Joaquín Sabina y sus "500 noches para una crisis”

Mexico, 2015-04-30 08:59:02 | Redacción ESTO

Foto: Xinhua

POR JESÚS TEPEPA
FOTOS: XINHUA

¿CUÁNTAS noches habrán pasado? porque son algo o mucho más que 500… ¿cuántos versos se habrán escrito?… ¿cuántas almas habrán pecado o recatado al oírlo?… es más ¿importará eso?… porque lo realmente importante es que sigue caminando, navegando, diciendo… Joaquín Sabina otra vez en México.
“Siempre será un placer estar aquí en otra gira diferente a la de hace un año, México es un lugar muy intenso, algo que ya se lleva en el gen porque mis canciones son recibidas bien”.
El señor de Úbeda es un verdadero compendio de frases punzantes, a veces irónicas, en otras reflexivas, como cuando habla de Bob Dylan.
“Hace más de cuarenta años que le oigo y quise hacer un homenaje a mi manera en la canción Ese soy yo, no palabra por palabra pero con la idea de tenerle en la mente”.
Escribe, narra, sonríe habla…
“Mi profesión es emborronar cuartillas con versos y subir al escenario para cantarlos porque yo hago versos no poesía”.
Desde hace años el rock and roll le sedujo, alguna vez mencionó que es más fácil decir los sentimientos o pensamientos teniendo al lado una banda rockera.
“El rock es un virus que cuesta quitarse, ya es un clásico no una militancia porque se ha quedado para siempre”.
Sus sentires así como pensares han quedado enmarcados con música.
“No hablo de mis canciones porque es impúdico, las canciones son un hombro para llorar o labios para besar, sin la música la vida sería espantosa”.
Por un instante recuerda su vida infantil allá en su patria: “Mi familia era puritana… un modelo del gris franquismo que se tuvo en España”.
Las letras le han acompañado sobre ese sendero llamado vida: “Por supuesto que me gustan escritores mexicanos que se convierten en amigos y se nos han ido muriendo; Juan Rulfo o José Emilio Pacheco; pero de México también me gustan los antros como dicen aquí, el tequila y los gusanos de maguey”.
Quizá legendario, tal vez perenne ¿famoso?
“La fama es una basura… me gusta la gloria”.
Poético, político, analítico: “Sí soy poético porque sin la poesía no se podría vivir… hemos cometido el error de dejar la política en manos de los políticos y analítico… cero!.
El hombre del traje gris, aquél que le cantó con llanto a su princesa, ese que está triste sin ella.
“Sí… aún camino por el boulevar de los sueños rotos”.
De músico, Sabina y bohemio…