí vas a ser ‘Rayo’” (risas). Prefiero que me llamen Gama, a secas”.

– Has dicho que sueñas con quedarte en el Atlético de Madrid, pero ¿qué significaría regresar al futbol mexicano de no ser esto posible?
– “Sueño con quedarme en Europa, me encantaría. Pero siempre he creído que ir o quedarme será algo bueno para mí. Quizá, volviendo pueda demostrar un plus futbolístico. Para nada sería un fracaso. ¡A los 18 tuve mi primer partido en Europa! Supongamos que vuelvo, entonces, lo aprendido aquí durante un año lo pongo en práctica también allá. Sé que volviendo también tendría que ganarme un puesto para jugar en Primera División. Ojalá que, si regreso a México, pueda volver un día al Atlético de Madrid”.

– ¿Toluca ha pedido que regreses?
– “No. Jaime León, el directivo que gestionó el préstamo, está siempre muy al pendiente de mí, pero nunca me ha pedido que regrese. Eso lo ve mi representante”.

– Aunque no dependa en absoluto de ti, ¿crees factible que el Atlético de Madrid haga válida tu opción a compra?
– “No lo sé. Si me compran o no, no quedará de mí, porque siempre me entrego en cada entrenamiento y en cada partido. Es difícil, pero tampoco es imposible. Sé que estoy haciendo las cosas bien. Dejo que corra el agua. No me obsesiona nada de esto. Vivo al día”.

– Con la experiencia que de a poco adquieres en Europa, ¿qué de nuevo podrías aportarle a la Selección Mexicana? Ahora la Sub-20, mañana, ¿por qué no? la absoluta.
– “Mi entrega. Siempre. Nunca va a estar en duda. Puedo demostrar porque estoy jugando en Europa”.

– ¿Te ha llamado Miguel Herrera?
– “No”.

– En el apartado futbolístico, ¿cuánta distancia hay entre Diego Gama y el Mundial de Rusa 2018?
– “Sé que es difícil, pero es una meta. De pequeño soñé con jugar el Mundial 2014, pero les dije a mis dos hermanos: “Si no voy a ese, voy al del año 2018”. Lo tengo muy claro, lo quiero jugar. Qatar tampoco está lejano. Sueño con jugar el Mundial del 2026, y todos los demás”.

– Con 19 años de edad, jugando para el Atlético de Madrid, haciéndote notar, con posibilidades de jugar con la Selección Mayor, ¿corres el riesgo de perder ambición, de dejar de soñar?
– “Claro que uno de 19 corre el riesgo, pero yo no. Tengo muy claro lo que quiero: jugar aquí o en México con un buen nivel”.

– ¿Cuál es el mejor remedio contra la vanidad del futbolista?
– “(Silencio largo) Habrá momentos en los que pierdas el piso, pero es muy importante que esté alguien contigo, alguien a quien le importes. Pero cuando te agrandas todos se dan cuenta, menos tú. Por eso es muy importante que las personas que te aprecian jueguen ese papel. Luego hay demasiada gente que se pierde en el camino por esos detalles”.